Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Hummus con garbanzos y sésamo

Receta básica para una variedad de variaciones de la crema de garbanzo conocida hummus - aquí con Tahin como una tuerca de sésamo.
Comentarios

veganas cocinadas

10min    14h    baja  
  Agua 37,2 %  54/17/29  LA (4.1g) 19:1 (0.2g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Para la base de garbanzos
250 gGarbanzos, crudos
Para el resto del hummus
7 dientesAjos, crudos (21 g)
5 cdas.Aceite de oliva (68 g)
2 ½ cdtas.Pimentón (5,8 g)
1 cda.Tahini, mantequilla de sésamo, tipo de grano no especificado (15 g)
1 cdta. enteraComino, semillas
½ cdta.Sal marina (2,5 g)
2 pizcasEspecias, pimienta negra (0,2 g)
5 cdas.Zumo de limón, crudo (36 g)
130 mlAgua potable (130 g)

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual
  • cazuela
  • sartén
  • cocina (artefacto)

Tipo de preparación

  • cocer
  • remojo
  • mezclar
  • escurrir (colar)
  • degustar
  • saltear

Preparación

  1. Para la base de garbanzos
    Dejar los garbanzos en remojo al menos doce horas o durante toda la noche, aunque lo mejor es que estén 24 horas en abundante agua fresca.

    Los garbanzos absorben bastante agua y crecen en consecuencia. Esto es algo a tener en cuenta para elegir el recipiente y la cantidad de agua.

  2. Escurrir los garbanzos con la ayuda de un colador y enjuagarlos un poco. A continuación, añadirlos a una olla grande y hervirlos con abundante agua.

    El tiempo de cocción variará según el tiempo y el modo en el que los garbanzos se hayan almacenado. Para preparar hummus se recomienda que los garbanzos estén muy blandos, no solo cocidos. Cuando haya pasado una hora u hora y media, lo más seguro es que los garbanzos estén ya cocidos, es decir, «al dente», pero lo mejor es dejarlos entre dos horas y dos horas y media en total. Es importante que compruebe de vez en cuando si hay suficiente agua en la olla.

    Atención: no añada sal, ya que esto aumenta de forma significativa el tiempo de cocción.

  3. Cuando los garbanzos estén listos, escurrirlos con la ayuda de un colador y dejar que se enfríen un poco.

    Si utiliza garbanzos precocinados, pase directamente al siguiente paso.

  4. Para el resto del hummus
    Pelar el ajo, cortarlo en rodajas y dorarlo en una sartén con dos cucharadas de aceite y el fuego fuerte. Retirar del fogón antes de que el ajo se queme. Añadir a los garbanzos las rodajas de ajo y el aceite.

    Hay muchas recetas en la que el ajo se añade crudo. Haga una prueba para decidir cómo le gusta más. Si prefiere utilizar ajo crudo, reduzca la cantidad, ya que el sabor es mucho más fuerte; basta con utilizar dos o tres dientes de ajo.

  5. Añadir a los garbanzos otras tres cucharadas de aceite de oliva, pimentón, tahini, comino molido, sal marina y pimienta, así como zumo de limón.

    Añada la sal al final para ver cuánta necesita en realidad y no emplear de más.

  6. Triturar todos los ingredientes con 130 mililitros de agua hasta conseguir la consistencia deseada. El hummus es, por lo general, una crema suave, pero también hay otras variantes más granuladas, con una textura similar a la de la mantequilla de cacahuete.

    Para este paso lo mejor es utilizar una batidora de mano. También puede preparar el hummus con un mezclador o un procesador de alimentos.

  7. Cuando la crema esté lista y, si es necesario, condimentar y refinar al gusto.

Comentarios
Autor
Nora Maria Nagel, Imagen de año 2016
Nora Maria Nagel, Alemania
Veröffentlicht neben dem Studium Rezepte auf diet-health.info. Neben pflanzlicher Ernährung und Experimenten in der Küche interessiert sie sich unter anderem für Yoga, Aktivitäten an der frischen Luft sowie Literatur und Kunst.

