Fundación Salud y Alimentación
Fundación
Salud y Alimentación
Suiza
La mejor perspectiva para su salud

Pera, deshidratada

En las peras deshidratadas industriales suele utilizarse dióxido de azufre para mejorar su aspecto y conservación. Las peras secas naturales son más saludables.

Pictograma tablas de nutrientes

Las peras deshidratadas son un aperitivo sano para picar entre horas. Contienen muchas vitaminas y minerales. Normalmente, las peras deshidratadas adquieren un color marrón, algo que no ocurre en las peras que se tratan con dióxido de azufre durante su secado. Sin embargo, para mejorar su sabor y conservación no es necesario someterlas a ese proceso. Las peras secas también se conocen como «peras deshidratadas».

Información general sobre las peras:

Las peras pertenecen a la subfamilia de las Maloideae y los perales se utilizan tanto para obtener fruta como para ornamentación (flores). Si desea saber más sobre las peras, consulte el enlace a nuestro ingrediente: Pera, cruda.

Composición:

La pera está compuesta por un 0,3 % de grasa, 12 % de hidratos de carbono y un 0,5 % de proteínas. Además, contiene vitaminas de los grupos A, C y B, así como minerales como calcio, magnesio, hierro, sodio y potasio.

Composición de la fruta seca:

«La fruta seca es rica en vitaminas (A, B1, B2, B3, B5 Y B6) y fuente de minerales (calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, cobre y manganeso). Su valor energético aproximado, por cada 100 gramos es de 1050 Kj (250 kcal) aproximadamente, e incluye entre uno y cinco gramos de proteínas *».

Usos culinarios:

Las peras deshidratadas se utilizan especialmente en platos dulces y repostería. En Austria, además, se emplean para fabricar un tipo de licor elaborado con fruta seca.

Secado de las frutas:

Del artículo de Wikipedia en español: «La fruta seca es un producto que se obtiene del secado realizado a diversas frutas especiales, propensas a este proceso. Se llega a reducir el contenido de humedad en el cuerpo de la misma hasta llegar a un 20% del peso. Este proceso de deshidratación tiene dos finalidades que son: 1) aumentar sus posibilidades de preservación 2) reforzar el sabor de las frutas sometidas a este procedimiento. Se las puede considerar como un simple aperitivo, o incluso algunas cocinas del mundo las suelen emplear como ingredientes en la elaboración de algunos platos, por ejemplo en las espinacas a la catalana».

Efectos del dióxido de azufre, temperatura y calidad:

«Para mantener el color de la fruta y evitar que esta se pudra, la fruta seca industrial suele tratarse con conservantes o dióxido de azufre antes de envasarse. El dióxido de azufre puede suponer un problema para las personas asmáticas y con alergias.

El desecado se produce a una temperatura de entre 0 y 70 ºC. Si se realiza a una temperatura más alta, el alimento pierde su sabor y aroma más rápidamente. Además, a partir de los 40 ºC las frutas ya pierden una parte de sus vitaminas *».

Nota: * = Traducción del artículo de Wikipedia en alemán.