Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Curry cremoso de tofu y tomate con verduras y puré

Este curry de tofu y tomate se puede acompañar con pan de garbanzos o arroz. El puré de alubias y tofu hace que resulte más nutritivo y rico en proteínas.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

80min    90min    intermedia  
  Agua 83,5 %  61/27/12  LA (3.3g) 6:1 (0.5g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • wok o sartén
  • batidora de vaso o robot de cocina (amasar, mezclar, etc.)
  • cocina (artefacto)
  • exprimidor de cítricos
  • pelador
  • picadora eléctrica

Tipo de preparación

  • cocer
  • asar
  • picar o moler
  • saltear
  • mezclar
  • prensar
  • degustar
  • hacer puré
  • mondar
  • pelar
  • escurrir
  • reducir (espesar)

Preparación

  1. Empezar por el tofu
    Escurrir bien el tofu y prensarlo.

    En los ingredientes se especifica tofu en bloque.

    En la página 112, la autora describe la mejor manera de escurrir el tofu. «Para obtener los mejores resultados debe escurrir el tofu durante 30 minutos. Para ello, divida el bloque en ocho trozos, colóquelos entre dos tablas de cortar y deje que se escurran sobre el fregadero durante treinta minutos, o bien utilice una prensa de tofu».

  2. Para la salsa de curry
    Mientras tanto, empezar a preparar la salsa de curry. Para ello, pelar las chalotas y los dientes de ajo. Picar muy finas las primeras. A continuación, pelar el jengibre y picarlo hasta que también quede muy fino. Después, triturarlolo junto con el resto de los ingredientes con la ayuda de un procesador de alimentos o de una batidora.

    La autora recomienda utilizar entre uno y tres chiles por porción para cuatro personas, además de curry en polvo suave. Hemos reducido de forma deliberada la cantidad de sal que se indica de una cucharadita a «una pizca», de forma que el plato resulte más saludable. Sin embargo, la necesidad de sal varía en función de los hábitos de cada individuo, por lo que queda a su elección. Si desea saber más sobre este tema, el libro «Sal, azúcar y grasas» aporta muchos datos sobre este tema.

  3. Para las verduras, incluyendo el tofu terminado
    Mientras el tofu sigue escurriéndose, cortar las verduras en trozos pequeños para preparar el caldo. Pelar la cebolla y cortarla en medias lunas gruesas. Retirar las raíces y la parte verde del puerro, dividirlo por la mitad, lavarlo bien para eliminar la suciedad y después cortarlo en trozos de 1,5 centímetros de grosor. Cortar la coliflor, los calabacines y las judías verdes en trozos que se puedan comer de un solo bocado.

  4. Cuando el tofu esté escurrido del todo, cortarlo en daditos de 1,5 centímetros. Verter y calentar a fuego medio la mitad del aceite de coco en un wok grande. Después, dorar el tofu entre seis y ocho minutos; darle la vuelta de vez en cuando y extenderlo en una sola capa para que quede uniforme. Pasado el tiempo de dorado, colocarlo en un plato.

    Hemos reducido la cantidad de aceite de coco a la mitad en comparación con la receta original. Si es necesario, puede añadir un poco de agua para evitar que se queme.

  5. Calentar el resto del aceite de coco en el wok, añadir la cebolla y el puerro y saltearlos durante cinco minutos hasta que se ablanden. Remover la salsa de curry y dejar que se cocine durante un par de minutos sin parar de remover. Agregar la coliflor, los calabacines y las judías verdes; saltear dos minutos más.

  6. Preparar el puré de tomate y alubias
    Triturar con una batidora el tomate cortado en daditos con las alubias blancas y el agua hasta obtener un líquido sin grumos. Verter la mezcla sobre la verdura del wok y dejar que el curry se cocine a fuego lento durante 15 minutos, hasta que las verduras estén blandas (pero no viscosas) y la salsa de curry haya espesado un poco.

  7. Añadir más sal o jugo de limón al gusto. A continuación, agregar los guisantes congelados y el cilantro, dejar que se cuezan a fuego lento durante un minuto y después retirar del fuego.

  8. Decorar y servir
    ¡El curry está muy caliente! Si es posible, deje que se enfríe durante algunos minutos antes de servirlo. Después, sírvalo con un poco de arroz caliente o pan.

    La autora recomienza utilizar como guarnición arroz basmati o pan de garbanzos, cilantro y menta. La receta para preparar este último la encontrará en la página 82 del mismo libro.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Este curry de tofu y tomate se puede acompañar con pan de garbanzos o arroz. El puré de alubias y tofu hace que resulte más nutritivo y rico en proteínas.

Tamaño de las porciones: la receta original está indicada para cuatro comensales, pero nosotros la hemos adaptado para seis. Creemos que debería ser suficiente, ya que este plato suele comerse con guarnición.

