Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Ácido pantoténico (vitamina B5)

El ácido pantoténico es una vitamina B hidrosoluble que se puede encontrar en prácticamente cualquier alimento. Participa en numerosas reacciones metabólicas.
Comentarios Imprimir

El ácido pantoténico, también conocido como vitamina B5, es hidrosoluble y pertenece al grupo de vitaminas B. Dado que se trata de unos componentes de la coenzima A (CoA) y del acil portador de proteínas (ACP) (enlace en inglés), el ácido pantoténico participa principalmente en el metabolismo de los hidratos de carbono y de los ácidos grasos.

Origen:
El ácido pantoténico se encuentra en todos los alimentos que consumimos, de modo que hasta el más mínimo porcentaje suma hasta obtener una cantidad significativa. Podemos encontrarlo en vegetales como el aguacate (1,5 mg/100g), la achicoria (1,2) o las batatas (0,8), y en diversos cereales como el arroz integral (1,5), la harina de centeno (1,5) o el amaranto (1,5). Otras fuentes destacables son: los boletus edulis deshidratados (15), las lentejas (2,1), los tomates deshidratados (2,0), las alubias riñón (1,9), los garbanzos (1,6), el brócoli (0,6) y la rúcula (0,5).1

Almacenamiento y pérdidas durante la cocción:
El ácido pantoténico es hidrosoluble y muy sensible al calor, por lo que es normal que se produzcan pérdidas durante la preparación de los alimentos, ya que el calor desactiva y destruye la vitamina, que pasa a formar parte del agua cocción y se acaba perdiendo. Al igual que la mayoría de las vitaminas del grupo B, el ácido pantoténico se encuentra presente sobre todo en la parte externa de los cereales (gluma), por lo que la retirada de la cáscara antes de la molienda de los granos reduce la cantidad de forma significativa.

Absorción y metabolismo:
En la mayor parte de los alimentos, el ácido pantoténico aparece en forma de coenzima A y de ácido graso sintasa. La absorción de estos compuestos no es posible. Sin embargo, en el estómago y el intestino se produce la conversión de la pantoteína en ácido pantoténico en una etapa intermedia. La absorción de ambas sustancias se produce por difusión pasiva en todas las secciones del intestino. Un cotransporte dependiente del sodio también puede absorber el ácido pantoténico de forma activa. El paso final para la conversión en ácido pantoténico se produce en la mucosa intestinal.2
Para evitar la escreción a través de los riñones, el ácido pantoténico sufre una conversión intracelular muy rápida y se convierte en sus formas activas, la 4-fosfopanteteína (enlace en inglés) y la coenzima A.

Almacenamiento, consumo y pérdidas:
El ácido pantoténico en la sangre se encuentra unido a las proteínas, lo que le permite llegar a las células objetivo. Sin embargo, no hay ningún órgano dedicado a almacenarlo, aunque sí que podemos encontrar concentraciones más altas en el músculo cardíaco, los riñones, las glándulas suprarrenales y el hígado. La excreción se produce a través de la orina de manera rápida y sin que el ácido se modifique.2

Necesidad diaria a largo plazo:
La necesidad diaria de ácido pantoténico no se conoce con seguridad, ya que los síntomas de carencias solo se han observado en circunstancias excepcionales. Los niveles en sangre están expuestos a variaciones individuales, así como a pérdidas diarias, pero pueden servir de guía. Las recomendaciones se sitúan alrededor de los seis miligramos al día, aunque todo depende de las circunstancias.2

Síntomas de deficiencia y causas:
Los síntomas de deficiencia se presentan en cuanto la cantidad ronda el miligramo al día. Sin embargo, se podría decir que no se dan casos de deficiencia de ácido pantoténico en sí. Cuando se producen casos de malnutrición grave sí que se presentan síntomas poco específicos como dolores de cabezas, fatiga o defectos en el campo visual. Por ejemplo, en algunos prisioneros de guerra en Japón y en Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial se observó lo que se conoce como el «síndrome de los pies calientes» (enlace en inglés), que está relacionado directamente con las deficiencias de ácido pantoténico.

Consumo excesivo:
No hay que de qué preocuparse, ya que no se han documentado efectos adversos incluso en cantidades de cinco gramos al día.

Funciones:
La CoA sirve como cofactor para diversas reacciones catalizadas por enzima, que comprenden la transferencia de grupos acetil (de dos carbonos); los fragmentos precursores de longitudes variables están unidos al grupo sulfhidrilo de la CoA. Estas reacciones tienen importancia en el metabolismo oxidativo de carbohidratos, en la gluconeogénesis, la desintegración de ácidos grasos, y en la síntesis de esteroles, hormonas esteroides y porfirinas. La CoA también interviene en la modificación posterior a la traducción, de proteínas, incluso la acetilación N-terminal y de aminoácidos internos, y acilación de ácidos grasos. Esas modificaciones pueden influir sobre la localización, estabilidad y actividad intracelulares de las proteínas.3

Estructura:
El ácido pantoténico es un dipéptido (enlace en inglés) que se compone de aminoácidos alifáticos, beta alanina y ácido pantoico, un derivado del ácido butírico. La beta alanina y el ácido pantoico se encuentran unidos en enlace peptídico. Junto con el ácido, el r-pantotenol (d-pantenol) también está biológicamente activo. Este se oxida rápidamente a ácido pantoténico y posee alrededor del 80% de la actividad biológica del ácido pantoténico.2

Bibliografía:

  1. United States Department of Agriculture (Departamento de Agricultura de Estados Unidos).
  2. Biesalski H.K. & Grimm P. Taschenatlas der Ernährung (editorial Georg Thieme, Stuttgart y Nueva York, 6ª edición, 2015).
  3. Biopsicología.net (funciones)


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir