Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Caldo instantáneo de zanahorias, apio y puerros

Este ligero caldo instantáneo de zanahorias, apio y puerros se conserva en perfectas condiciones hasta un año. Los ingredientes pueden variar.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

30min    180min    baja  
  Agua 87,4 %  85/12/02  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para el caldo de verduras instantáneo
200 gZanahorias, crudas
200 gApio nabo, crudo
100 gPuerros
1 ramaPerejil, fresco (30 g)
1 ramaCebollino, crudo (25 g)
2 Cebollas, rojas, crudas (160 g)
2 dientesAjos, crudos (6 g)
1 gSal marina

Utensilios de cocina

  • bandeja de horno
  • batidora de vaso
  • frasco de conservas (Bote de conservas, frasco de rosca)
  • horno

Tipo de preparación

  • hornear
  • picar o moler
  • mezclar
  • reposar
  • mondar
  • pelar

Preparación

  1. Preparar el caldo de verduras instantáneo
    Precalentar el horno a 80 °C (con circulación de aire).
    Pelar las zanahorias y el apio y cortarlos en trozos grandes. Lavar el puerro y cortarlo también en trozos grandes. Lavar las hierbas aromáticas, agitarlas para eliminar el exceso de agua y trocearlas. Pelar las cebollas y el ajo y picarlos muy finos. Emplear una picadora para cortar todos los ingredientes en trozos más pequeños.

  2. Verter sobre una bandeja cubierta con papel de horno la mezcla de hierbas aromáticas y verduras y deshidratarla en el horno a temperatura media durante dos horas.

  3. Abrir la puerta del horno de vez en cuando para que el aire húmedo pueda salir.

  4. Dejar que la mezcla se enfríe, agregarle sal y dejarla reposar durante 30 minutos.

  5. En comparación con la receta original, hemos reducido la cantidad de sal 40 veces. Puede agregar sal a la comida en cualquier momento, pero retirarla es mucho más complicado. Encontrará más información sobre los motivos de esta reducción en el apartado «Consejos».

  6. Verter la masa deshidratada en la batidora y triturar hasta obtener un polvo fino.

  7. Guardar y almacenar
    Guardar el caldo de verduras instantáneo en un frasco de cristal esterilizado.

  8. Si se guarda en la nevera, este caldo de verduras instantáneo se mantiene en perfectas condiciones hasta 12 meses.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Este ligero caldo instantáneo de zanahorias, apio y puerros se conserva en perfectas condiciones hasta un año. Los ingredientes pueden variar.

Tamaño de las porciones y uso: con la cantidad de ingredientes que nosotros hemos indicado para diez raciones se obtienen 500 gramos de caldo de verduras instantáneo.
Emplee más o menos una cucharadita por cada 250 mililitros de líquido.

Apionabo: se trata de una variante del apio común. El apionabo es sabroso y, gracias a sus aceites esenciales, estimula el apetito y favorece la digestión. En medicina natural se utiliza para tratar el reuma, problemas gástricos e intestinales y enfermedades del riñón y la vejiga.

Zanahorias y carotenos: las zanahorias son un alimento crudo, pobre en calorías y muy popular. Destacan sobre todo por la cantidad de carotenos que contienen. Los carotenos son sustancias vegetales solubles en grasa cuyo representante más famoso es el beta caroteno, que recibe su nombre precisamente del grupo. Además, el beta caroteno es un importante precursor y colabora en la producción de retinol (vitamina A). Por este motivo, también se conoce como provitamina A.
En las plantas, los carotenoides favorecen el proceso de fotosíntesis, las protegen de los rayos UVA y previenen la aparición de infecciones a través de las raíces.
En cuanto a su efecto en los seres humanos, apenas está empezando a debatirse su importancia en la lucha contra el cáncer, aunque los expertos coinciden en que protegen a las células, ya que son antioxidantes.

Puerro: el puerro crece principalmente en Europa y en las zonas cercanas al Mediterráneo. Tiene un sabor similar al de otros «parientes» como la cebolla o el ajo, aunque es mucho más suave. El puerro aporta mucho sabor a los platos. Es perfecto para añadir a sopas, guarniciones de verduras, quiches o guisos. También se puede comer crudo o utilizar para decorar. El aroma típico del puerro que podemos advertir en sopas y guisos se debe al sulfóxido de tiopropanal.

Sal marina: la sal marina se obtiene principalmente del agua del mar, que se evapora en salinas. Esta es una de las maneras de obtener sal con más historia. Aunque hay algunas diferencias con otras sales de mesa, como que está contiene menos bromo y trazas más pequeñas de yodo y yoduro, desde un punto de vista nutricional no tiene sentido darle preferencia.

Consejos

Apionabo: el tubérculo pelado pierde color rápidamente. Rociélo con zumo de limón y añada vinagre o zumo de limón al agua de la cocción para evitar que esto ocurra.

A poder ser, sin sal: la gran mayoría de los caldos de verdura (instantáneos) que se comercializan tienen un porcentaje demasiado alto de sal que no solo afecta a la salud de las personas que padecen hipertensión arterial. El sodio se encuentra de manera natural y en pequeñas cantidades en los ingredientes naturales.

Preparación alternativa

Otros ingredientes: puede variar los ingredientes según sus preferencias personales o las verduras que tenga disponibles. También puede emplear otras hierbas aromáticas en función de sus gustos (o lo que tenga en el jardín como, por ejemplo, orégano, tomillo o ajedrea) o añadir pimienta o bayas de enebro.

Variante crudivegana: en lugar de deshidratarlo en el horno, tiene la opción de emplear un deshidratador de alimentos. Según la temperatura a la que cocine o deshidrate los alimentos, esta receta puede ser apta para crudiveganos. Sin embargo, en tal caso el tiempo de deshidratado se alarga (> 12 horas), lo que impediría preparar esta receta en menos de un día.

Sal: en lugar de sal marina, puede emplear sal común o sal de mesa.

Encontrar recetas