Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Col lombarda

La col lombarda se puede comer tanto cruda en ensalada como cocida. Es muy apreciada por su ligero sabor dulce.
Agua 90,4%  82/16/02  LA : ALA
Comentarios Imprimir
Haga clic para tablas de nutrientes

La col lombarda es un pariente muy aromático del repollo. Se distingue de este sobre todo por su color rojizo y el sabor dulce, aunque la cabeza de la lombarda es más pequeña y firme. Se trata de una verdura muy típica del invierno, aunque se puede encontrar fresca en casi cualquier época del año y se conserva muy bien. En la cocina alemana se prepara un plato muy apreciado en el que la lombarda se corta muy fina, se estofa y después se refina con especias y manzanas agridulces. También se puede consumir en ensaladas, sopas, salteados o preparar con especias orientales.

Información general:

Del artículo de Wikipedia en español: «La lombarda, col lombarda, repollo morado, col morada o berza morada (Brassica oleracea var. capitata f. rubra) es una planta de la familia del repollo (y ambas de las coles). Es un grupo de cultivares ('Ruby Ball', 'Kalibos'...) de la variedad de col Brassica oleracea var. capitata en la que las hojas poseen un color violáceo característico. Este color es debido a la presencia de un pigmento llamado antocianina. La coloración de este pigmento depende en gran medida de la acidez (pH) del suelo, por lo cual las hojas pueden crecer más rojas en suelos de carácter ácido mientras que en los alcalinos son más azules».

Composición:

«La col lombarda es rica en hierro, minerales, antocianina (sustancia vegetal secundaria, colorante vegetal, captador de radicales, fortalecedor el sistema inmunitario, antiinflamatorio), azúcares y aceites de mostaza. Además de contener mucha fibra, en función del procedimiento de cocción que se utilice, su valor calórico llega a ser muy reducido y encontrarse entre los 200 y los 240 kJ/100g.

Es rica en ácido ascórbico (vitamina C) y cocinarla durante mucho tiempo hace que pierda parte de sus vitaminas. Por este motivo, se recomienda preparar la col lombarda cruda de vez en cuando, sobre todo en invierno. *».

Usos:

«En la cocina se emplea a menudo cocida con patatas. Es un plato típico navideño en Madrid. Era costumbre cocinarla para la cena de Nochebuena, justo unas horas antes de asistir a la misa de Gallo. Esta cena solía consistir en pescado asado (preferentemente besugo) en una cazuela de barro y lombarda a la madrileña (cocinada con cebolla, aceite, manzana reineta, tocino entreverado, azúcar, sal y pimienta) acompañada con un vino tinto seco seguido de un postre de frutas tales como: naranjas, quizá alguna manzana o pera además de unos frutos secos tales como: nueces, bellotas, piñones, castañas y finalizando con una caliente sopa de almendras.

En las cocinas de Alemania, Suecia y la alpujarreña se suele encontrar cocida junto con compota de manzana y algo de vinagre con sabor suave. Puede verse igualmente en ensaladas así como en la elaboración de la salsa denominada Coleslaw».

Datos de interés:

«La col lombarda se puede conservar hasta 14 días en el cajón de las verduras de la nevera. Cuando está cortada, la mejor opción es envolverla en film transparente. Si se le retiran las hojas inferiores y el rizoma, puede mantenerse en perfectas condiciones sobre tablas cubiertas con paja en un sótano fresco y ventilado. Si la col está en buen estado, otra opción es colgarla del tronco sin retirar las hojas inferiores *».

Nota: * = Traducción del artículo de Wikipedia en alemán.

Ingrediente con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir