Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Ensalada de espinacas y melón con salsa de almendras y coco

Esta ensalada de espinaca, melón y avellanas con salsa de almendras y coco es nutritiva y saciente. El melón deshidratado le aporta unos toques dulces.
Comentarios Imprimir

crudiveganas

15min    5h    baja  
  Agua 84,9 %  63/08/29  LA 4:1 ALA


Ingredientes (para persona, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para deshidratar el melón y el limón
750 gMelones amarillo canario
50 gLimones crudos, con cáscara
Para la ensalada de espinacas y melón
30 gEspinacas crudas
20 gAvellanas
20 gPulpa de coco, cruda
5 gCocos rallados, sin azúcar
Para la salsa de coco y almendras
10 mlAceite de coco (9,2 g)
20 mlLeche de almendra (19 g)
10 mlZumo de limón, crudo (10 g)
5 gCocos rallados, sin azúcar
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)
1 pizcaSal marina (0,35 g)
Decorar y servir
2 gSemillas, chía, secas

Utensilios de cocina

  • deshidratador de alimentos
  • exprimidor de cítricos

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • picar o moler
  • plato frío
  • prensar
  • degustar

Preparación

  1. Para deshidratar el melón y el limón
    Cortar el melón y el limón en rodajas muy finas. Deshidratar durante unas cinco horas a una temperatura de 38 °C.

  2. Tanto el melón como el limón están compuestos por alrededor de un 90 % de agua, pero una vez se deshidratan apenas llegan al 15-20 %. Por este motivo, ambos ingredientes deshidratados suelen pesar una quinta parte de su peso en fresco. Esto coincide con las cantidades indicadas por la autora de 150 gramos de melón deshidratado y de10 gramos de limón deshidratado por comensal.

    La autora deja a elección del cocinero la variedad del melón.
    Puesto que vamos a emplear cáscara de limón, es preferible utilizar limones ecológicos y lavarlos bien antes de utilizarlos.

  3. Para la ensalada de espinacas y melón
    Cuando el melón y el limón estén deshidratados, continúe con los siguientes pasos de la preparación. Lavar las hojas de espinaca, escurrirlas y cortarlas en trozos grandes. Picar las avellanas peladas en trozos grandes también. Cortar el coco en rodajas de tamaño mediano.

  4. Una avellana normal sin cáscara pesa más o menos un gramo.

  5. Colocar en un cuenco el melón deshidratado, las espinacas, las avellanas, la pulpa de coco y el coco rallado.

  6. Para la salsa de coco y almendras
    Mezclar bien el aceite de coco, la leche de almendras, el jugo de limón y el coco rallado. Salpimentar.

  7. Una cucharada de jugo de limón equivale a unos 20 mililitros.

    Decida usted mismo si quiere reducir la cantidad de aceite por motivos de salud.

  8. Decorar y servir
    Agregar la salsa de coco y almendras a la ensalada, salpimentar y remover para que quede todo bien mezclado.

    Decorar con los trocitos de limón deshidratado y las semillas de chía. Servir.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Esta ensalada de espinaca, melón y avellanas con salsa de almendras y coco es nutritiva y saciente. El melón deshidratado le aporta unos toques dulces.

Espinacas: las espinacas son ricas en vitaminas (sobre todo, en beta-caroteno y vitamina C), proteínas y minerales. Dentro de las especies vegetales, la espinaca destaca por su porcentaje de hierro, aunque este no sea excepcionalmente alto. A pesar del ácido oxálico que contiene, un consumo razonable de espinaca cruda no resulta perjudicial para la salud.

Avellanas: las avellanas que encontramos en los comercios son, por lo general, los frutos de la Corylus maxima, aunque los de la Corylus avellana también se conocen por el mismo nombre. Las avellanas son ricas en grasas (más del 60 %), de las cuales el 75 % es ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado. Esto se refleja también en el aceite de avellana, que junto con el aceite de oliva es uno de los más ricos en ácido oleico.

Leche de almendras: la leche de almendras es una bebida vegetal que se elabora con almendras y agua. Se utiliza como sustituto de la leche de vaca. Puede emplear leche de almendras industrial, pero también prepararla en casa. En el apartado «Preparación alternativa» encontrará un enlace en el que se explican todos los pasos. La leche de almendras casera se puede diluir en función del sabor deseado. La industrial contiene, por lo general, menos de un 10 % de almendras. Las almendras destacan por el porcentaje de hierro que contienen (al igual que el perejil).

Semillas de chía: las semillas de chía proceden de México y se caracterizan, sobre todo, por ser ricas en calcio, hierro, fibras solubles y ácidos grasos omega-3. Cuando se utilizan enteras, se hace sobre todo por su contenido en fibras vegetales, aunque la mejor manera de que nuestro organismo se beneficie de sus propiedades es moliéndolas. La cantidad de hierro que contienen duplica a la de los cereales. Además, el organismo puede aprovechar el aminoácido triptófano para convertir la enzima triptófano hidroxilasa (TPH) y la L-aminoácido aromático descarboxilasa (DOPA) en serotonina. Esta última mejora el estado de ánimo, ya que transmite una sensación de serenidad y satisfacción. ¡Alrededor del 95 % de nuestra serotonina se almacena en el tracto gastrointestinal!

Consejos

Comprar melón amarillo canario y almacenarlo: cuando está madura, esta variedad de melón alargada destaca por su cáscara redondeada y de color amarillo brillante, además de su intenso aroma dulce. Si el melón está maduro, la cáscara debe ceder ligeramente al presionar un poco con los dedos. El melón amarillo canario apenas madura tras la recolección, por lo que es importante comprobar que el grado de madurez sea el deseado en el momento de la compra.
Consuma el melón cortado tan pronto como sea posible. Cubra las partes cortadas para evitar que se seque.

Uso recomendado de las espinacas: en lo posible, es preferible consumir las espinacas frescas y no almacenarlas. Las espinacas son ricas nitratos, unas sales que las bacterias convierten en nitritos nocivos. Estos pueden causar problemas principalmente a los niños, ya que deterioran el transporte de oxígeno en el organismo. Sus efectos dependen tanto de la cantidad que se haya consumido como del peso corporal.
En los supermercados también se pueden adquirir espinacas «frescas» envasadas en bolsas de plástico. Sin embargo, la industria procesa este tipo de alimentos para mejorar su conservación, pues de otra manera los gérmenes se multiplicarían rápidamente dentro del plástico. Las vitaminas de este tipo de espinacas también son menos duraderas.

Preparación alternativa

Emplear leche de almendras casera: en el siguiente enlace encontrará una receta refrescante para preparar leche de almendras crudivegana

Otros frutos secos: puede sustituir las avellanas por almendras o nueces según sus preferencias personales.

Encontrar recetas