Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Rollitos de mango con coco, verduras y hierbas aromáticas

Estos refrescantes y ligeros rollitos de mango con coco, verdura y hierbas aromáticas son ricos en vitaminas. Lo mejor es servirlos con una salsa de frutas.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

45min    4h    intermedia  
  Agua 66,7 %  78/09/13  LA (0.4g) 2:1 (0.2g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • deshidratador de alimentos o horno
  • batidora de vaso o batidora manual
  • exprimidor de cítricos

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • picar o moler
  • plato frío
  • prensar
  • hacer puré
  • pelar

Preparación

  1. Para las «tortillas» de mango
    Lavar los mangos, pelarlos y cortarlos en trozos pequeños. Picar el cilantro.

  2. A continuación, colocar todos los ingredientes menos el cilantro en un recipiente y triturar hasta obtener un puré homogéneo. Extender la mezcla sobre láminas antiadherentes hasta que quede muy fina y espolvorear el cilantro por encima. Después, deshidratar las tortillas de mango con un deshidratador de alimentos durante cuatro horas. El objetivo es secarlas, pero que sean flexibles. Para terminar, cortar las tortillas en cuatro cuadrados.

    Puede preparar las tortillas el día anterior o la misma mañana. Si las hace en el momento, utilice el tiempo de la deshidratación para empezar con el relleno o con la salsa para mojar.

    Horno en lugar de deshidratador de alimentos: si no tiene un deshidratador, pero quiere preparar estas «tortillas» de mango, utilice el horno. Para ello, coloque cuatro cucharadas colmadas de la masa de mango y coco sobre papel de horno y extiéndalas para que queden lo más finas posibles. Caliente el horno a la mínima temperatura (que suele ser 50 °C) y deje que las tortillas se sequen durante unas tres horas con la puerta del horno entreabierta (una opción es colocar una cuchara de cocina para evitar que el horno se cierre). Después, dejar que las tortillas se enfríen y, para terminar, cuando todavía estén un poco calientes, separarlas del papel de hornear. La cantidad de masa especificada debería ser suficiente para obtener unas cinco tortillas. También puede colocar varias bandejas en el horno y secar varias tortillas a la vez, aunque puede que tarde más. Además, es aconsejable que a mitad del horneado les dé la vuelta para que el secado sea homogéneo.

  3. Para la salsa de mango
    Lavar el mango, pelarlo y cortarlo en trozos pequeños. Triturarlo junto con los anacardos, la compota de manzana sin azúcar, el agua de coco, la salsa de soja baja en sal (Genen Shoyu) y los copos de chile.

    Esta salsa para mojar de mango y los ingredientes necesarios para prepararla no aparecen en la receta original. Si prefiere utilizar la salsa que recomienda Matthew Kennew, «Aliño tailandés cremoso», la encontrará en la página 86 del libro.

  4. Para el relleno
    Cortar la pulpa del coco a tiras. Después, lavar las zanahorias y los pimientos y cortarlos a tiras también. A continuación, picar la menta y el cilantro, pero no demasiado finos.

    Hemos decidido aumentar la cantidad de cilantro y de menta para tres comensales de cuatro cucharas soperas a medio manojo.

  5. Servir
    Disponer sobre la superficie de trabajo las tortillas de mango con el lado brillante hacia arriba. Cortar las hojas de lechuga romana por la mitad, ponerlas sobre las tortillas y colocar la misma cantidad de coco, zanahorias, pimiento, menta y cilantro (en este orden). Para terminar, enrollar la tortilla de forma que el rollito quede bien prieto y pegar los bordes con un poco de agua. Puede acompañarlos con una salsa para mojar (véase el apartado de «Consejos»). La ración por persona será de cuatro o cinco rollitos.

    Nosotros hemos decidido aumentar la cantidad de hojas de lechuga romana de cuatro a seis para que alcance para los tres comensales. También recomendamos cortar las tortillas por la mitad, ya que si no son demasiado grandes para un solo rollito y al final puede que nos falten. Puede guardar los rollitos que le sobren en la nevera o comerlos como aperitivo.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Estos refrescantes y ligeros rollitos de mango con coco, verdura y hierbas aromáticas son ricos en vitaminas. Lo mejor es servirlos con una salsa de frutas.

Tamaño de las porciones: la receta original está indicada para dos comensales, pero nosotros la hemos ajustado para tres o incluso cuatro comensales.

