Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Brotes de alfalfa, germinados, crudos

Brotes de alfalfa, germinados, crudos son Semillas de alfalfa o mielgas y no debe comerse crudas en quantidades si no son semillas germinadas.

Los brotes de alfalfa crudos y germinados son un delicioso ingrediente que se añade a las ensaladas. La alfalfa también se conoce como mielga.

Usos culinarios:

Las semillas son comestibles. Tienen un sabor ligeramente dulce y similar al de los guisantes.1 Pese a todo, es recomendable dejar que germinen antes de consumirlos. Durante el proceso de germinación y debido a la influencia de la luz, la canavanina (un aminoácido perjudicial para la salud2) se degrada.3 Eche un vistazo al apartado de «Peligros / Intolerancias» para saber más a este respecto. Además, los nutrientes se multiplican durante el proceso de germinación.

Los brotes combinan muy bien con diferentes recetas, sobre todo con ensaladas, batidos, rollitos, wraps y salsas para mojar. Unos brotes decorativos sobre aperitivos, sopas o guarniciones dan al plato un aspecto atractivo y un sabor adicional. Como microverde, la alfalfa se puede consumir hasta cuatro o cinco días después de que haya germinado.3

Los brotes finos y delicados, como es el caso de los de alfalfa, se deshacen durante los procesos de cocción o escaldado, por lo que no es recomendable utilizar estos métodos de preparación.

La alfalfa puede ser silvestre. Tanto los brotes jóvenes (entre los meses de abril y junio) como las flores y las semillas son comestibles. Los brotes frescos son picantes (con un aroma más fuerte que los de otras plantas del género Trifolium) y refinan ensaladas crudas y aliños. Cocidos, aportan un toque especial a espinacas, gratinados y sopas. La cocción hace que la planta pierda su sabor amargo.4 Las coloridas flores (azules o violetas) son una decoración preciosa y comestible para ensaladas, tostadas o platos de verdura.1 A menudo, las flores deshidratadas se añaden a las mezclas de infusiones para darles un color más brillante.

Adquisición:

La alfalfa se puede comprar recién germinada. Estos brotes de alfalfa se adquieren en tiendas en línea, supermercados o directamente en las granjas donde se cultivan. Otra opción es comprar un germinador en supermercados, tiendas de jardinería, tiendas de productos ecológicos o herbolarios y germinarlas en casa. Utilice siempre productos ecológicos y asegúrese de que las semillas son aptas para germinar. Si no lo hace, puede que las semillas estén destinadas al forraje y que hayan pasado por procesos químicos.

La planta silvestre:

La alfalfa silvestre crece en tierras bajas arcillosas, de modo que uno puede encontrarla como planta silvestre hasta en altitudes de 1300 metros.

Elaboración casera:

Germinar alfalfa no es nada complicado. Para empezar, poner en remojo las semillas entre cuatro y seis horas. Después, colocarlas en un germinador o en un tarro para germinar. Durante la germinación, las semillas de alfalfa multiplican su volumen entre ocho y doce veces. Por este motivo, no debería meter más de dos cucharadas de semillas en el germinador o el frasco.

Lo mejor es buscar un sitio luminoso al el que no le dé directamente la luz del sol. La temperatura ideal es de entre 18 y 22 °C. Al principio les crecen unas fibras muy finitas que no deben confundirse con moho. Hay que enjugarlos con agua al menos una vez al día, después retirar el agua y cerrar el frasco. Una opción aún mejor es enjugar o rociar algo de agua sobre los brotes dos o tres veces al día y después dejar el agua se escurra bien. Podemos recogerlos pasados los siete días de germinación, aunque también es posible dejarlos durante unos días más. Al gusto.3

Conservación:

Si no se consumen directamente, es recomendable guardarlos en la nevera a unos 5 °C. A esta temperatura y en condiciones higiénicas, no suele salirles moho.

Composición:

Los brotes de alfalfa contienen fitoestrógenos, flavonoides, saponinas y sustancias sensibles a la luz. Son ricos en proteínas y vitaminas (sobre todo en vitamina K y carotenos), calcio y clorofila.1 Los brotes de alfalfa nos aportan tanto hierro como la carne, es decir, 1 mg/100 g. Además, la alfalfa contiene vitamina C, que es muy importante para la correcta absorción del hierro.5 Véase también la tabla nutricional que cierra el texto.

Aspectos relacionados con la salud:

La alfalfa es un remineralizante y, gracias a la combinación de hierro y de vitamina C, antianémico y vigorizante.5 Asimismo, se dice que la clorofila tiene un efecto positivo en el sistema inmunológico. Por otro lado, se considera que las saponinas reducen los niveles de colesterol.4

Peligros / Intolerancias:

El consumo de grandes cantidades de alfalfa puede provocar la aparición de síntomas de una enfermedad inflamatoria del tejido conectivo (lupus eritematoso sistemático o SLE, que es una enfermedad autoinmune) o alguna forma especial y temporal de anemia (pancitopenia).4,6

