Fundación Salud y Alimentación
Fundación
Salud y Alimentación
Suiza
La mejor perspectiva para su salud

Yogur de coco, vegano

El yogur de coco es una alternativa de leche de coco con cultivos de bacterias. Este producto vegano se puede comprar ya listo o prepararlo en casa.
La información sobre la composición del ingrediente se corresponde con la tabla de información nutricional y está incluída. No había más detalles disponibles.
    29
Macronutrientes carbohidratos 28.62%
/19
Macronutrientes proteinas 19.4%
/52
Macronutrientes grasas 51.99%
  LA : ALA

La proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 no debería superar el  5:1. Enlace al texto explicativo.

Los valores no son significativos.

Pictograma tablas de nutrientes

El yogur de coco es un producto similar al yogur elaborado con leche de coco, se prepara con cultivos de bacterias usadas en la producción de yogur (como Streptococcus thermophilus o Lactobacillus bulgaricus). El yogur de soja es una alternativa similar al yogur sin lactosa elaborado con leche de soja.

Usos culinarios:

El yogur de coco tiene usos muy diversos. Es un excelente sustituto vegano del yogur para el muesli por las mañanas o las gachas con avena, aunque también está delicioso con fruta fresca. El producto acidificado del coco se puede usar también para decorar o refinar pasteles, tartas, cremas u otros postres fríos. La leche del yogur se sustituye fácilmente por el yogur de coco cremoso en pasteles, muffins o en el lassi de mango. Además, también se elabora un yogur helado vegano fantástico con yogur de coco o se puede añadir a batidos.

El sabor de este yogur puede ser más dulce o agrio dependiendo del producto y la elaboración. El contenido en grasas a menudo es alto y hace que parezca cremoso.

El yogur de coco también está bueno en salsas frías y picantes o cremas para untar, como se muestra en la siguiente receta:

Receta vegana de hummus de alubias:

Ingredientes: una cabeza de ajo, una cucharada de aceite de oliva (como alternativa aceite de canola), una lata o bote de conserva de alubias blancas cocidas (o cocer en casa después de estar en remojo), seis cucharadas de yogur de coco natural, zumo de lima (de media lima) y ralladura, una cucharadita de pimienta de cayena, media cucharadita de sal.

Preparación: precalentar el horno de convección a 200 °C. Eliminar la parte superior de la cabeza de ajo, pelar un poco y rociar con aceite. Envolver la cabeza de ajo con papel de aluminio y hornear durante 35-40 minutos hasta que estén blandos, después, picar fino. Quitar el líquido de la conserva de alubias cocidas, triturar con la batidora junto con el yogur de coco, la ralladura de lima, el zumo de lima, la pimienta de cayena y la sal. Echar el hummus cremoso en un bol, espolvorear pimienta de cayena y añadir un poco de aceite.

Adquisición. ¿Dónde comprarlo?

En España, los productos similares al yogur de coco se pueden adquirir en Hipercor, Carrefour, Alcampo o Mercadona, a veces incluso ecológicos. Hay comercios que no ofrecen este producto habitualmente. También es posible encontrarlo en herbolarios o tiendas de productos orgánicos (como en Herbolario Navarro). En España, lo comercializa sobre todo la marca Abbot Kinney’s, aunque Alpro ofrece una variante de yogur vegetal de soja con coco.

Los productos pueden variar en cuanto a consistencia (de sólidos y grumosos a casi líquidos), sabor y precio. Los que saben muy intensamente a coco a menudo también tienen una toque agrio más marcado. Por eso es mejor probar los productos que se compran y entonces decidir qué yogur de coco vegano usar.1 En España, es difícil encontrar yogur de coco en diferentes sabores, pero normalmente el contenido de azúcar es también mucho más alto.

Elaboración propia:

El yogur de coco se puede elaborar en casa con pocos ingredientes muy fácilmente. Para 1 kg de yogur de coco se necesitan 800 ml de leche de coco ecológica en lata, una o dos cucharaditas de agar (como espesante) y cultivos iniciadores de yogur (este fermento contiene bacterias lácticas). También se puede intentar sin espesantes, sin embargo, el yogur vegano suele ser mucho más líquido que el de leche de vaca. Los dos últimos ingredientes están disponibles sobre todo en el comercio online.

Para que la grasa de la leche de coco se mezcle mejor con el agua que contiene, es aconsejable dejar la conserva durante la noche a temperatura ambiente. La leche de coco se mezcla muy bien con la batidora. De esta, se añade a la olla alrededor de 100-200 g y se mezcla con el agar. La mezcla tiene que cocer durante unos dos minutos; no se olvide de remover. Enfriar (!) Añadir a la mezcla la leche de coco que había sobrado antes y mezclar bien con la batidora. La temperatura no debe superar los 45 ºC, de lo contrario las bacterias lácticas mueren. Remover bien después de añadir el fermento.

Si tiene una yogurtera, vierta la leche de coco en ella y déjela reposar durante 14-18 horas. Si no la tiene, también se puede preparar el cultivo en el horno. Para ello, se necesita una temperatura de 40 ºC, 45 ºC como máximo. A veces, con encender la luz del horno es suficiente, porque la bombilla produce bastante calor. La temperatura se puede medir fácilmente con un termómetro. El yogur, llenado en botes con rosca o con cierre hermético, también se deja en el horno durante 14-18 horas.

