Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Hamburguesa crudivegana Zuccoti Park con batatas

Aproveche el bagazo de almendras de la leche de almendras para preparar esta maravillosa hamburguesa crudivegana Zuccoti Park con batatas.

crudiveganas

15min    22h    intermedia  
  Agua 66,4 %  43/16/40  LA (13.4g) 2:1 (8.5g) ALA
Haga clic para una receta optimizada para la salud.
( Motivación...)


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual
  • molinillo de café, eléctrico
  • deshidratador de alimentos
  • colador
  • bolsa para leches vegetales

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • picar o moler
  • plato frío
  • remojo
  • mezclar
  • prensar
  • pelar
  • tamizar

Preparación

  1. El día anterior (remojo)
    Poner en remojo los tomates deshidratados y las nueces de la hamburguesa vegana y dejarlos durante toda la noche. Poner también en remojo, pero aparte, las almendras que utilizaremos para elaborar la leche de almendras de los panes de hamburguesa.

    Para preparar los panes de la hamburguesa necesitará tanto el bagazo como la leche de almendras. Utilice la leche de almendras que sobre para otros fines. Entendemos por «bagazo» los restos sólidos de almendra que quedan tras la elaboración.

  2. Para la leche de almendras
    Para empezar, triturar las almendras del remojo. A continuación, agregar cuatro veces la cantidad de agua y volver a triturar. Para terminar, filtrar el líquido con una bolsa para leches vegetales. De esta forma, separará la leche de almendras del bagazo, ya que debemos reservar ambos para más adelante.

    Si tiene bagazo de almendras, puede utilizar leche de almendras ya preparada. También puede emplear un trapo de cocina limpio, una gasa o una tela para filtrarla.

    Encontrará una receta para elaborar la leche de almendras en el siguiente ENLACE.

  3. Preparar las hamburguesas veganas
    Enjuagar los tomates y las nueces después del remojo. Triturarlos junto con el resto de ingredientes, excepto la cebolla fresca, el perejil y las cáscaras de psyillium, hasta conseguir una mezcla poco uniforme que permita distinguir los distintos ingredientes.

    Encontrará una receta para preparar la cebolla deshidratada en la página 107 del mismo libro.
    Los autores recomiendan utilizar pimentón ahumado en polvo. 

    Depende de usted empezar por los panecillos, por las hamburguesas veganas o hacer ambos al mismo tiempo, si el deshidratador de alimentos es lo suficientemente grande.

  4. A continuación, pelar y picar la cebolla en daditos. Picar el perejil muy fino. Agregar a la masa de las hamburguesas la cebolla recién picada, el perejil y las semillas de psyillium. Dar forma a las cuatro hamburguesas (para cuatro raciones) y deshidratarlas durante varias horas.

  5. Preparar los panes de hamburguesa
    Para empezar, triturar las semillas de lino dorado en una batidora (molinillo de café) hasta conseguir un polvo fino. A continuación, hacer lo propio con las de chía.

  6. Introducir todos los ingredientes de los panecillos en un cuenco. Mezclarlos y amasarlos hasta conseguir una masa suave.

    El bagazo de almendras y la leche de almendras son los que ha preparado en el segundo paso.

    Si la masa de pan está demasiado seca en el momento de amasarla, puede añadirle un poco más de leche de almendras.

  7. Los panecillos ya estarán prácticamente terminados. A continuación, dar forma a los panes de hamburguesa, más grandes o más pequeños. Con las cantidades que hemos indicado, obtendrá cuatro panes de hamburguesa grandes, es decir, ocho medias mitades (para cuatro raciones).

    Cuando más pequeño sea el pan, es decir, cuanto menos grueso sea, más rápido se deshidratará.

  8. Para terminar, deshidratar los panes de hamburguesa durante diez horas en el deshidratador de alimentos.

  9. Terminar
    Acompañar de lechuga o de pequeñas rodajas de pepino, tomate, pimiento o cebolla.

    En cuanto a las salsas, los autores nos remiten a la página 103 del mismo libro. Encontrará otras propuestas en el apartado «Preparación alternativa».

