Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Falafel verde al horno de Terry Hope Romero

Este falafel verde al horno de Terry Hope Romero puede enriquecerse con proteína de guisante y servirse como plato principal o como aperitivo.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

30min    9h    baja  
  Agua 40,3 %  64/18/18  LA (2.5g) 17:1 (0.1g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Antes de empezar a preparar el falafel al horno
200 gGarbanzos, crudos
Preparar el falafel verde al horno
1 ramaPerejil, fresco (30 g)
½ ramaHojas de cilantro crudas (10 g)
4 dientesAjos, crudos (12 g)
1 grandeCebolla, cruda (150 g)
1 ½ cdtas.Semillas de cilantro (2,7 g)
2 cdas.Zumo de limón, crudo (15 g)
1 cda.Aceite de oliva (14 g)
1 ½ cdtas.Comino molido (4,5 g)
½ cdta.Pimienta de Cayena (0,9 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 cdta.Levadura química (3 g)
60 gHarina de trigo integral
«Pintar» y hornear las bolas de falafel
2 cdas.Aceite de oliva (27 g)

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual
  • mortero
  • bandeja de horno
  • colador
  • exprimidor de cítricos
  • horno

Tipo de preparación

  • hornear
  • picar o moler
  • remojo
  • prensar
  • degustar
  • hacer puré
  • mondar

Preparación

  1. Antes de empezar a preparar el falafel al horno
    Cubrir los garbanzos con unos 7,5 centímetros de agua y dejarlos en remojo entre ocho y diez horas (a ser posible, por la noche).

  2. Preparar el falafel verde al horno
    Retirar el agua del remojo una vez pasado el tiempo.

    Precalentar el horno a 200 °C y preparar una bandeja de horno grande con papel vegetal.

  3. Picar el perejil y el cilantro; pelar los dientes de ajo, la cebolla y picarlos también; moler las semillas de cilantro. Poner todos los ingredientes en la batidora junto con el jugo de limón, el aceite de oliva, el comino, la pimienta de Cayena, la sal y la levadura. Triturar hasta obtener una pasta grumosa y espesa. Añadir poco a poco la harina, de forma que esta quede bien mezclada y la masa se vuelva más sólida. Dado que las cantidades de cilantro y perejil pueden variar según el manojo que se utilice, es posible que necesite más o menos harina de lo indicado.

    En la receta original se aconseja utilizar tres cuartas partes de una cucharadita de sal y tres cucharadas de aceite de oliva para cuatro comensales, cantidades que nosotros hemos reducido de forma deliberada. A su vez, hemos aumentando la cucharadita de semillas de cilantro y comino a cucharadita y media.

    En lugar de levadura, la autora emplea media cucharadita de bicarbonato de sodio.

    Variante más rica en proteínas: Terry Hope Romero utiliza 60 gramos de polvo de proteína de guisante en lugar de harina. Añada el polvo de proteína mientras tritura y, si lo mezcla bien, obtendrá una masa más firme.

  4. Probar la masa y añadir más sal o pimienta de Cayena al gusto. Después, preparar bolas del tamaño de una cuchara y colocarlas en la bandeja del horno.

    Para dar forma a las bolitas, la autora emplea dos cucharas soperas o un sacabolas de helado automático; este último facilita el proceso y consigue bolas más redondas y uniformes.

    Terry Hope Romero recomienda servir el falafel cuando todavía esté caliente. Dado que el paso que se describe a continuación le va a llevar unos 30 minutos, puede utilizar este tiempo parar preparar la guarnición y, de esta forma, servir el falafel nada más sacarlo del horno.

  5. «Pintar» y hornear las bolas de falafel
    Rociar o «pintar» cada bolita con aceite de oliva (aceite de oliva en espray) y hornear el falafel entre 20 y 24 minutos hasta que esté firme y la base tenga un color marrón y dorado.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Este falafel verde al horno de Terry Hope Romero puede enriquecerse con proteína de guisante y servirse como plato principal o como aperitivo.

Tamaño de las raciones: con las cantidades que se indican obtendrá unas 24 bolas para cuatro comensales.

Plato principal o guarnición: el tamaño de las porciones está pensado para que el falafel se utilice como acompañamiento. Sin embargo, también es posible convertirlo en el plato principal. El falafel combina muy bien con lechuga fresca y crujiente, un humus aromático en el que se pueda untar o una salsa de tomate casera. Si quiere alguna idea más, eche un vistazo al apartado «Preparación alternativa».

Falafel: el falafel forma parte de las cocinas de Oriente Medio y Próximo, así como del norte de África. En Israel, este plato vegetariano que cada vez disfruta de más popularidad en occidente y que tantas proteínas aporta, es el plato nacional. La preparación puede variar, aunque los alimentos básicos son los garbanzos, la cebolla, el ajo y las especias; el falafel tiene una gran demanda, sobre todo entre personas veganas y vegetarianas. Aunque suele asociarse a las freidoras, nosotros recomendamos prepararlo al horno, pues es más saludable y menos grasiento. Otra alternativa es freírlo en la sartén.

Consejos

Almacenar la masa o el falafel: si quiere preparar masa o bolas de falafel para más días o prefiere que las raciones sean más grandes, tanto la masa como el falafel ya preparado se conservan de maravilla tapados en el frigorífico. Sin embargo, mientras la masa puede guardarse en la nevera hasta cinco días sin que esto afecte al sabor, las bolas ya preparadas perderán parte del crujiente.

Firmeza de las bolas: en la receta original la autora utiliza polvo de proteína de guisante, pero nosotros hemos decidido utilizar harina. Sin embargo, con el fin de darle un poco más de sabor, puede emplear harina de garbanzo o de almendra. Lo mejor es añadir la harina poco a poco y aumentar la cantidad al final, de forma que logremos encontrar el equilibrio entre maleabilidad y firmeza. Dado que las cantidades de cilantro y perejil pueden variar según el manojo que se utilice, es posible que necesite más o menos harina de lo indicado. Las bolas deben ser lo suficientemente firmes como para mantener la forma y no deshacerse.

Preparación alternativa

Más rápido: para saltarse el tiempo de remojo, muchas recetas recomiendan utilizar garbanzos precocinados, lo que reduce el tiempo de cocción a poco menos de una hora. Sin embargo, en nuestra opinión esto influye tanto en el sabor como en la consistencia. De cualquier manera, deberá tener cuidado con la cantidad de harina que añade y asumir que el falafel no quedará tan crujiente. También resulta importante tener en cuenta que 100 gramos de garbanzos equivalen a unos 200 gramos de garbanzos precocinados.

Variante más rica en proteínas: también puede, tal y como se indica en la receta original que aparece en la página 140 del libro, utilizar polvo de proteína de guisante en lugar de harina en el paso tres de la preparación y triturar hasta que el polvo quede bien mezclado y la masa esté más solida.

Salsa para mojar: algunas salsas para mojar que combinan bien son el tzatziki (tzatziki con aliaria), el yogur vegano o alguna salsa de tomate afrutada o picante (salsa de tomate con tamarindo).

Posibilidades de combinación: el falafel se puede acompañar de muchas maneras, como muestra la autora Terry Hope Romero con su receta de falafel con patatas asadas, ensalada de pepino y aliño. Otras alternativas que combinan bien son las hojas de lechuga rellenas con chutney afrutado de mango o el humus en pan de pita con lechuga crujiente, que también resulta delicioso.

Encontrar recetas