Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Salteado de okara, rabanitos y repollo

La okara, un subproducto de la leche de soja, es la protagonista de este maravilloso plato, delicioso si se acompaña de un pan bien crujiente.
Comentarios

veganas cocinadas

30min intermedia  
  Agua 86,0 %  69/15/16  LA (5.7g) 35:1 (0.2g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Para el salteado de okara, rabanitos y repollo
1 Cebolla, cruda (110 g)
2 Zanahorias, crudas (122 g)
1 ramaRabanito, crudo (70 g)
2 ½ tazasOkara (Pulpa de soya) (305 g)
1 cda.Aceite de girasol (prensado en frío?, eco?) (14 g)
1 taza, picadaRepollo, crudo (col repollo, col cerrada) (89 g)
1 tazaTomate troceado, en conserva (242 g)
Para condimentar y refinar
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 cdta. molidaOrégano, seco (1,8 g)

Utensilios de cocina

  • sartén
  • cocina (artefacto)

Tipo de preparación

  • cocer
  • asar
  • picar o moler
  • degustar
  • saltear
  • mondar

Preparación

  1. Para el salteado de okara, rabanitos y repollo
    Pelar la cebolla y cortarla muy fina junto con las zanahorias y los rabanitos. Reservar las verduras cortadas para más tarde.

  2. Sofreír la okara con aceite caliente. A continuación, añadir la verdura y los tomates troceados y seguir sofriendo hasta que la verdura esté en su punto.

    En la receta original la autora añade una salsa de tomate que prepara con tomates frescos, sal y hierbas aromáticas al gusto (esta receta se puede encontrar en la página 26 del libro de cocina «Vegan regional saisonal»). Otra opción es utilizar salsa de tomate ecológica preparada o incluso tomates en conserva. Sin embargo, si los tiene a mano lo mejor es utilizar tomates frescos.

  3. Para condimentar y refinar
    Cuando las verduras estén listas, añada sal y hierbas aromáticas al gusto.

    Lisa Pfleger utiliza media cucharadita de sal. Dado que la cantidad necesaria de sal varía en función del comensal, nosotros simplemente le aconsejamos que añada una pizca.

Comentarios
Observaciones sobre la receta

La okara, un subproducto de la leche de soja, es la protagonista de este maravilloso plato, delicioso si se acompaña de un pan bien crujiente.

Taza como unidad de medida: el término «taza» en esta receta hace referencia a un recipiente, en este caso, una taza, que tenga un volumen de 250 mililitros.

Okara: la okara es un subproducto de la elaboración de la leche de soja. Para prepararla puede utilizar la receta que encontrará en la página 26 del libro de cocina «Vegan regional saisonal». La okara es muy ideal como ingrediente para preparar muesli, elaborar salsas o preparar cremas de untar de todo tipo. Además, es un espesante vegetal increíble, por lo que en ocasiones también se puede utilizar como sustituto del huevo. Es rica en almidón, proteínas, fibra y hierro de fácil reabsorción. La okara fresca se puede conservar durante una semana (como máximo) en la nevera siempre que se utilice un recipiente hermético para ello. Sin embargo, si está seca y molida puede durar varias semanas en perfectas condiciones.

Consejos

Preparar okara en casa: si pincha sobre el ingrediente okara descubrirá cómo elaborarla usted mismo en cinco pasos. Si va a utilizar esta receta para preparala, no olvide que antes de todo debe poner los granos de soja en remojo durante toda la noche para que se hinchen.

Combinaciones: el salteado de okara y rabanitos está buenísimo con pan o arroz.

Preparación alternativa

Salsa de tomate: la salsa de tomate es muy sencilla de preparar, pues basta con cocer los tomates y después trocearlos o triturarlos. Puede encontrar una receta en la página 26 del libro de cocina «Vegan regional saisonal».
Si lo desea, también puede utilizar nuestra receta de salsa de tomate con tamarindo.
Si no tiene tomates frescos a mano, también puede utilizar salsa de tomate ecológica o tomates troceados en conserva.

Hierbas aromáticas para refinar el plato: además de orégano puede utilizar otras hierbas aromáticas mediterráneas como la albahaca, el romero o el tomillo. Sin embargo, en función del tipo de salsa de tomate que utilice, puede ser innecesario añadir otro tipo de condimentos.