Receta sin guarnición: El «Pan de garbanzos, cilantro y menta» que aparece en la imagen es, junto con el arroz, una opción de acompañamiento recomendada por la autora y que se puede encontrar en la página 82 de su libro de cocina.

Preparar el tofu: este alimento de origen asiático, también conocido como queso de soja, es muy apreciado sobre todo por personas vegetarianas y veganas debido a su alto contenido en proteínas. Además, no contiene lactosa, colesterol ni gluten.
El primer paso para preparar tofu es obtener la leche de soja. Para ello, hay que poner en remojo las semillas de soja, triturarlas y cocer el líquido resultante. Este último paso se realiza con el fin de eliminar las sustancias tóxicas que provocan inflamaciones en el sistema digestivo. A continuación hay que espesar la leche de soja, para lo que se utilizan coagulantes como el sulfato de soja o nigari. Este coagualante ayuda a separar la proteína de la soja del resto de la masa (en la isla de Okinawa utilizan agua de mar para elaborar lo que se conoce como «tofu isleño»). El último paso es prensar la proteína hasta conseguir bloques de tofu que se puedan cortar una vez se hayan enfriado. Los bloques de tofu son diferentes según el tipo de tofu.

Alubias blancas: todas las alubias o judías del género Phaseolus contienen fasina, una glicoproteína tóxica para el organismo humano (proteína) que se desactiva con el calor (cocción a más de 70 °C). Sin embargo, la otra cara de la moneda es que la cocción hace que se pierdan algunas vitaminas, como la vitamina C.
Una vez cocidas, las alubias blancas se pueden consumir en grandes cantidades, aunque conviene tener en cuenta que favorecen la formación de flatulencias. Esto se debe a los polisacáridos que contienen las alubias y que el ser humano no puede digerir correctamente; las bacterias del intestino los convierten en gases.

Curry: el curry en polvo es una mezcla de unas trece especias diferentes cuya elaboración varía enormemente de unos lugares a otros. Algunos componentes, como la cúrcuma, que le da a la especia su característico color dorado, siempre aparecen en la composición de la mezcla. Asimismo, especias como el cilantro, el comino, la pimienta negra y la alhova le aportan al curry ese sabor que todos reconocemos y, por lo tanto, también se pueden encontrar en casi todas las mezclas de curry en polvo.

Jengibre: el jengibre es muy aromático y tiene un sabor fuerte y picante que debe al gingerol, que tiene propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas. El borneol y el cineol aportan al jengibre sus propiedades digestivas, antieméticas y fortalecen el estómago, además de estimular el apetito y la circulación. En cocina suele utilizarse el rizoma del jengibre fresco, seco o molido. El jengibre verde o joven es el rizoma recién recolectado, que tiene un sabor más suave y menos leñoso.

Consejos

Usos del tofu: tal y como se observa en el proceso de elaboración que se describe en el apartado de «Observaciones», los bloques de tofu se preparan a partir de la proteína del tofu prensada. La proteína tiene un sabor neutro, por lo que podemos decir que el tofu natural es bastante insípido. Esto resulta una ventaja a la hora de añadir especias y sabores y es uno de los motivos por los que el tofu es tan versátil. El tofu también se puede emplear para elaborar postres. En la cocina asiática oriental el tofu se come natural o poco condimentado.

Preparación alternativa

Nota de la autora: «En lo que respecta a las verduras, los currys ofrecen un sinfín de posibilidades. En la receta principal que aparece más arriba, yo utilizo verduras veraniegas que se preparan rápido. Si tiene patatas o calabazas en casa, también puede convertir esta receta en un guiso de invierno abundante y contundente.
Algunas ideas para preparar curry de invierno son: utilizar patatas de dureza firme o media en lugar de los daditos de coliflor o combinar la mitad de coliflor con la mitad de patata. Sustituir los calabacines por daditos de calabaza normal, de calabaza moscata o de cualquier otra calabaza de invierno de su elección. No emplear judías verdes y en su lugar añadir dos o tres puñados de col rizada o espinacas junto con los guisantes. Aumentar la cantidad especificada de agua a 625 mililitros y triturarlo todo junto con el tomate y las alubias. Y LO MÁS IMPORTANTE DE TODO: Este curry debe cocerse durante bastante tiempo para que las patatas y la calabaza de invierno queden blandas. El tiempo de cocción se duplica a 40 minutos. Tenga cuidado y añada hacia el final entre 125 y 250 mililitros de agua en caso de que el curry esté muy espeso o parezca que vaya a quemarse. Es posible que tenga que usar un poco más de sal, por lo que es mejor probarlo cuando ya esté listo y condimentar con sal y zumo de limón».

Ajustar la pungencia: la cantidad de chiles en la pasta de curry se puede ajustar según las preferencias personales, pues además hay que contar con la pungencia del jengibre. Una alternativa es reducir o aumentar la cantidad de dátiles para obtener un plato más suave.

Encontrar recetas