Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Albóndigas de alcaparras con puré de zanahoria y vino blanco

Aunque estas albóndigas de alcaparras con hierbas aromáticas, puré de zanahorias y salsa de vino blanco cuesten trabajo, es un esfuerzo que merece la pena.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

60min    80min    alta  
  Agua 78,8 %  61/18/21  LA 8:1 ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para las albóndigas de alcaparras y hierbas aromáticas
250 mlAgua potable (250 g)
½ cdta.Sal de mesa (3 g)
150 gEspelta en grano
400 gTofu
4 cdas.Almidones de maíz (40 g)
1 ramaPerejil, fresco (30 g)
1 ramaCebollino, crudo (25 g)
½ Cebolla, cruda (55 g)
1 cdta.Aceite de oliva (4,5 g)
2 cdtas.Semillas de cilantro (3,6 g)
1 cdta. molidaSemilla de mostaza, amarilla (4,5 g)
½ cda.Salsa de soja Genen Shoyu, baja en sal (8 g)
4 cdas.Alcaparras en conserva (34 g)
½ cdta. molidaEspecias, pimienta negra (1,2 g)
1 cdta.Ajo en polvo (3,1 g)
1 cdta.Mejorana, seca (0,6 g)
Para el puré de zanahoria
700 gZanahorias, crudas
2 cdas.Aceite de oliva (27 g)
1 gAzúcar moreno
100 mlAgua mineral (102 g)
180 mlNata de avena (183 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)
1 pizcaNuez moscada, molida o rallada (0,1 g)
Para la salsa de vino blanco
150 mlNata de avena (152 g)
50 mlVino de mesa, blanco, sin variedad específica (50 g)
2 hojasLaurel (0,36 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)
200 gBerros hortelanos, crudos

Utensilios de cocina

  • batidora manual o batidora de vaso
  • cazuela
  • cocina (artefacto)

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • remojo
  • rehogar
  • caramelizar
  • mezclar
  • tostar
  • reposar
  • degustar
  • hervir
  • hacer puré
  • mondar
  • pelar
  • amasar con las manos

Preparación

  1. Para las albóndigas de alcaparras y hierbas aromáticas
    Poner agua a cocer con un poco de sal y llevar a ebullición. Verter la espelta y esperar otra vez a que el agua vuelva a hervir. Retirar del fuego y dejar la olla tapada durante 20 minutos para que la espelta se hinche.

  2. Trocear el tofu con un tenedor. Agregarlo a la olla de la espelta junto con el almidón de maíz. Picar el perejil y picar el cebollino muy fino.

  3. Pelar las cebollas, cortarlas en trozos pequeños y saltearlas un poco con algo de aceite. Añadir todo a la mezcla de espelta junto con las hierbas aromáticas, las especias, la salsa de soja y las alcaparras picadas.

  4. Otra opción es utilizar cebolla frita envasada, tal y como hace la autora en la receta original. Nosotros hemos reducido la cantidad de salsa de soja a la mitad.

    A diferencia de la receta original, en la que emplean salsa de soja tamari sin gluten, nosotros utilizamos una variante baja en sal de la salsa de soja genen shoyu.

  5. Humedecerse las manos y comenzar a dar forma a estas pequeñas albóndigas.

  6. Poner a hervir agua en una olla grande, añadir sal y agregar las albóndigas. Bajar el fuego y dejar que las albóndigas sigan cociéndose en el agua hirviendo durante diez minutos más. Retirarlas y mantenerlas calientes. Guardar el caldo para la salsa.

  7. Para el puré de zanahoria
    Pelar las zanahorias y cortarlas en rodajas. Calentar aceite en una olla y saltear las zanahorias entre dos y tres minutos. Agregar el azúcar y dejar que se caramelicen un poco. Incorporar el agua mineral. Cocer a fuego lento removiendo de vez en cuando hasta que las zanahorias estén tiernas.

  8. En la receta original se utiliza el doble de aceite. Asimismo, la autora también emplea azúcar normal, que nosotros hemos sustituido por azúcar moreno.

  9. Añadir la nata, dejar que cueza durante un minuto, triturar y condimentar con sal, pimienta y nuez moscada.

  10. La autora indica «nata» en los ingredientes, pero nosotros hemos decidido utilizar «nata de avena». Sin embargo, puede emplear cualquier otro tipo de nata vegana, como nata de arroz o de soja.

  11. Para la salsa de vino blanco
    Poner a hervir 200 mililitros del caldo de las albóndigas. Añadir todos los ingredientes que aparecen en la lista excepto los berros hortelanos. Cocer a fuego lento durante dos minutos, condimentar y retirar las hojas de laurel. Cortar los berros con unas tijeras y triturar la salsa con una batidora.

  12. En la receta original Josita Hartanto utiliza «dos boles de berros» de unos 100 gramos cada uno y nosotros hemos ajustado las cantidades en consecuencia.

