Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Sopa de maíz veraniega con pimienta de Cayena y pimentón

El secreto de esta cremosa sopa es el maíz dulce, pero la pimienta de Cayena y el pimentón hacen que resulte simplemente perfecta.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

70min intermedia  
  Agua 62,8 %  81/11/08  LA (4.6g) 15:1 (0.3g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para las mazorcas de maíz
2 litrosCaldo de verduras vegano concentrado (2'000 g)
6 Mazorcas de maíz, peladas (1'800 g)
Para el resto de los ingredientes
2 Cebollas, crudas (220 g)
4 pencasApio crudo (120 g)
2 cdas.Tomillo fresco (4,8 g)
680 gPatatas, con piel, crudas
3 cdas.Aceite de oliva (40 g)
½ cdta.Semilla de cilantro (0,9 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
½ cdta.Pimentón (1,2 g)
¼ cdta. enteraEspecias, pimienta negra (0,72 g)
½ cdta.Pimienta de Cayena (0,9 g)
360 mlLeche de soja, sabor original, sin enriquecer (373 g)
Para el pimiento a la parrilla
1 Pimiento, rojo, crudo (164 g)
Para servir
15 gPerejil, fresco
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)

Utensilios de cocina

  • batidora manual o batidora de vaso
  • sartén
  • cocina (artefacto)
  • horno
  • mortero
  • cazuela

Tipo de preparación

  • cocer
  • asar
  • picar o moler
  • tostar
  • degustar
  • saltear
  • hacer puré
  • mondar

Preparación

  1. Para las mazorcas de maíz
    Verter el caldo de verduras concentrado en una olla grande y llevarlo a ebullición. Bajar el fuego y dejar que siga cociéndose a fuego lento. Mientras el caldo se calienta, desgranar las mazorcas de maíz (lo mejor es hacerlo en un cuenco para ensaladas, de forma que los granos de maíz no salten y caigan al suelo). En este paso debemos obtener cuatro tazas y media (680 gramos) de granos de maíz para ocho comensales. Añadir las mazorcas con los granos que les queden a la olla con la sopa y tapar. Dejar que cueza a fuego lento durante al menos veinte minutos.

    En la receta original utilizan caldo de verduras en lugar de caldo concentrado. Nosotros hemos realizado el cambio de forma deliberada para que la cantidad de sal del plato sea lo más baja posible. Encontrará más información al respecto en el apartado de observaciones.

  2. Para el resto de los ingredientes
    Mientras tanto, preparar el resto de los ingredientes. Pelar las cebollas y picarlas en dados. Lavar el apio y cortarlo en rodajas finas. Picar el tomillo. Lavar las patatas y cortarlas. Calentar en una gran sartén aceite a fuego medio. Freír la cebolla durante tres minutos. A continuación, agregar el apio y el tomillo. Dorar durante cuatro minutos más y apagar el fuego.

    Los autores indican que las cebollas deben ser grandes y las patatas, firmes.

  3. Retirar con unas pinzas las mazorcas de maíz de la olla y dejar que se enfríen en un plato aparte. Picar las semillas de cilantro en un mortero y agregarlas a la olla junto con las verduras, las patatas, la sal, el pimentón y la pimienta de Cayena. Dejar que cueza todo a fuego lento durante unos 25 minutos mientras la olla está tapada. Remover de vez en cuando.

    En la receta original se indica una cucharadita de sal. Lo mejor es que usted añada sal a su gusto, de forma que no use de más si no es necesario. En cuanto a la pimienta de Cayena, los autores especifican una gran pizca para ocho comensales. Nosotros recomendamos una cucharadita y media.

  4. Mientras tanto, raspar la mazorca de maíz con un cuchillo para extraer los granos de maíz que habían quedado. Deberíamos obtener una taza (150 gramos) de maíz.

  5. Una vez la sopa lleve 25 minutos cociéndose a fuego lento, añadir la leche de soja y todo el maíz. Cocer a fuego lento durante tres minutos más. Triturar un litro de sopa con una batidora para obtener un puré suave. Volver a colocar en la olla la sopa que haya sobrado y llevarla a ebullición. Una vez esté hirviendo, bajar el fuego y dejar que se cocine a fuego lento mientras se remueve de vez en cuando.

  6. Para el pimiento a la parrilla
    Mientras la sopa se cuece a fuego lento, coger el pimiento con unas pinzas de metal y asarlo sobre la llama de gas durante unos cinco minutos. Girar constantemente según la piel del pimiento vaya quemándose ligeramente. Colocar el pimiento en un plato para que se enfríe. Retirar la piel tostada con un trapo limpio o tirando suavemente. Quitarle el tallo y las semillas. Cortar el pimiento en dados pequeños y reservar.

