Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Saludables rollitos de repollo con bulgur de apio y manzana

Estos saludables rollitos de repollo con bulgur de apio y manzana son una comida contundente. Aun así, el toque afrutado los hace más ligeros al gusto.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

60min    100min    alta  
  Agua 81,2 %  63/21/16  LA (6.6g) 3:1 (1.9g) ALA
Haga clic para la receta original del libro
( Motivación...)


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • hilo de cocina o pinza para rollitos
  • exprimidor de cítricos
  • pelador
  • cazuela
  • molde para horno
  • sartén
  • horno

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • guisar
  • remojo
  • rehogar
  • pasar
  • prensar
  • tostar
  • degustar
  • espesar y conservar
  • saltear
  • rebajar
  • pelar
  • pasar por agua fría
  • atar

Preparación

  1. Para el bulgur
    Colocar el bulgur en un cuenco. Llevar a ebullición el caldo de verdura vegano concentrado y, posteriormente, verterlo en el cuenco hasta que prácticamente cubra el bulgur. Después de unos diez minutos, remover con cuidado para soltar el bulgur.

    La cantidad de caldo de verduras que se recomienda (200 ml) es un valor aproximado, pues debe utilizarse tanto como sea necesario para que casi llegue a cubrir el bulgur.

    Encontrará los motivos del cambio (símbolo de la manzana) y un enlace a la receta original justo debajo de la imagen de la receta.

  2. Pelar la chalota, cortarla en dados y saltearla con aceite caliente hasta que esté pochada.

  3. Quitarle las semillas a la manzana y cortarla en dados pequeños. Extraer el zumo del limón o limones con un exprimidor y después rociar las manzanas.

  4. Colocar los daditos de manzana con limón bajo el bulgur todavía caliente. Sazonar con sal y pimienta de cayena.

  5. Para la salsa
    Pelar las cebollas y cortarlas en trozos grandes. Lavar las zanahorias, el puerro y el apio, cortarlos en trozos grandes y añadirlos a una olla con aceite caliente.

    En comparación con la receta original, hemos reducido la cantidad de aceite de canola a la mitad.

  6. Dorar la verdura hasta que adquiera un color marrón oscuro (¡que no negro!). Reducir la temperatura, añadir la pasta de tomate y dorar durante unos tres minutos.

  7. Reducir con una cuarta parte del vino tinto y dejar cocer. Repetir este proceso otra vez y, para terminar, añadir lo que quede del vino tinto y del caldo de verduras.

  8. Incorporar el laurel y la pimienta de Jamaica y dejar cocer hasta que haya adquirido la consistencia deseada y un sabor intenso. Para terminar, colar la salsa y salar.

  9. Para los rollitos de repollo
    Poner a hervir una olla con agua. Separar las hojas exteriores y el tallo del repollo y cocer el resto del repollo entero hasta que algunas hojas comiencen a soltarse. Pasar por agua fría las hojas que se hayan soltado. Repetir el proceso hasta conseguir que se suelten entre ocho y doce hojas. Retirar el tronco.

  10. Pelar y picar una cebolla y un ajo. Poner en remojo la soja granulada siguiendo las instrucciones del paquete y sofreírla en aceite con la cebolla picada. Sazonar con sal, pimienta y ajo y, finalmente, dejar enfriar.

    Para cuatro raciones, en comparación con la receta original hemos sustituido los 40 mililitros de aceite de girasol por 20 de aceite de canola.

  11. Mezclar el seitán en polvo (gluten de trigo) con el pan tostado, la nata de avena, la pasta de tomate, la mostaza y la soja granulada. Salpimentar.

    En la receta original se indica nata de soja en lugar de nata de avena. Además, nosotros hemos decidido utilizar pasta de tomate casera. Encontrará un enlace a la receta en cuestión en «Preparación alternativa».

  12. Repartir el relleno en dos o tres hojas de repollo y utilizar una pinza para rollitos o hilo de cocina para conseguir que se mantengan cerrados.

    En caso de no tener pinza para rollitos, también pueden utilizarse agujas para bridar o cualquier otro utensilio similar que le pueda servir para que estos no se abran.

  13. Pelar las chalotas, ponerlas junto con los rollitos de repollo en una bandeja de horno y verter sobre ellos un poco de la salsa del salteado. Colocar la bandeja en el horno a una altura media a 180 °C durante treinta minutos.

  14. Emplatar los rollitos, el bulgur, las chalotas y la salsa, y servir caliente.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Estos saludables rollitos de repollo con bulgur de apio y manzana son una comida contundente. Aun así, el toque afrutado los hace más ligeros al gusto.

Nuevo perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas (GDA, en inglés), una ración de esta receta cubre los requerimientos diarios medios de vitamina K, duplica los de vitamina C y cubre los de manganeso y ácido fólico. Además, este plato tiene una buena relación de ácidos grasos omega-6 y omega-3, (3:1), que en este caso no sobrepasa la proporción de 5:1 recomendada.

Rollito: la palabra «rollito» proviene de las zonas francoparlantes y deriva de la palabra «rouler». En gastronomía, esta palabra se utiliza para denominar los rollos de carne, pescado o, como en esta receta, de repollo, que se rellenan, se cierran y se cocinan en caldo o salsa.La denominación de los rollitos varía según la región.

Especias: las indicaciones sobre sal, pimienta, pimienta de Jamaica y pimienta de Cayena que aparecen en esta receta son aproximadas y las cantidad reales deben adaptarse a los gustos delos comensales. Esto es especialmente importante en el caso de la sal, ya que «menos es más». Asimismo, la cantidad de sal del plato puede reducirse si en lugar de utilizarse caldo normal se utiliza caldo concentrado.

Consejos

Zanahorias orgánicas: si se utilizan zanahorias orgánicas no es necesario pelarlas.

Preparación alternativa

Preparar caldo de verduras concentrado casero: este tipo de productos elaborados pueden encontrarse fácilmente en cualquier supermercado. Sin embargo, su elaboración casera es relativamente sencilla. Así, los ingredientes pueden adaptarse al gusto de los comensales y cubrir todo tipo de preferencias. Por nuestra parte y, especialmente, debido a los aditivos y conservantes artificiales que componen los productos ya elaborados, recomendamos la preparación casera del caldo. Encontrará las instrucciones para elaborar el caldo casero en el siguiente enlace:
Caldo de verduras vegano concentrado

Prescindir de productos procesados para reducir la cantidad de aceite: hemos utilizado nata de avena en lugar de nata de soja. Puede adquirirla en tiendas ecológicas o prepararla de manera muy sencilla en casa. Si se decanta por esta última opción, pinche en el siguiente enlace. La ventaja es que podrá prescindir tanto de la soja como de otros productos procesados. Asimismo, hemos empleado aceite de canola en lugar de aceite de girasol y hemos reducido la cantidad de 40 a 20 mililitros. Para saber más sobre cambios saludables, lea el siguiente artículo: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Pasta de tomate casera: hemos utilizado pasta de tomate casera. Si no tiene tiempo para prepararla, recurra a una pasta de tomate comercial que sea ecológica y no lleve sal. En el siguiente enlace encontrará una receta sencilla:
Pasta de tomate casera

Encontrar recetas