  13. Servir
    Añadir las albóndigas a la salsa y calentar un poco. A continuación, servirlas junto con el puré de zanahoria.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Aunque estas albóndigas de alcaparras con hierbas aromáticas, puré de zanahorias y salsa de vino blanco cuesten trabajo, es un esfuerzo que merece la pena.

Espelta en grano: la espelta en grano se obtiene de la espelta, un pariente del trigo. Los granos se recogen antes de que estén maduros del todo, se tuestan sobre un fuego de madera de haya y se muelen. La composición es muy similar a la del trigo, con la excepción de que la cantidad de ácido silícico es notablemente mayor. Al igual que sucede con el trigo, la espelta contiene gluten, lo que puede provocar problemas de salud a las personas alérgicas a esta sustancia (intolerantes al gluten).

Nata de avena: la nata de avena se elabora a partir de copos de avena, agua y aceite. Esta alternativa vegetal a la nata tradicional se puede utilizar para refinar el sabor de sopas y salsas, aunque no se puede montar. La avena es rica en vitaminas, minerales y proteínas. Estas últimas, a su vez, contienen muchos aminoácidos esenciales. Si desea preparar su propia nata de avena, eche un vistazo a nuestra receta.

Alcaparras: las alcaparras son los brotes de la flor encurtidos en salmuera y vinagre, lo que hace que adquieran ese sabor fuerte y picante.

Semillas de cilantro: las semillas de cilantro contienen el 60 % de los aceites esenciales de la planta. Entre otros, podemos encontrar linalool y geraniol, que son los principales responsables del aroma de las semillas y los que más permanecen una vez se secan.

Berro hortelano: los berros hortelanos destacan por ser ricos en vitamina C, hierro, calcio y ácido fólico. Su sabor característico, que se debe a uno de los glucosinolatos que contiene; es muy picante y recuerda un poco a la mostaza. En cocina se utilizan sobre todo los brotes, ya que se pueden empezar a recolectar una semana después de la siembra.

El tofu y su elaboración: este alimento de origen asiático, también conocido como queso de soja, es muy apreciado sobre todo por personas vegetarianas y veganas debido a su alto contenido en proteínas. Además, no contiene lactosa, colesterol ni gluten.
El primer paso para preparar tofu es obtener leche de soja. Para ello, hay que poner en remojo las semillas de soja, triturarlas y cocer el líquido resultante. Este último paso se realiza con el fin de eliminar las sustancias tóxicas que provocan inflamaciones en el sistema digestivo. A continuación hay que espesar la leche de soja, para lo que se utiliza un coagulante como el sulfato de soja o nigari. Este coagualante ayuda a separar la proteína de la soja del resto de la masa (en la isla de Okinawa utilizan agua de mar para elaborar lo que se conoce como «tofu isleño»). El último paso es prensar la proteína hasta conseguir bloques de tofu que se puedan cortar una vez se hayan enfriado. Los bloques de tofu son diferentes según el tipo de tofu.

Consejos

Polvo de mostaza recién molido: si cuenta con granos de mostaza, puede ponerlos en un molinillo de café o picarlos contra una superficie lisa y obtener el polvo de mostaza usted mismo. La pungencia del polvo de mostaza varía según el tipo de semilla que se utilice pues, mientras que las semillas de mostaza amarilla son más bien suaves, las de la marrón y la negra son notablemente más picantes. A diferencia del polvo de mostaza casero, muchos de los productos que se comercializan incluyen aditivos como hierbas aromáticas o harina de maíz.

Cocinar con semillas de cilantro: las semillas de cilantro hay que tostarlas brevemente y, siempre que sea posible, molerlas cuando estén frescas, ya que de lo contrario el sabor amargo predomina sobre el aroma.

Usos del tofu: tal y como se observa en el proceso de elaboración que se describe en el apartado de «observaciones», los bloques de tofu se preparan a partir de la proteína del tofu prensada. La proteína tiene un sabor neutro, pero podemos decir que el tofu sin especiar es bastante insípido. Esto resulta una ventaja a la hora de añadir especias y sabores, y es uno de los motivos por los que el tofu es tan versátil. El tofu también se puede emplear para elaborar postres. En la cocina asiática oriental el tofu se come natural o poco condimentado.

Preparación alternativa

Sal y aceite: hemos reducido de forma deliberada la cantidad de aceite. La necesidad de aceite, al igual que la de sal, varía según el comensal, pero nosotros hemos tratado de utilizar la menor cantidad posible. En este caso, las alcaparras contienen un 6 % de sal y la salsa de soja alrededor de un 14 %, por lo que el plato ya es bastante rico en sal por sí mismo. Si desea saber más sobre la importancia de reducir la sal y el aceite en sus comidas y las repercusiones para la salud que tienen ambos alimentos, le recomendamos que lea el libro Sal, azúcar y grasas.

Encontrar recetas