    Si no tiene llama de gas o parrilla, puede asar los pimientos en el horno hasta que la piel se ponga oscura.

  7. Decorar y servir
    Picar perejil. Retirar la sopa del fuego y agregarle el perejil. Salpimentar. Verter la sopa en tazones o platos soperos y decorar con los daditos de pimiento. Servir a continuación.

    Puesto que nosotros hemos decidido utilizar caldo concentrado sin sal en lugar de caldo normal, es posible que tenga que añadir algo más de sal. Trate de utilizar la menor cantidad posible. Para saber más sobre el tema, eche un vistazo a nuestro apartado de observaciones.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

El secreto de esta cremosa sopa es el maíz dulce, pero la pimienta de Cayena y el pimentón hacen que resulte simplemente perfecta.

Caldo de verduras concentrado: existe una diferencia básica entre el caldo y el caldo concentrado. El caldo es tanto un ingrediente para otras recetas como un plato en sí mismo, mientras que el caldo concentrado se ha hervido durante más tiempo, no tiene sal y, en definitiva, está sin terminar, por lo que no es más que un ingrediente para cocinar. Esto hace que, según lo concentrado que esté, este tipo de caldos aporte mucho sabor a otros platos. Por motivos de salud, nosotros hemos decidido utilizar la variante sin sal. Para saber más sobre este tema, visite nuestra reseña sobre el libro "Sal, azúcar y grasas" de Michael Moss.

Maíz: el maíz es una planta originaria de México que pertenece a la familia de las gramíneas (Poaceae). Podemos encontrar más de 50 000 variedades de maíz que se diferencian por su color, forma y tamaño. El maíz dulce fresco se puede consumir crudo y las mazorcas de maíz suelen prepararse cocidas o a la parrilla. Además, con los granos de maíz se elabora harina de maíz. A las variantes de maíz dulce les falta un gen, lo que hace que el azúcar que contienen no se convierta en almidón una vez alcanzan la madurez, sino que los granos se encojan. Normalmente, el maíz dulce se recolecta y se consume antes de que haya concluido su proceso de maduración. Su componente principal son los hidratos de carbono, pero también contiene distintos minerales, vitaminas y aminoácidos esenciales y semiesenciales.

Apio: dentro de la familia de las Apiaceae existen distintas variedades de apio (Apium graveolens). El color del apio fresco puede variar del blanco pálido al verde amarillento. La planta contiene aceites esenciales en todos sus órganos. Estos aceites, a su vez, cuentan con una sustancia conocida como ftalida, que es la responsable del aroma típico del apio. El consumo de apio crudo puede provocar reacciones alérgicas a algunas personas (véase el apartado de «consejos»).

Tomillo: el tomillo (Thymus vulgaris) es una planta del género Thymus, dentro de la familia de las Lamiaceae. El tomillo se utiliza habitualmente como especia y se puede emplear fresco o seco para condimentar sopas y guisos. El aceite esencial que contiene el tomillo actúa contra los catarros en las vías respiratorias superiores, la bronquitis y la tos ferina. Asimismo, tiene propiedades antibacterianas y antivirales.

Consejos

Comprar apio y prepararlo: los tallos del apio se rompen enseguida si los doblamos. Si no lo hacen, esto significa que el apio se ha pasado. Para cocinar apio basta con lavar los tallos si estos son tiernos, pero si son más gruesos hay que pelarlos para que tengan mejor sabor.

Alergia al apio: cuando se cocina para invitados no está de más informarse previamente sobre las alergias alimentarias que puedan tener. Aunque no sea muy conocida, la alergia al apio está muy extendida en países de Europa Central. Así pues, las manzanas, las nueces, el apio y las zanahorias son los desencadenantes más comunes de este tipo de alergia. En el caso del apio, esta alergia también se puede producir con productos elaborados, como las sales aromatizadas para cocinar (según información del Centro suizo para las alergias, la piel y el asma).
El conocido como «Síndrome apio-zanahorias-artemisa-especias» es el que induce la reacción alérgica al apio. En estos casos, el sistema inmunológico de las personas afectadas no es capaz de diferenciar entre los antígenos del apio y los de las zanahorias debido a la semejanza de las estructuras superficiales del polen de artemisa, lo que puede causar una reacción alérgica.

Preparación alternativa

Hierbas aromáticas: en lugar de hierbas aromáticas frescas puede utilizar las versiones que se comercializan secas.

Pimiento: al pimiento rojo resulta muy sencillo retirarle la piel una vez asado.

Caldo de verduras: en lugar de utilizar caldo de verduras concentrado comercial puede preparar su propio caldo en casa. Si desea saber cómo, visite nuestra receta de caldo de verduras vegano concentrado.

Encontrar recetas