Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Puré de guisantes con hojas de espinaca, perejil y nueces

El puré de guisantes con hojas de espinaca, perejil y nueces es fácil de preparar y no es necesario usar aceite. Las patatas le dan más cremosidad al plato.

veganas cocinadas

10min18min
baja
88,2 %
66/25/10
Ω-6 (LA, 2.1g) : Ω-3 (ALA, 0.6g) = 4:1


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual
  • pelador
  • cocina (artefacto)
  • cazuela

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • hacer puré
  • pelar

Preparación

  1. Preparación de las verduras
    Pelar las patatas y trocearlas en dados pequeños. Colóquelas en una cazuela con los guisantes y el agua y póngalos a hervir. Cocine a fuego lento durante unos 5-8 minutos hasta que las patatas y los guisantes estén tiernos. Si decide no incluir patatas, el tiempo de cocción se reducirá a unos 5 minutos.

    Usar patatas es opcional. Sin embargo, le dan más cremosidad al plato. Pero incluso sin patatas, este plato sabe muy bien y destaca su intenso color verde.

    Si dispone de guisantes frescos, es preferible utilizarlos. Los guisantes precocinados, disponibles en tarro o enlatados, no son aconsejables.

  2. Terminar el puré de guisantes
    Agregue las espinacas y el perejil y triture con una batidora de mano o poco a poco en una licuadora. Condimente con un poco de sal (opcional), pimienta y unas gotas de limón y añada agua en función de la consistencia deseada.

    Sirva en cuencos y cubra con nueces picadas.

    Picar las nueces en trozos: puede envolver las nueces en un trapo y machacarlas con un objeto duro (por ejemplo, un martillo) sobre una superficie sólida.

Autor
Inke Weissenborn, Imagen de año 2017
Inke Weissenborn, Singapore
Gesunde und bewusste Ernährung mit dem Wohl der Tiere im Blick ist mir ein persönliches Anliegen. Als promovierte Tierärztin mit einem Hintergrund in Krebsforschung habe ich ein solides Verständnis der Ernährungsphysiologie. Meine langjährige Asienerfahrung hat mir einen tiefen Einblick in die verschiedenen kulturellen Hintergründe der Esskultur ermöglicht.  Gemeinsam mit meinem Mann und meinen zwei Kindern, lebe ich nun seit einem Jahr wieder in Singapur. Neben der Tätigkeit als Tierärztin arbeitete ich beim Wildlife Rescue Center Acres (Animal Concerns Research & Education Society) in Singapur. Seit 2015 arbeite ich für die "Stiftung Gesundheit und Ernährung Schweiz".  Ich hoffe durch meine Arbeit, einen Beitrag für gesundes Leben und einen verantwortungsvollen Umgang zwischen Menschen und Tieren zu leisten. 

... more

Observaciones sobre la receta

El puré de guisantes con hojas de espinaca, perejil y nueces es fácil de preprarar y no es necesario usar aceite. Las patatas le dan más cremosidad al plato.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas (GDA, en inglés), una ración de esta receta cubre más de tres veces las necesidades diarias recomendadas de vitamina K, que desempeña un papel fundamental en la coagulación de la sangre y el metabolismo óseo. El ácido fólico cubre más del 75 % y la vitamina C más del 50 %. La proporción entre los ácidos grasos omega 6 y omega 3 es de 4:1, que es el máximo recomendado.
Encontrará más información en el siguiente enlace: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Guisantes: el guisante (Pisum sativum) pertenece a la subfamilia de las leguminosas (Faboideae) y contiene muchas proteínas y carbohidratos. Gracias a su alto contenido en proteínas, la planta, originaria de Asia Menor, también se utiliza en muchos alimentos para animales. Los guisantes verdes frescos tienen vainas firmes y redondeadas. Con dichos guisantes, hace falta extraerlos del interior de la vaina para su consumo. Las vainas deben desecharse. Los guisantes verdes tienen un sabor dulce y una textura crujiente. Se pueden consumir crudos o cocinados. Si se dejan madurar más o no se usan poco después de la cosecha, adquirirán una consistencia harinosa y almidonada.

Espinacas: son ricas en vitaminas (sobre todo en beta caroteno y vitamina C), proteínas y minerales. Las espinacas destacan dentro de los vegetales por la cantidad de hierro que contienen, aunque esta no sea nada excepcional. A pesar de ser ricas en ácido oxálico, el consumo de espinacas crudas no es perjudicial para la salud, siempre que se haga con moderación.

Perejil: utilizar el perejil fresco es una forma estupenda de añadir un poco más de sabor a tus platos. Es una fuente de flavonoides, antioxidantes y vitaminas, especialmente las vitaminas K, C y A, lo que convierte a esta hierba de cocina en algo más que una simple guarnición.

Nueces: se utilizan para preparar y refinar diversos platos y postres, pero también para elaborar aceite de nuez. De entre los frutos secos conocidos, son las más ricas en ácido alfa-linolénico (ALA). Además, destacan por su contenido saludable y alto en tocoferoles (algunos actúan como vitamina E) y por la numerosa cantidad de oligoelementos.

Consejos

Reducir la cantidad de sal y aceite: hemos reducido de forma deliberada la cantidad de sal de la receta y hemos eliminado totalmente el aceite por razones de salud. Para saber más sobre este tema, visite nuestra reseña sobre el libro: Sal, azúcar y grasas de Michael Moss.

Trocear las nueces: puede envolver las nueces en un trapo y machacarlas con un objeto duro (por ejemplo, un martillo) sobre una superficie sólida.

Preparación alternativa

Guisantes frescos: si dispone de guisantes frescos, es preferible utilizarlos. Aunque los guisantes congelados también son adecuados para este plato. Los guisantes precocinados, disponibles en tarro o enlatados, no son aconsejables.