Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Salsa makhani vegana con garam masala y tomates frescos

Esta variante vegana de la salsa makhani lleva garam masala y tomates frescos. Puede ser la salsa básica de muchos platos indios.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

30min    45min    baja  
  Agua 84,6 %  58/14/28  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • cocina (artefacto)
  • batidora de vaso
  • sartén

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • rehogar
  • saltear
  • degustar
  • saltear
  • hacer puré
  • mondar
  • pelar

Preparación

  1. Para la salsa
    Pelar los dientes de ajo, las cebollas y el jengibre. Cortar el ajo en trozos gruesos y picar las cebollas y el jengibre muy finos.

  2. A fuego medio, calentar el aceite en una sartén grande. Tostar el comino, las semillas de cilantro y, si desea añadirla, la hoja de laurel en el aceite caliente durante un minuto.

  3. Agregar el ajo y saltearlo durante unos dos minutos, hasta que los bordes adquieran una tonalidad dorada. Añadir la cebolla y el jengibre y saltearlos durante siete minutos sin dejar de remover. Incorporar la cúrcuma, la pimienta de Cayena y el garam masala.

    La hoja de laurel es opcional.

  4. Cortar los tomates frescos en daditos y mezclarlos con los anacardos, la sal y 60 mililitros de agua (otra opción es emplear leche de almendras). Dejar cocer a fuego lento durante unos cinco o seis minutos removiendo constantemente hasta que los tomates adquieran la consistencia necesaria para una salsa. Dejar que se enfríe, retirar la hoja de laurel y verter los ingredientes de la salsa en el vaso de la batidora.

    Según la autora, también puede utilizar tomates enteros en conserva en lugar de tomates frescos.

    Hemos reducido la cantidad de sal de forma deliberada. En la receta original, la autora indica media cucharadita o una cucharadita de sal para cuatro raciones. Sazone según sus preferencias personales.

  5. Agregar los otros 60 mililitros de agua (o leche de almendras) y triturar hasta conseguir una salsa uniforme. Verter la salsa en un recipiente para conservarla o, si la va a utilizar inmediatamente después, en la sartén. Añadir las hojas de alholva y el azúcar. A continuación, condimentar al gusto. 

    La receta original lleva hojas de alholva secas.

  6. Conservación
    Si se guarda en un recipiente hermético dentro de la nevera, la salsa se conserva en perfectas condiciones unos tres días. Si se congela, puede utilizarla hasta dos meses después.

    Según la autora, con esta receta obtendremos entre 360-480 mililitros de salsa, cantidad suficiente para acompañar cuatro raciones.

Recetas con tablas de nutrientes

Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Esta variante vegana de la salsa makhani lleva garam masala y tomates frescos. Puede ser la salsa básica de muchos platos indios.

Perfil nutricional: conviene que tengamos en cuenta que no es un plato en sí mismo, sino un mero ingrediente para preparar otras recetas. Esta salsa es relativamente rica en cobre y manganeso. Hemos reducido la cantidad de sal de forma deliberada, de manera que los aportes nutricionales ahora están más equilibrados. Sin embargo, podemos aumentar la cantidad, siempre que la guarnición mantenga unos valores bajos. Para más información, pinche en el siguiente enlace: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Tamaño de las raciones: según la autora, obtendrá entre 360- 480 mililitros de salsa para cuatro raciones.

Garam masala: a diferencia del curry en polvo, el garam masala no contiene cúrcuma, por lo que su sabor no solo es más intenso, sino también más complejo. Se puede encontrar en tiendas de alimentación indias, supermercados bien surtidos o por Internet, bien en polvo, con las especias enteras o en forma de pasta. La variante entera, es decir, sin procesar, tiene una mayor vida útil y pierde menos aroma. Encontrará una receta para elaborar su propia mezcla de especias en el siguiente enlace.

Aceite de cártamo: el aceite de cártamo (Carthamus tinctorius) se obtiene del prensado en frío de las semillas del cártamo. Los egipcios ya utilizaban esta planta alrededor del 3500 a.C. como tinte vegetal para, por ejemplo, teñir las vendas de las momias. Hoy en día, tanto los pigmentos rojos como los amarillos que se obtienen de sus pétalos se utilizan como colorante en cosmética y en la industria alimentaria, en parte porque son bastante baratos. Además, el cártamo también se utiliza como sustituto del azafrán, aunque las diferencias entre ambos saltan a la vista. Podemos distinguir dos tipos de este aceite: uno con alto porcentaje de ácido oleico esterificado (high oleic) y otro en el que predomina el ácido alfa-linolénico esterificado.

Consejos

Buenas combinaciones: el sabor de esta salsa combina de maravilla con unas albóndigas de lentejas o un pilaf (páginas 56 y 55 del mismo libro, respectivamente).

Preparación alternativa

Alternativa sin frutos secos: para preparar una versión sin frutos secos, utilice 60 gramos de tofu sedoso o nata de coco en lugar de los anacardos. Tal y como hemos hecho nosotros, puede sustituir la leche de almendras por agua o por leche de coco entera (sin desgrasar). Esta última es más saciante y resulta más aromática por el porcentaje de aceites que contiene, pero también es muy rica en ácidos grasos saturados. Por este motivo, nosotros recomendamos emplear agua.

Elaborar leche de almendras casera: en el siguiente enlace encontrará una guía sencilla para preparar su propia leche de almendras, sin conservantes, espesantes ni ningún otro tipo de aditivo: leche de almendra crudivegana.

Otras variantes de Richa Hingle:

- Salsa tikka masala: triturar salsa makhani, una cucharada de pasta de tomate y entre 75-120 mililitros de yogur vegetal hasta conseguir una mezcla uniforme. Añadir las hojas de alholva y el azúcar. Condimentar al gusto. Utilizar la salsa en el momento o guardarla en la nevera.

- Salsa masala de mantequilla: verter la salsa makhani en una sartén o en una olla y llevarla a ebullición. Agregar verduras, tofu o soja texturizada al gusto, así como 120-240 mililitros de leche vegetal. Cocer a fuego lento hasta que la salsa haya espesado. Añadir una cucharadita de jengibre muy picado y dos cucharadas de chile verde también muy picado. Para preparar tofu makhani o tofu masala de mantequilla utilice tofu crujiente (página 243 del mismo libro). En el caso de la salsa masala de mantequilla, también puede emplear soja texturizada o seitán.

Encontrar recetas