Pulpa de coco joven: los cocos jóvenes contienen, además de agua de coco, pulpa. A diferencia de la pulpa de los cocos maduros, la de los cocos jóvenes solo tiene un grosor de entre 0,1 y 0,5 milímetros y es blanda, por lo que se puede extraer fácilmente con una cuchara. La pulpa de los cocos jóvenes tiene un sabor y un aroma a coco bastante suaves y es más dulce, aunque contiene menos grasa y, por lo tanto, muchas menos calorías que la de los cocos maduros. Además de en calcio, también es rica en fósforo, un nutriente muy importante para los deportistas.

Mango: existen más de 1 000 variedades de mango que se diferencian por su forma, sabor o color. Los mangos tienen un sabor dulce y afrutado y contienen numerosas vitaminas, además de la mayor concentración de provitamina A (beta caroteno) entre las frutas que se conocen. Además, se caracterizan por su baja acidez, así como por lo bien que se digieren. Son un ingrediente muy popular para preparar batidos y platos contundentes como el curry de coco, ensaladas y postres.

Nama Shoyu: a diferencia de la salsa de soja tamari, la shoyu contiene trigo o arroz además de las semillas de soja, el agua y la sal marina, lo que hace que tenga un sabor más suave. Esta variante de la salsa de soja, la «Genen Shoyu» puede contener hasta un 50 % menos de sal que la salsa shoyu normal, lo que nos permite beneficiarnos de sus aromas sin tener que preocuparnos de si la cantidad de sal están dañando nuestro organismo. Sin embargo, a diferencia de la salsa de soja Shoyu tradicional, esta puede estar pasteurizada. A pesar de todo, la variante sin pasteurizar tiene una gran aceptación dentro de la cocina crudivegana. Nosotros no consideramos la salsa de soja como un alimento crudo, ya que la soja debe calentarse al principio del proceso de fabricación para eliminar la fasina, una glucoproteína tóxica para los seres humanos. Por este motivo, hemos clasificado esta receta como «vegana cocinada».

Consejos

Consejo de Matthew Kenney: «Si encuentra mangos tailandeses en el supermercado, no lo dude. Son más planos que los mangos a los que estamos acostumbrados, tienen la piel amarilla y una pulpa bastante fibrosa. Su sabor es mucho más exótico y embriagador que el de los mangos que consumimos habitualmente».

Salsa para mojar: nosotros hemos sustituido la salsa recomendada, un «Aliño tailandés cremoso» por otra (Salsa afrutada de mango, preparación alternativa), que no añade más aceite a la receta y cuya cantidad de sal se ha mantenido baja de forma deliberada. Si desea saber más sobre el tema de la sal y el aceite, eche un vistazo a la reseña del libro Sal, azúcar y grasas de Michael Moss.

Extraer la pulpa del coco joven: para extraer la pulpa del coco joven, colocarlo de lado y con un cuchillo grande, cortar la cáscara (intente cortar solo la cáscara y no llegar a la pulpa). A continuación, poner el coco de pie y retirar la pulpa de la apertura con un cuchillo. Después, verter el agua de coco en un gran vaso y beberla o conservarla para otras recetas como, por ejemplo, la salsa para mojar (véase el apartado de «Consejos»). Colocar el coco de lado otra vez y partirlo por la mitad. Comenzar a extraer la pulpa con una cuchara.

Preparación alternativa

Salsa afrutada de mango: esta salsa afrutada de mango es perfecta como acompañamiento. Para tres comensales, triture una cucharada sopera de anacardos, dos de compota de manzana, tres de agua de coco, media de salsa de soja baja en sal (Genen Shoyu), media de zumo de lima, media cucharadita de chile en copos y medio mango.

Relleno adicional: medio mango cortado en bastoncillos finos irá de maravilla. También puede emplear pimiento rojo o amarillo.

Horno en lugar de deshidratador de alimentos: si no tiene un deshidratador, pero quiere preparar estas «tortillas» de mango, utilice el horno. Para ello, escoja la temperatura más baja posible (que suele ser 50 °C) y deje la puerta del horno entreabierta. El tiempo de horneado puede variar en función del horno, pero calcule unas tres horas. Si pone varias bandejas a la vez, le recomendamos intercambiarlas de lugar pasada la mitad del tiempo, de forma que obtengamos un resultado similar en ambas. También puede alargar un poco el tiempo del horneado.

Preparar los rollitos más rápido: si no tiene mucho tiempo o no tiene tanta paciencia, aumente la temperatura a los 80 °C De esta forma, los tendrá listos en una hora y 45 minutos aproximadamente.

Mezcla de coco y mango sobrante: si no necesita tantos rollitos, puede preparar una salsa para mojar con la masa que le haya sobrado. Para ello, añada un poco de salsa de soja y copos de chile si así lo desea.

Encontrar recetas