Observaciones sobre la receta

Aproveche el bagazo de almendras de la leche de almendras para preparar esta maravillosa hamburguesa crudivegana Zuccoti Park con batatas.

Tamaño de las raciones: con esta receta obtendrá cuatro hamburguesas (no se incluyen la lechuga, los tomates ni ningún tipo de guarnición). A la hora de calcular las porciones, se asume que la hamburguesa se acompañará de alguna guarnición como, por ejemplo, una ensalada.

Tiempo requerido: esta receta requiere mucho tiempo por el remojo de los ingredientes y el deshidratado de los panes. El primer paso se puede hacer sin problemas el día anterior y los panes se pueden deshidratar durante la noche, ya que el proceso lleva unas diez horas.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas, una ración cubre las necesidades diarias de vitamina E, manganeso, triptófano y cobre. Esta receta aporta el 67 % de las necesidades diarias de grasas, un porcentaje demasiado alto. La proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 es de 2:1, muy por debajo de la máxima recomendada de 5:1. ¡Y cubre prácticamente el cien por cien de las necesidades diarias de sal!

Salud: por motivos de salud, hemos preparado una receta melliza con algunas variaciones. Pinche en el siguiente enlace, en el que encontrará los motivos de los cambios: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Batatas: estos tubérculos, parecidos a las patatas, pueden ser de distintos colores: amarillos con la piel roja, anaranjados rojizos con la piel marrón o blancos con la piel clara.

Semillas de lino: tienen un porcentaje de grasas del 40 %. De estas, alrededor del 50 % son ácido alfa-linoleico (ALA), un ácido graso esencial omega-3. Las semillas de lino tienen la mayor concentración de ácidos grasos omega-3 de todos los aceites vegetales.

Cáscaras de psyllium: son un espesante vegetal perfecto para ligar y mejorar la consistencia. Son ricas en fibra, lo que las convierte en un alimento perfecto para estimular los intestinos. Ayudan en caso de estreñimiento y se consideran un laxante natural.

Aceite de cáñamo: este aceite es rico en ácidos grasos omega-3 y omega-6. Destacan especialmente el ácido alfa-linolénico y el ácido linoleico, dos nutrientes esenciales.

Semillas de chía: las semillas de chía proceden de México y se caracterizan por ser ricas en calcio, hierro, fibras solubles y ácidos grasos omega-3. Podemos aprovechar mejor sus propiedades si las trituramos primero.

Consejos

Conservar las semillas de chía: las semillas de chía se pueden guardar hasta cinco años, por lo que tienen una mayor vida útil que, por ejemplo, la linaza. La mejor forma de conservarlas es introducirlas en un recipiente hermético y guardar este en un lugar oscuro y fresco (que no húmedo).

Guardar las batatas: los boniatos, ricos en agua, no tienen tanta vida útil como las patatas. Aun así, conseguirá que se conserven mejor si es cuidadoso y, por ejemplo, evita que haya puntos de presión.

Aceite de cáñamo: el característico color del aceite de cáñamo depende de la forma de producción y de componentes como los carotenoides o la clorofila. El aceite prensado en frío suele tener un color verde o amarillento, mientras que el prensado en caliente tiene un color verde oscuro. Como ocurre con otros aceites, a la hora de comprar aceite de cáñamo crudo hay que prestar atención a la calidad, ya que incluso el aceite prensado en frío se somete a temperaturas de hasta 60 °C, aspecto que en ocasiones dejamos pasar.

Receta rica en grasas: el alto contenido en grasas de la receta se debe principalmente al aceite de cáñamo, a las almendras y a la linaza.

Preparación alternativa

Leche de almendras: dado que para esta receta necesitará tanto el bagazo de almendras como la leche, le recomendamos que la prepare usted mismo (encontrará una receta aquí: leche de almendras crudivegana. Si le queda bagazo, pero no leche, también puede recurrir a leches comerciales.

Salsas que combinan: además de las salsas que aparecen en la página 103 del mismo libro, le animamos a que pruebe algunas de nuestro recetario: salsa de champiñones y alubias o salsa de tomate con tamarindo.