Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Menestra de acelgas con guisantes y salsa de cilantro

La menestra de acelgas con guisantes y salsa de cilantro y jengibre se puede preparar con diferentes hortalizas de hoja.

veganas cocinadas

15min    30min    baja  
  Agua 76,0 %  51/22/27  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • cocina (artefacto)
  • batidora de vaso
  • cazuela
  • rallador
  • escurridor de lechuga

Tipo de preparación

  • cocer
  • degustar
  • espesar y conservar
  • hacer puré
  • rallar
  • escurrir

Preparación

  1. Para la salsa
    Limpie el cilantro. Pele el jengibre y rállelo.
    Ponga todos los ingredientes en una licuadora y triture bien.

    Los autores han empleado salsa de soja eco, en cambio, nosotros nos hemos decantado por la variante baja en sal. Con el objetivo de reducir aún más el contenido en sal, también hemos recurrido al caldo vegetal sin sal añadida (consulte la «Preparación alternativa»).

  2. Eche la salsa resultante en una cazuela y cocine a fuego medio hasta que espese un poco.

  3. Para las verduras
    Lave la acelga, séquela y retire los tallos. A continuación, añádala junto con los guisantes a la salsa y cueza a fuego medio hasta que las hojas se contraigan un poco.

    Puede sustituir las acelgas o, además de estas, elegir otras hortalizas de hoja, como por ejemplo, espinacas, hojas de col de Saboya, canónigos, grelos o rúcula. Por consiguiente, necesitarán diferentes tiempos de cocción.

  4. Salpimente las verduras al gusto, distribuya en dos platos y sirva.

Observaciones sobre la receta

La menestra de acelgas con guisantes y salsa de cilantro y jengibre se puede preparar con diferentes hortalizas de hoja.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas (GDA, en inglés), una ración de esta receta cubre gran parte de las necesidades diarias medias de vitamina K, vitamina B1 y ácido fólico.
Sin embargo, al cocinarse las verduras pierden algunos de sus nutrientes. Dado que el perfil nutricional se refiere a los ingredientes sin cocinar, los valores en realidad son ligeramente más bajos.

Acelgas: tanto los tallos como las hojas son comestibles. Su sabor recuerda al de la espinaca, aunque el de la acelga es más intenso y acerbo. Al igual que la espinaca, la acelga también tiene un alto porcentaje de ácido oxálico.

Mousse de almendra: el puré de almendras blanco se prepara con almendras escaldadas, mientras que el marrón se elabora con almendras tostadas con piel. Debido a ello, la variante oscura tiene un sabor mucho más intenso que la blanca, cuya consistencia, además, es más fina.

Cúrcuma: la cúrcuma fresca tiene un sabor resinoso y ligeramente a quemado y la seca, que se usa mucho en la India, es más suave y algo amarga. La cúrcuma, que procede del sur de Asia y a la que también se conoce como polluelo o azafrán cimarrón, pertenece a la familia del jengibre. El rizoma se parece mucho al jengibre, pero tiene un intenso color amarillo anaranjado, que se debe a la curcumina.

Jengibre: el jengibre es aromático y tiene un sabor picante y sabroso que debe al gingerol, una sustancia picante. En cocina, el tubérculo se emplea de distintas maneras: fresco, deshidratado y en polvo, entre otras.

Levadura nutricional: la levadura nutricional se compone de levaduras inactivas que primero se secan y luego se procesan en forma de copos. En cocina se utiliza para sazonar y ligar sopas, salsas y ensaladas bajas en sodio. También se espolvorea sobre platos picantes.

Consejos

Composición del menú: este plato es adecuado, por ejemplo, en combinación con cuscús con  leche dorada y con tofu (consulte la página 141 o la 201 del mismo libro).

Ácido oxálico y cálculos renales: los cálculos renales son depósitos sólidos que se forman en el cáliz y la pelvis renales. Se producen debido a la cristalización de ciertas sustancias, como el oxalato de calcio o el ácido úrico. Los motivos de esta cristalización son, entre otros, la presencia de estas sustancias en concentraciones más altas, los cambios de pH en la orina, los problemas de evacuación o la inflamación de la vejiga. Por este motivo, las personas con riesgo de padecer cálculos renales deben ingerir suficientes líquidos y evitar alimentos ricos en ácido oxálico (perejil, verdolaga, yuca, amaranto, espinacas y acelgas). Esto también se aplica a los individuos que padezcan hiperabsorción (absorción excesiva) de oxalato o hiperoxaluria (aumento de la excreción de ácido oxálico a través de la orina). Además, el ácido oxálico complica la absorción de hierro, por lo que una persona que esté siguiendo un tratamiento para mejorar sus niveles de este elemento no debe llevar una dieta en la que se incluyan los alimentos que hemos indicado más arriba.

Preparación alternativa

Hortalizas de hoja: en lugar de acelgas o, además de esta verdura, puede optar por otra, como por ejemplo espinacas, hojas de col de Saboya, canónigos crudos, grelos o rúcula.

Caldo de verduras sin sal añadida: nosotros empleamos caldo de verduras sin sal añadida para reducir la cantidad de sal total de la receta sin que esto afecte al sabor. Guíese por sus preferencias personales cuando agregue sal al plato.

Caldo concentrado de verduras casero: puede reducir de forma significativa la cantidad total de sal de la receta si prepara su propio caldo concentrado de verduras. Pinche en el siguiente enlace para acceder a nuestra receta de caldo de verduras vegano concentrado.
Más información a continuación: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.