Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Guiso de judías mungo y arroz con zanahorias y pimiento

Este saciante guiso de judías mungo y arroz con zanahorias y pimiento tiene un toque oriental gracias a la salsa de cúrcuma y al comino.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

45min    5h    baja  
  Agua 80,7 %  80/17/03  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para el guiso de judías mungo y arroz
120 gJudías mungo, semillas maduras, crudas
1 Cebolla, cruda (110 g)
1 dienteAjo, crudo (3 g)
2 Zanahorias, crudas (122 g)
2 Pimientos italianos (350 g)
80 gArroz de grano largo, blanco, crudo
550 mlAgua potable (550 g)
½ ramaPerejil, fresco (15 g)
1 cdta.Comino molido (3 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)
Para la salsa de cúrcuma
100 gYogur de soja
1 cda.Zumo de limón, crudo (7,3 g)
1 cdta.Cúrcuma molida (3 g)
1 cda.Sirope de manzana (11 g)
2 cdtas.Harina de coco (7 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)

Utensilios de cocina

  • batidora manual o batidora de vaso
  • exprimidor de cítricos
  • cazuela
  • cocina (artefacto)
  • colador

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • remojo
  • prensar
  • escurrir (colar)
  • degustar
  • hervir
  • hacer puré
  • pelar

Preparación

  1. Para el guiso de judías mungo y arroz
    Poner las judías mungo en remojo en abundante agua fría y dejarlas al menos cuatro horas.

  2. Pelar la cebolla y el ajo y picarlos muy finos. Limpiar las zanahorias. Según su grosor, cortarlas por la mitad y, después, en rodajas. Lavar el pimiento, quitarle las semillas y cortarlo en tiras.

  3. Colocar en una olla grande 550 mililitros de agua y la cebolla, el ajo, las zanahorias, el pimiento, el arroz y las judías mungo escurridas. Poner la olla a cocer, reducir el fuego y, después, dejar que cueza tapada durante 30 minutos. Remover de vez en cuando y añadir algo más de agua en caso de ser necesario.

    Si prefiere que el plato resulte más crujiente, añada la verdura cuando las judías mungo ya lleven 15 minutos cociéndose.

    En la receta original se indica arroz púrpura, una variedad especial de arroz de grano largo.

  4. Para la salsa de cúrcuma
    Mientras tanto, preparar la salsa. Triturar yogur de soja, zumo de naranja, cúrcuma, zumo de manzana y harina de coco. Después, salpimentar.

    La autora emplea sirope de manzana, pero nosotros hemos decidido sustituirlo por zumo de manzana concentrado. También empleamos yogur de soja en lugar de yogur de arroz.

  5. Decorar y servir
    Lavar el perejil y picarlo muy fino. Cuando el guiso esté listo, añadir el perejil y el comino, condimentar con sal y pimienta y servir con la salsa de cúrcuma.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Este saciante guiso de judías mungo y arroz con zanahorias y pimiento tiene un toque oriental gracias a la salsa de cúrcuma y al comino.

Porciones: la autora indica que con las cantidades señaladas se obtienen dos porciones. Debido tanto a las cantidades como a los nutrientes, nosotros hemos establecido que se obtienen cuatro.

Judías mungo: las judías mungo proceden de la India. Tienen más o menos el tamaño de un guisante y una forma alargada y ovalada, además de un sabor suave que recuerda a los frutos secos. Es habitual que, de forma errónea, se las confunda con la soja, aunque esta última sea blanca, más grande y tenga un sabor bastante más intenso que las judías mungo. Las judías mungo son ricas en proteínas y resultan muy recomendables por la cantidad de lisina que contienen. Además, no aportan muchas calorías, pero sí fibras, vitaminas y ácido fólico.

Cúrcuma: la cúrcuma fresca tiene un sabor resinoso y ligeramente a quemado y la seca, que se usa mucho en la India, es más suave y algo amarga. La cúrcuma, que procede del sur de Asia y a la que también se conoce como polluelo o azafrán cimarrón, pertenece a la familia del jengibre. El rizoma de la cúrcuma es bastante similar al jengibre, aunque tiene un color amarillo anaranjado que debe a la curcumina. El rizoma de la cúrcuma tiene efectos estimulantes en la digestión.

Comino: el comino y la alcaravea pertenecen a distintos géneros por lo que, aunque sus nombres sean similares en algunos idiomas (por ejemplo, en alemán) no están relacionados. Además, su sabor también es muy diferente. El comino molido tiene un aroma fresco y algo picante que debe al cuminaldehído que contiene su aceite esencial.

Harina de coco: la harina de coco es una alternativa sin gluten a la harina de trigo. Se trata de la pulpa del coco molida, deshidratada y a la que se ha extraído el aceite. A diferencia de la pulpa del coco, no aporta demasiadas grasas. Si desea saber cómo prepararla en casa, en el enlace del ingrediente encontrará una sencilla receta.

Pimiento italiano: los pimientos italianos son más dulces que sus parientes redondeados, pero igual de ricos en vitaminas y minerales. En comparación con otras variedades, la piel de los pimientos italianos es bastante fina. Si no tiene pimientos italianos en casa, puede utilizar cualquier otro tipo de pimiento dulce.

Consejos

Arroz púrpura: en esta receta, la autora utiliza una variedad de arroz largo conocida como arroz púrpura debido a su color. Se considera un arroz algo glutinoso por la humedad que conserva tras la cocción. Su color hace que resulte una guarnición muy llamativa a la vista.

Preparación alternativa

Edulcorante: nosotros hemos sustituido el sirope de manzana por zumo de manzana concentrado. A diferencia del zumo de manzana concentrado, el sirope contiene colorantes, aromas y crémor tártaro, entre otros aditivos, lo que hace que hace que sea de color claro y tenga más sabor. Por supuesto, puede utilizar cualquier otro edulcorante, si así lo desea.

Encontrar recetas