Las porfirinas que contienen pueden interferir con las funciones del hígado y causar hipersensibilidad a la luz solar, pero solo con dosis muy elevadas. Si se consume con moderación, podrá disfrutar de todos sus efectos positivos.6 Aun así, es importante destacar que, debido a las sustancias estrogénicas que contienen, las hojas solo deben emplearse como guarnición (es decir, en cantidades pequeñas).4

La canavanina que contienen las semillas crudas y sin germinar solo es tóxica en concentraciones muy altas. El consumo de semillas sin germinar puede provocar síntomas similares a los del lupus o a los de una enfermedad autoinmune. Estos desaparecen una vez dejamos de consumirlas.7 El proceso de germinación descompone la canavanina prácticamente por completo.3

Usos medicinales:

Las sustancias estrogénicas hacen que las hojas de alfalfa se empleen para aliviar los dolores menstruales y el malestar durante la menopausia. La aplicación interna ayuda en las recuperaciones lentas, las anemias, los sangrados y los fibromas.6 En caso de osteoartritis, la planta puede retrasar el desarrollo de la enfermedad.5

Atención: no es recomendable que pacientes con enfermedades autoinmunes o artritis reumatoide la consuman. Puede interaccionar con: píldoras anticonceptivas, estrógenos, fármacos contra la diabetes, inmunosupresores o medicamentos que puedan provocar fotosensibilidad.7

Medicina popular:

La alfalfa tiene ligeros efectos laxantes y es diurética. En la medicina popular es un remedio tradicional para tratar molestias de estómago, úlceras, pérdida de apetito y gases.1

Origen:

La alfalfa es una planta de raíces profundas y se desarrolla mejor en suelos calcáreos, profundos y moderadamente ricos en nutrientes y humus. Se trata de una planta forrajera muy productiva, motivo por el que se cultiva en todo el mundo. A principios de los años 2000, la alfalfa era la leguminosa forrajera más cultivada. Según Wikipedia, la producción mundial en el año 2006 fue de 436 millones. El principal productor es EE. UU., donde ahora han surgido varias especies genéticamente modificadas.

Se cree que la planta es nativa del sudoeste de Asia Central. Al parecer, los persas fueron los primeros en cultivarla y utilizarla como forraje. Cuando invadieron Grecia en el año 490 a.C., aproximadamente, se llevaron la alfalfa con ellos. A partir de ahí se introdujo en el año 1 en Italia. La invasión árabe llevó la planta a España, desde donde partió hacia México, Sudamérica y, más tarde, América del Norte.8

A día de hoy, la alfalfa se ha aclimatado a las zonas tropicales templadas y subhúmedas.2

Peligros de confusión:

Puede confundirse con Medicago ×varia, también conocida como alfalfa híbrida o alfalfa de las arenas (flores amarillentas). La Medicago ×varia es una variedad híbrida de la alfalfa (Medicago sativa) y la alfalfa amarilla (Medicago falcata).4 En Europa Central se cultiva sobre todo esta variedad.9

Información general:

El género Medicago se estructura en 14 secciones, que a su vez se subdividen en distintas categorías que según algunas fuentes engloban a más de 87 especies. La alfalfa común se encuentra dentro del género Medicago y cuenta con 11 especies.

Por su denominación, las distintas especies de alfalfa suelen confundirse. En español, por ejemplo, la mayoría se conocen simplemente como alfalfa, denominación a la que luego se le añaden «apellidos» (arbórea, real, lupinina, híbrida, entre otros).

La palabra «alfalfa» se utiliza en el norte de África y proviene del árabe (el mejor alimento para los animales). Se trata de una especie del género Medicago, dentro de la subfamilia de las Faboideae y de la familia de las Fabaceae.

Su capacidad de unirse al nitrógeno mejora el rendimiento de los suelos agrícolas. La polinización la realizan casi en exclusiva los abejorros.

La alfalfa es una gran fuente comercial de clorofila, carotenos y vitamina K.

Fuentes:

  1. Fleischhauer, S. et al. Essbare Wildpflanzen. 2000 Arten bestimmen und verwenden. Augsburg: Weltbild; 2011.
  2. Deutschsprachige Wikipedia: Canavanin
  3. avogel.de/ ernaehrung _gesundheit /ihre-ernaehrung /themenuebersicht /sprossen /alfalfa.php
  4. pflanzen-vielfalt.net /wildpflanzen-a-z /%C3%BCbersicht-r-z/saat-luzerne-alfalfa/
  5. Roger P. Heilkräfte der Nahrung: Ein Praxishandbuch. Zürich: Advent-Verlag; 2006
  6. Brown D. The Royal Horticultural Society Encyclopedia of Herbs & Their Uses. London: Dorling Kindersley; 1995:270
  7. Englischsprachige Wikipedia: alfalfa
  8. U.S. Department of Agriculture. Farmers' Bulletin 339. naaic.org /Resources /Alfalfa1908.pdf
  9. Oskar S. et al. Die Farn- und Blütenpflanzen Baden-Württembergs. Band 3: Spezieller Teil (Spermatophyta, Unterklasse Rosidae): Droseraceae bis Fabaceae. Stuttgart:Eugen Ulmer; 1992. Zitiert von www.biologie-seite.de /Biologie /Luzerne