Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Sopa de curry laksa con champiñones, brócoli y zanahoria

Esta sopa asiática de curry laksa lleva champiñones, brócoli, zanahoria y leche de coco. Es increíblemente aromática, aunque también rica en grasas saturadas.
Comentarios

veganas cocinadas

20min    50min    baja  
  Agua 79,8 %  62/11/27  LA : ALA
Haga clic para una receta optimizada para la salud.
( Motivación...)


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • cazuela
  • cocina (artefacto)
  • exprimidor de cítricos

Tipo de preparación

  • cocer
  • rehogar
  • prensar
  • degustar
  • saltear

Preparación

  1. Preparar los ingredientes
    Cortar los champiñones y las zanahorias en rodajas finas. A continuación, cortar el brócoli en trozos pequeños y picar las espinacas en trozos grandes. Picar el cilantro (otra opción es utilizar menta).

    En lugar de espinacas, también puede emplear acelgas.

  2. Preparar la sopa de curry laksa
    Calentar el aceite en una olla grande y a fuego medio. Agregar la pasta de curry laksa y cocinarla durante unos tres minutos sin dejar de remover. Añadir los champiñones y dejar que se cocinen durante unos dos minutos. Incorporar las zanahorias, el brócoli, el caldo de verduras y la leche de coco. Llevar a ebullición. Esto le llevará unos diez minutos.

    La autora emplea leche de coco entera (sin desgrasar). 

    Puede sustituir el brócoli por pimientos o calabacines.
    En lugar de caldo de verduras, también puede usar agua.

  3. Bajar el fuego al mínimo. Agregar los fideos de arroz y dejar que cuezan a fuego lento durante unos diez minutos. 

    En las recetas de laksa se utiliza tradicionalmente un tipo determinado de fideos de arroz (véase el apartado de «Consejos»). La autora indica 170-225 gramos de fideos de arroz.

  4. Incorporar las espinacas. Probar y condimentar al gusto con sal y pimienta de Cayena. Añadir jugo de lima y azúcar si es necesario. Asimismo, agregar más leche de coco. Cocer a fuego lento durante algunos minutos más. 

    La autora indica un chorrito de jugo de lima para cuatro raciones.

  5. Servir
    A la hora de servir la sopa, puede añadir un poco de tofu crujiente a cada ración (página 243 del mismo libro) y espolvorear por encima cilantro y brotes de soja.

Comentarios
Observaciones sobre la receta

Esta sopa asiática de curry laksa lleva champiñones, brócoli, zanahoria y leche de coco. Es increíblemente aromática, aunque también rica en grasas saturadas.

Tiempo de preparación: tenga en cuenta que este no incluye el tiempo necesario para elaborar la pasta de curry.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas, una ración cubre las necesidades diarias medias de vitamina K, vitamina C y manganeso. También aporta casi el 50 % de las de hierro, potasio, fósforo, triptófano y ácido fólico. Sin embargo, la leche de coco hace que esta receta sea muy rica en ácidos grasos saturados.

Salud: por motivos de salud, hemos preparado una receta alternativa con algunas variaciones. Por favor, pinche en el siguiente enlace, en el que encontrará los motivos de los cambios: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Laksa: el término «laksa» se emplea para describir una sopa sudasiática típica de Malasia y Singapur. Podemos encontrar numerosas variantes, como la penang laksa (malaya) o la katong laksa (singapurense). La pasta que nosotros hemos elegido se emplea para preparar curry laksa.

Pasta de curry laksa: la pasta de curry laksa se elabora con jengibre y cúrcuma frescos, además de comino, chile y hierba limón, entre otros ingredientes. La curcumina, un colorante natural que se obtiene de la cúrcuma, tiene muchos efectos positivos en la salud. La cúrcuma fresca tiene un sabor resinoso y ligeramente a quemado y la seca, que se usa mucho en la India, es más suave y algo amarga.
El jengibre es aromático y tiene un sabor picante y sabroso que debe al gingerol. A este se le atribuyen también sus efectos antiinflamatorios y anticancerígenos. Por su parte, el borneol y el cineol aportan al jengibre propiedades digestivas, reconstituyentes y antieméticas.
El comino en polvo tiene un aroma fresco y ligeramente picante que debe al cuminaldehído que compone su aceite esencial.
La hierba limón desprende mejor su sabor cuando está fresca. Debe su intenso aroma a los aceites esenciales que contiene.

Consejos

Preparar pasta laksa casera: lo mejor es preparar la pasta de curry laksa en casa. Encontrará una receta si pincha en el siguiente enlace y también en la página 129 del mismo libro. Si congela la pasta, podrá utilizarla hasta dos meses después. Además, esto le permitirá tenerla preparada con antelación. También puede adquirir la pasta de curry laksa en cualquier supermercado asiático. Sin embargo, la composición será diferente y, por lo tanto, los nutrientes y sus cantidades también.

La cúrcuma mancha: tenga cuidado al preparar la pasta de curry laksa. La cúrcuma fresca con la que se elabora tiñe bastante. También es posible que los utensilios de cocina claros que use adquieran un color amarillento.

Fideos laksa: los fideos de arroz que se utilizan para preparar esta sopa varían en función del tipo de laksa. En las recetas clásicas se emplean fideos de arroz de un grosor similar al de los espaguetis.

Preparación alternativa

Reducir la cantidad de sal: para reducir la cantidad de sal puede emplear agua en lugar de caldo de verduras, opción que ya se indica en la receta.

Modificar los ingredientes: en lugar de brócoli, utilice calabacines, pimientos o cualquier otro tipo de verdura. El tofu crujiente (receta de la página 243) es un ingrediente clásico de la sopa laksa.