Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Pasta de calabacín con albóndigas de quinua

Esta receta de pasta de calabacín con albóndigas de quinua nos permite disfrutar del sabor de la cocina tradicional italiana y comer alimentos crudos.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

50min    100min    intermedia  
  Agua 73,9 %  74/17/09  LA (1.8g) 11:1 (0.2g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para la pasta de calabacín
4 Minicalabacines, crudos (44 g)
Para las albóndigas de quinua
70 gTomates deshidratados o secados al sol
1 cda.Aceite de oliva (14 g)
1 Cebolla, cruda (110 g)
1 dienteAjo, crudo (3 g)
90 gChampiñones comunes, crudos
420 gQuinoa, cocida
1 cdta. molidaOrégano, seco (1,8 g)
90 gAlubias blancas, cocidas, sin sal
1 pizcaSal marina (0,35 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)
Para la salsa marinera cruda
55 gTomates deshidratados o secados al sol
1 cda.Agua potable (5,8 g)
300 gTomates, rojos, maduros, crudos
¼ cdta.Sal marina (1,2 g)
1 cda.Vinagre de manzana (15 g)
1 cda.Sirope de arce (20 g)
1 cdta. molidaOrégano, seco (1,8 g)
¼ ramaAlbahaca fresca (10 g)

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual o robot de cocina (amasar, mezclar, etc.)
  • cortador en espiral o pelador
  • sartén
  • bandeja de horno
  • cocina (artefacto)
  • horno

Tipo de preparación

  • cocer
  • hornear
  • picar o moler
  • remojo
  • rehogar
  • dorar
  • reposar
  • degustar
  • hacer puré
  • pasar por agua fría
  • escurrir

Preparación

  1. Para la pasta de calabacín
    Cortar cuatro minicalabacines con un cortador en espiral o un pelador de verduras.

  2. Para las albóndigas de quinua
    Poner los tomates secos en remojo en agua caliente durante al menos diez minutos y después escurrirlos.

  3. Calentar el aceite de oliva en una sartén grande y profunda a fuego medio. Cortar la cebolla en dados y picar el ajo. Añadir ambos ingredientes y dejar que se pochen durante unos cinco minutos.

  4. Cortar los champiñones, añadirlos y saltearlos hasta que estén blandos (unos cuatro o cinco minutos).

  5. Agregar los tomates, la quinua, el orégano y las alubias. Remover durante unos dos minutos para que todo se caliente y se mezcle de forma uniforme. Salpimentar.

  6. Verter la mezcla en una batidora de vaso (o en un procesador de alimentos) y triturar.

  7. Moldear las albóndigas para que tengan unos dos centímetros y medio de diámetro y dejarlas reposar durante treinta minutos. Mientras tanto, precalentar el horno a 205 °C y preparar una bandeja de horno con papel vegetal. Distribuir las albóndigas sobre el papel vegetal y hornear entre 20 y 25 minutos, hasta que las albóndigas hayan adquirido un color ligeramente dorado.

    Con las cantidades de ingredientes que se indican para cuatro comensales debería obtener entre 24 y 30 albóndigas de quinua, que se pueden congelar y conservar en perfectas condiciones durante cuatro días en la nevera.

  8. Para la salsa marinera cruda
    Picar los tomates secos y dejarlos en remojo durante aproximadamente diez minutos.
    A continuación, escurrirlos.

  9. Añadir todos los ingredientes junto con una cucharada de agua a una batidora de vaso o procesador de alimentos y triturar hasta que quede muy fino.

    Si utiliza ingredientes para cuatro personas, obtendrá alrededor de 500 mililitros de salsa. Esta salsa se puede conservar en la nevera cinco días o, si es necesario, también se puede congelar.

  10. Servir
    Repartir la cantidad apropiada de calabacín en cada cuenco. Añadir la salsa marinera y las albóndigas de quinua.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Esta receta de pasta de calabacín con albóndigas de quinua nos permite disfrutar del sabor de la cocina tradicional italiana y comer alimentos crudos.

Salsa marinera cruda: para la salsa de tomate, la autora recomienda utilizar tomate en rama o de la variedad Roma, ya que ambos tipos son muy aromáticos. Si prefiere retirar la piel del tomate, pruebe a escaldarlo antes para que le resulte más sencillo. Si utiliza tomates secos obtendrá un sabor parecido al resultante de cocinar la salsa a fuego lento.

Flatulencias y alubias: el consumo de alubias puede producir gases en el intestino grueso y, por lo tanto, flatulencias. La producción de flatulencias se debe a las bacterias del intestino, que se encargan de metabolizar las sustancias que nuestro organismo no puede procesar. En las alubias estas sustancias son los trisacáridos como la «rafinosa». Durante el proceso que llevan a cabo las bacterias intestinales se producen gases de fermentación, que son los que causan las flatulencias.
Para reducir la formación de gases debe dejar en remojo las judías durante bastante tiempo (unas dos o tres horas) antes de cocinarlas. De este modo, una parte de estos azúcares se elimina, aunque con ellos también se pierden vitaminas y minerales solubles. Otra opción es introducir en la ecuación la enzima alfa-galactosidasa, que es capaz de descomponer la rafinosa. Esto debería hacerse únicamente si se tienen problemas digestivos graves o este asunto resulta especialmente molesto. Para terminar, puede consumir especias y hierbas aromáticas como el cilantro, el anís o el comino para tratar de relajar la musculatura de los intestinos. De esta manera, la hinchazón será menos desagradable, aunque no se reduce la cantidad de gas que producen las bacterias.

Consejos

Aprovechar el resto de las albóndigas de quinua: según la autora, las albóndigas de quinua combinan muy bien con ensaladas o simplemente como aperitivo.

Preparar salsa marinera de sobra: Gena Hamshaw apunta: «Yo preparo mucha salsa marinera de una vez y la congelo en pequeñas porciones. Así la tengo a mano cuando la necesito».

Preparación alternativa

Hierbas aromáticas: si es posible, se recomienda utilizar hierbas aromáticas frescas en lugar de secas. Para cuatro comensales, una cucharadita de orégano seco se corresponde con dos cucharadas de orégano fresco.

Sustituir la salsa marinera: en lugar de salsa marinera puede utilizar salsa de tomate ecológica.

Champiñones: en cuanto a los champiñones, queda a su elección utilizarlos blancos, marrones, o mezclar ambos tipos.

Encontrar recetas