... more

Observaciones sobre la receta

Receta básica para una variedad de variaciones de la crema de garbanzo conocida hummus - aquí con Tahin como una tuerca de sésamo.

Hummus: el hummus, es una crema oriental que se prepara con garbanzos. (Wikipedia: "No debe confundirse con la sustancia orgánica humus.") Hay muchas variantes en las que se utilizan otras legumbres o se añaden verduras, pero la traducción literal del nombre del plato es «garbanzo».
La receta que proponemos aquí es, seguramente, la variante más común, pero se puede utilizar como base para preparar otras variantes.

El hummus en la cocina oriental: en la cocina oriental el hummus es uno de las partes más importantes de la comida (suele servirse como entrante) y es habitual que le acompañen otros ingredientes. Es perfecto para untar (por ejemplo, con crudités) aunque también se utiliza para rellenar, como sucede en los panes planos.

Información sobre los garbanzos: los garbanzos contienen, de media, 20 gramos de proteínas por cada 100 gramos, por lo que son muy ricos en este nutriente y resultan una opción estupenda para acompañar un plato de verdura. Los garbanzos se pueden adquirir en distintos comercios (al igual que otras legumbres) bien secos o precocinados y en conserva. Aunque las legumbres en conserva sean más cómodas y rápidas de preparar, las secas tienen mejor sabor, a pesar de que haya que emplear más tiempo. Además, en casa puede elegir el grado de cocción usted mismo (los garbanzos de bote suelen ser bastante blandos y, a veces, hasta se deshacen). Por supuesto, conviene prestar atención a la sal y a los aditivos que contenga la conserva, por lo que siempre es preferible utilizar los secos.

Comprar garbanzos en conserva: en la variante más rápida se recomienda que los garbanzos en conserva sean ecológicos o «bio» ya que, aunque estén procesados, dicho proceso es menos invasivo y el producto contiene menos aditivos. En este sentido, también se recomienda que las conservas sean en tarro, que son las que predominan en el mercado de lo ecológico, pues no contienen aluminio ni BPA (Bisfenol A), además de ser mejores para el medio ambiente.

Utilizar garbanzos secos: lo más importante es el tiempo que han estado almacenados, ya que cuanto mayor sea esté y más cálido el ambiente (en casa o en el comercio en cuestión), más tardarán en cocerse o más tiempo tendrán que estar en remojo. Por desgracia, para realizar este cálculo siempre tenemos al menos una variable que no podemos controlar, así que cuando prepare garbanzos tiene que estar preparado para todo. En las instrucciones del paquete se habla de una hora de cocción, pero puede llevarnos incluso dos o tres.

Salar: la sal debe añadirse siempre al final de la cocción, cuando los garbanzos ya estén blandos, pues les cuesta mucho más cocerse en agua salada. (Esto también hay que tenerlo en cuenta si se utiliza caldo, ya que suelen contener sal).

Consejos

Con qué acompañarlas: el hummus recién hecho y todavía templado está delicioso si lo acompañamos de pan o de un plato caliente.

Usos: esta crema se puede emplear como salsa para untar crudités de verdura o tiras de manzana, como relleno de panes planos o rollitos o como guarnición para las patatas.

Preparación alternativa

Más rápido: si no tiene mucho tiempo, puede utilizar garbanzos en conserva, aunque suele haber una gran diferencia tanto en la consistencia como en el sabor. Además, los productos en conserva tienden a ser bastante más caros que los naturales.

Acompañar de vegetales: una buena opción es triturar vegetales cocidos o tostados con el hummus. Las zanahorias, las batatas, el pimiento rojo, la calabaza, la berenjena o la remolacha son algunas de nuestras sugerencias.
Además, si le gusta preparar hummus a menudo, esto le permitirá darle un toque especial cada vez.

Hummus de berenjena: si desea saber cómo prepararlo, visite nuestra receta de hummus de berenjena.