También se puede poner el yogur sobre un radiador, pero es difícil mantener los 40 °C constantes. Cuanto más corto sea el tiempo de fermento, más suave y líquido será el yogur, cuando más tiempo, el sabor será más agrio. Después de la fermentación hay que dejar el yogur durante un día en el frigorífico, porque solo cuando se enfría adquiere la consistencia típica de yogur sólido.2 En principio, es posible reutilizar 100 g del cultivo inicial original para la siguiente ronda de yogur de coco. Sin embargo, se requiere un grado de pureza alto y solo funciona si el cultivo inicial tiene suficiente «alimento» hasta que se vuelva a utilizar. Aunque el frío del frigorífico ralentiza la actividad de las bacterias lácticas, no las hace detenerse. Esto también es esencial para que las bacterias puedan «empezar» de nuevo la próxima vez que se usen.

Consejos: En los días demasiado calurosos de verano, es posible que el yogur no fermente y se estropee. Para platos fríos se pueden usar otros espesantes como la goma garrofín, la goma guar o la tapioca. Además del agar, el almidón de raíz de flecha, el almidón de maíz, la fécula de patata o la pectina son útiles para hervir. También es importante mantener el tiempo de reposo y no «mirar cómo está el yogur», porque los movimientos pueden interferir con la fermentación.

Conservación:

El yogur de coco casero se puede almacenar en el frigorífico durante unos 5-7 días después de abrirlo. Si compra el yogur, lea la fecha de caducidad en el paquete. Los productos abiertos deben consumirse en pocos días.

Composición. Valor nutricional. Calorías:

Los nutrientes dados aquí, incluyendo los de la tabla de debajo, son valores medios de cinco productos comerciales diferentes. El contenido calórico es de aproximadamente 94 kcal/100 g y el contenido de grasa de alrededor de 8,2 %, del cual más o menos el 6,8 % son grasas saturadas. Los carbohidratos representan alrededor del 4,5 % (del cual 1,5 % es azúcar) y más o menos el 3 % son proteínas. Cabe mencionar las diferencias entre los productos comprados en particular en el contenido de grasa (a veces hasta 18 g/100 g) y en el contenido de azúcar (hasta 4,3 g/100 g).

Los productos terminados a menudo contienen, además de agua y leche de coco, también tapioca o pectina como espesantes, goma garrofín como estabilizador, sal, almidón de maíz modificado, dextrosa, fosfatos de calcio, aromas y colorantes. Además de las llamadas bacterias lácticas (Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus), en los cultivos de bacterias también se utilizan Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium lactis.

Aspectos relacionados con la salud. Efectos:

El valor para la salud del yogur de coco es controvertido, al igual que otros productos de coco. Esto se debe a que el contenido de ácidos grasos en la pulpa de coco es muy alto, alrededor del 82 %. El contenido total de grasa de este sustituto de yogur puede variar según la materia prima y la elaboración propia, 100 g de leche de coco en conserva pueden contener entre 18 y 22 g de grasa.

Sin embargo, el yogur de coco es un excelente sustituto del yogur de soja para aquellos con alergia a la soja. Como alternativa, se pueden elaborar yogures veganos también con otras bebidas vegetales como la leche de avena, la leche de arroz o la leche de almendras.

El yogur de coco no tiene ni lactosa ni gluten.

Peligros, intolerancias y efectos secundarios:

Las grasas saturadas promueven el aumento de los niveles de colesterol, lo que causa enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. No solo las grasas animales contienen muchos ácidos grasos saturados. Además del aceite de coco (manteca de coco) con un 82 %, el aceite de palma con alrededor del 49 % y la manteca de cacao (aproximadamente el 60 %) también son ricos en ácidos grasos saturados .

La grasa que contiene el yogur de coco puede favorecer el sobrepeso, sobre todo, cuando no se conoce el contenido en grasa de los productos elaborados.

Información general:

Desde hace tiempo se sabe que los productos fermentados son más duraderos que los productos frescos, esto era cierto en especial en el caso de la leche fresca. Los pueblos euroasiáticos elaboraron el primer yogur fermentado a partir de leche de oveja en el siglo VII.3

Nombres alternativos:

Según el DPD (Diccionario Panhispánico de Dudas), el término correcto es yogur. Se deben evitar otras grafías como yoghourt, yogourt, yoghurt y yogurt, que se usan en otras lenguas como inglés o francés.

En inglés, el yogur de coco se conoce como coconut yogurt, coconutmilk yogurt alternative o coconut cream yogur alternative. A veces se puede encontrar con el nombre de coconut cream. Las denominaciones diferentes son casi tan numerosas como los vendedores del producto.

Bibliografía:

3 fuentes

En el mundo científico, usar Wikipedia como fuente es controvertido, pues a menudo sus artículos carecen de información bibliográfica (autoría) o esta no es del todo fiable. Nuestros pictogramas nutricionales incluyen las kcal.

  1. wordpress.com The Vegan Taste Tester. Produktvergleich Kokosjoghurt.
  2. Smort.de Einfach günstig Kokosjoghurt selber machen aus Kokosmilch.
  3. Farnworth ER. Handbook of fermented functional foods. Second Edition. CRC Press. 2008.

Comentarios