Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Pasta de curry laksa con cúrcuma y jengibre frescos

Esta pasta de curry laksa con cúrcuma y jengibre frescos también es perfecta para preparar platos que requieran pasta de curry rojo.
Comentarios

veganas cocinadas

20min    25min    baja  
  Agua 72,4 %  66/15/19  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • cocina (artefacto)
  • exprimidor de cítricos
  • sartén
  • picadora eléctrica

Tipo de preparación

  • picar o moler
  • remojo
  • prensar
  • tostar
  • hacer puré
  • pelar

Preparación

  1. Preparar los ingredientes
    Poner los anacardos (o las almendras, si las prefiere) en remojo en agua caliente durante 15 minutos.

    Si desea preparar una versión sin frutos secos, puede utilizar semillas de calabaza en lugar de anacardos.

  2. Pelar la cúrcuma y el jengibre y cortarlos en trozos grandes. Retirar las semillas del chile según las preferencias personales. En cuanto a la hierba limón, pelar las capas exteriores y cortar el extremo de la raíz. A continuación, picar el tallo muy fino.

  3. Preparar la pasta de curry laksa
    Calentar una sartén pequeña a fuego medio. Tostar las semillas de cilantro y el comino en la sartén caliente durante dos o tres minutos. Después, triturarlas en una batidora pequeña.

    Puede sustituir el comino por semillas de hinojo.

  4. Agregar la cúrcuma, el jengibre, el chile, la pimienta de Cayena, la hierba limón, el ajo, los anacardos escurridos tras el remojo, el cilantro y el jugo de lima. Triturar hasta conseguir una pasta homogénea.

    Para que la pasta ligue mejor, añadir una cucharada de agua si es necesario (cantidad adaptada a cuatro raciones).

  5. Conservación
    Si la guarda en un recipiente hermético dentro de la nevera, la pasta se mantiene en perfectas condiciones durante una semana. Si la congela, la puede utilizar hasta dos meses después.

    Tamaño de las raciones: con los ingredientes que se indican para cuatro raciones obtendrá unos 100 gramos de pasta de curry laksa, suficiente para preparar sopa de curry laksa para cuatro comensales.

Comentarios
Observaciones sobre la receta

Esta pasta de curry laksa con cúrcuma y jengibre frescos también es perfecta para preparar platos que requieran pasta de curry rojo.

Tamaño de las raciones: con los ingredientes que se indican para cuatro raciones obtendrá unos 100 gramos de pasta de curry laksa, suficiente para preparar sopa de curry laksa para cuatro comensales.

Laksa: el término «laksa» se emplea para describir una sopa sudasiática típica de Malasia y Singapur. Podemos encontrar numerosas variantes, como la penang laksa (malaya) o la katong laksa (singapurense), en las que tanto los ingredientes básicos como las pastas varían. Esta pasta se emplea para preparar curry laksa.

Cúrcuma: la cúrcuma, que procede del sur de Asia y a la que también se conoce como polluelo o azafrán cimarrón, pertenece a la familia del jengibre. La curcumina, un colorante natural de color naranja amarillento que se obtiene de la cúrcuma, tiene muchos efectos positivos en la salud. Así, se dice que es anticancerígena, antiinflamatoria y antioxidante. La cúrcuma fresca tiene un sabor resinoso y ligeramente a quemado y la seca, que se usa mucho en la India, es más suave y algo amarga.

Jengibre: el jengibre es aromático y tiene un sabor picante y sabroso que debe al gingerol que contiene. A este se le atribuyen también sus efectos antiinflamatorios y anticancerígenos. Por su parte, el borneol y el cineol aportan al jengibre sus propiedades digestivas, reconstituyentes y antieméticas. Además, el jengibre estimula el apetito y mejora la circulación.

Comino: el comino y la alcaravea pertenecen a distintos géneros por lo que, aunque sus nombres sean similares en algunos idiomas (por ejemplo, en alemán), no están relacionados. Además, su sabor también es muy diferente. El comino en polvo tiene un aroma fresco y ligeramente picante que debe al cuminaldehído que compone su aceite esencial.

Hierba limón: la hierba limón, también conocida como citronela, recuerda por su aspecto a la paja y tiene un sabor cítrico que se aprecia mejor cuando está fresca. Los responsables de su intenso aroma son los aceites esenciales que contiene. Por ello, es habitual golpear los tallos antes de utilizarlos, de forma que los aceites se disuelvan mejor.

Consejos

Almacenamiento y uso posterior: si congela la pasta, podrá utilizarla hasta dos meses después. Además, esto le permitirá tenerla preparada con antelación. Para utilizar la pasta, saltearla primero con un poco de aceite para que pueda desprender todos sus aromas. Después, utilizarla como se describe en la receta para preparar sopa de curry laksa (página 128).

La cúrcuma mancha: si utiliza cúrcuma fresca, emplee guantes para manipularla, ya que la cúrcuma tiñe. También es posible que los utensilios de cocina claros que use adquieran un color amarillento.

Cilantro: en cuanto al sabor del cilantro, las opiniones difieren enormemente. Algunas personas rechazan su intenso sabor, que les recuerda al jabón y les provoca nauseas. Según una estadística suiza, el 15 % de las personas alérgicas son sensibles al cilantro. Sin embargo, el cilantro le da un toque exótico al plato y no hay alternativas que consigan darle un sabor similar. El perejil de hoja plana, muy parecido en apariencia al cilantro, tiene un gusto totalmente distinto.

Preparación alternativa

Laksa original: en una sopa laksa original se utilizan nueces de la India en lugar de anacardos. Hemos sustituido las hojas de laksa, que son las verdaderas responsables del característico sabor de la receta, por cilantro, de forma que adquiera una tonalidad verdosa. En la receta original, la pasta es de color rojo debido a las gambas y al chile deshidratados y de color rojo. Además de los ingredientes indicados, también se utiliza galanga.

Variante sin frutos secos: si desea preparar una versión sin frutos secos, puede utilizar semillas de calabaza en lugar de anacardos.

Cúrcuma fresca, deshidratada o molida: si no tiene cúrcuma fresca a mano, sustitúyala por la variante molida. Para ajustar las cantidades utilice aproximadamente una cucharadita de cúrcuma molida por cada 20 gramos de cúrcuma fresca. Pese a todo, el sabor de la especia seca es bastante diferente (véase el apartado «Observaciones»).