Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Guiso de setas de ostra con acelgas y tomate

Este guiso de setas de ostra con acelgas y tomate es fácil, delicioso y muy rápido de preparar.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

20min    24min    baja  
  Agua 76,6 %  86/11/03  LA (0.7g) 5:1 (0.1g) ALA


Recetas con tablas de nutrientes

Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • cazuela
  • sartén
  • colador
  • cocina (artefacto)

Tipo de preparación

  • cocer
  • dorar
  • escurrir (colar)
  • hervir
  • mondar

Preparación

  1. Preparar la salsa de setas
    Limpiar las setas de ostra, pelar el ajo y la cebolla y picar la cebolla en dados pequeños.

  2. A continuación, saltear las setas y la cebolla en aceite hasta que esta última se vuelva transparente y agregar los dientes de ajo para que se calienten brevemente.

    La receta original lleva aceite de oliva en vez de aceite de canola (véase el apartado de «Consejos»).

    No deje que el ajo se ponga marrón, pues dará un sabor amargo al plato.

  3. A continuación, agregar las setas de ostra a la cebolla y condimentarlo todo con cúrcuma, sal y pimienta. Después, picar el chile muy fino y añadirlo igualmente a la mezcla de setas.

  4. Solo nos faltará la leche de arroz. Incorporarla junto con el caldo y llevar a ebullición.

    En la receta original, la autora emplea caldo de verduras normal. Nosotros lo hemos sustituido de forma deliberada por caldo de verduras sin sal para reducir la cantidad de sal (véase el apartado de «Consejos»). 

    Si quiere que la salsa resulte más cremosa, puede añadir harina de algarroba para espesarla.

  5. Entretanto, lavar la acelga y agitarla para retirar el exceso de agua. Cortar los tomates en cuartos.

    La receta original lleva tomates cóctel, que son algo más grandes que los tomates cherry habituales.

  6. Cocer los tallarines de arroz y terminar la salsa de setas
    Hervir el agua para los tallarines de arroz con un poco de sal. Introducirlos y dejarlos cocer durante tres o cuatro minutos (lo que se indique en el paquete).

  7. Una vez escurridos, agregar las acelgas, el tomate y la salsa. Dejar que se calienten brevemente, pero no que sigan haciéndose.

  8. Servir
    Servir los tallarines de arroz con la salsa de setas.

Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Este guiso de setas de ostra con acelgas y tomate es fácil, delicioso y muy rápido de preparar.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las CDO, una ración de esta receta cubre más de diez veces las necesidades diarias medias de vitamina K (sobre todo gracias a la acelga) y aproximadamente el 50 % de las de vitamina Ccobremanganeso y vitamina A. La proporción de ácidos grasos omega-6 y ácidos grasos omega-3 es de 5:1, que es justamente el máximo recomendado.

Acelgas: tanto los tallos como las hojas son comestibles. Su sabor recuerda al de la espinaca, aunque el de la acelga es más intenso y acerbo. Las acelgas son muy ricas en vitamina K, pero también en vitamina C, vitamina A y vitamina E, así como sodio, magnesio, potasio y hierro. Como las espinacas, son ricas en ácido oxálico.

Setas de ostra: son uno de los hongos más apreciados a nivel culinario. La carne cruda de este hongo desprende un olor muy agradable y tiene una textura suave.

Leche de arroz: la leche de arroz, también llamada bebida de arroz o bebida vegetal de arroz, se elabora con arrozagua. No contiene lactosa y es muy fácil de preparar (véase el apartado «Preparación alternativa»).

Tallarines de arroz: este tipo de pasta plana se elabora con harina de arroz. A veces solo lleva almidón de arroz. También es habitual que se le añada tapioca o almidón de maíz para hacerla más transparente. Tiene un valor nutricional similar al de las pastas de harina de trigo. Sin embargo, una diferencia positiva es que, si así aparece especificado en el envase, la pasta de arroz no contiene gluten.

Cúrcuma: la cúrcuma fresca tiene un sabor resinoso y ligeramente a quemado y la seca, que se usa mucho en la India, es más suave y algo amarga. La cúrcuma, que procede del sur de Asia y a la que también se conoce como polluelo o azafrán cimarrón, pertenece a la familia del jengibre. La cúrcuma es bastante similar al jengibre, aunque tiene un color amarillo anaranjado que debe a la curcumina. La cúrcuma estimula la digestión.

Consejos

En las tablas nutricionales situadas bajo la receta encontrará más información sobre la composición de esta receta. Si desea saber más sobre la proporción óptima de ácidos grasos o sobre los errores nutricionales más habituales entre las personas que siguen dietas veganas y crudiveganas, le recomendamos que pinche en el siguiente enlace: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Preparación alternativa

Leche de arroz casera: encontrará las instrucciones para preparar leche de arroz casera en este enlace. También puede utilizar leche de almendrasleche de avena o leche de soja.

Caldo de verduras casero: a continuación le dejamos varios enlaces con distintas recetas para preparar caldo de verduras:

Caldo de verduras vegano concentrado: en vez de caldo de verduras bajo en sal puede utilizar caldo de verduras vegano concentrado. En el siguiente enlace encontrará la receta para elaborarlo: caldo de verduras vegano concentrado.
Deberá ajustar las cantidades según lo concentrado que esté.

Seta de cardo: en vez de setas de ostra, puede utilizar setas de cardo, que son muy similares o, incluso, combinar ambas variedades.

Espinacas en lugar de acelgas: también puede preparar la receta con espinacas en lugar de acelgas, ya que las primeras no tienen un sabor tan acerbo. Al calentar las espinacas congeladas, estas suelen mutar en un puré verdoso, por lo que los niños suelen preferir las espinacas frescas.

Encontrar recetas