Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Puré afrutado de remolacha, hinojo, manzana y cúrcuma

La manzana es la encargada de darle a este puré cremoso de remolacha, hinojo, cúrcuma y jengibre el toque afrutado. Es delicioso, sencillo y rápido de preparar.
Comentarios Imprimir

crudiveganas

10min baja  
  Agua 92,3 %  90/09/01  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
1 grandeRemolacha, cruda (255 g)
2 Manzanas, variedad gala, crudas, con piel (344 g)
1 Hinojo (286 g)
1 cmJengibre crudo (11 g)
2 dientesAjos, crudos (6 g)
600 mlAgua potable (600 g)
½ cdta.Cúrcuma molida (1,5 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)

Utensilios de cocina

  • pelador
  • batidora de vaso

Tipo de preparación

  • picar o moler
  • plato frío
  • hacer puré
  • mondar
  • pelar

Preparación

  1. Antes de empezar
    Pelar la remolacha y cortarla en dados grandes. Lavar las manzanas, cortarlas en cuartos y retirarles el corazón. Lavar el hinojo y quitarle el tallo. Pelar el jengibre y los ajos.

    La autora recomienda utilizar manzanas ácidas. Algunas variedades que se adaptan a esta recomendación son la Braeburn, la Cox Orange o la Elstar.

  2. Preparación
    Triturar las frutas, las verduras, el jengibre y el ajo junto con el agua, la cúrcuma, la sal y la pimienta en una batidora de vaso hasta obtener un puré cremoso.

    Consejo de la autora: si agrega un poco de pesto verde al puré creará un contraste muy bonito con el morado de la remolacha, además de refinar el sabor.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

La manzana es la encargada de darle a este puré cremoso de remolacha, hinojo, cúrcuma y jengibre el toque afrutado. Es delicioso, sencillo y rápido de preparar.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas, una ración de esta receta cubre aproximadamente el 60 % de las necesidades diarias de potasio y el 45 % de las de ácido fólico. Este puré aporta 114 kcal por ración, por lo que podemos decir que es bajo en calorías. Afortunadamente, es muy rico en fibra.
Si desea saber más sobre composiciones recomendables y errores de nutrición evitables en dietas veganas, pinche en el siguiente enlace: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Remolacha: la remolacha debe su característico color rojo principalmente a la alta concentración del glucósido betanina. La remolacha destaca por ser rica en vitamina B, potasio, hierro y ácido fólico. Además, se puede cocer o preparar cruda, en forma de ensalada. Las personas que tienden a la formación de cálculos renales, como pacientes con enfermedad de Crohn, deben disfrutar de la remolacha con moderación debido al ácido oxálico que contiene.

Hinojo: tanto el bulbo como las semillas del hinojo se utilizan como ingrediente en platos crudos y cocidos. Este bulbo, que puede ser más blanco o verdoso, tiene una estructura por capas similar a la de la cebolla y un intenso aroma que debe a sus aceites esenciales. Estos mismos aceites también son los responsables de sus efectos en la salud. Entre otras cosas, el hinojo favorece una correcta digestión. El tallo puede utilizarse como sustituto del eneldo.

Jengibre: el jengibre es aromático y tiene un sabor picante y sabroso que debe al gingerol que contiene. A este se le atribuyen también sus efectos antiinflamatorios y anticancerígenos. Por su parte, el borneol y el cineol aportan al jengibre propiedades digestivas, reconstituyentes y antieméticas. Además, el jengibre estimula el apetito y mejora la circulación. En cocina se emplea el rizoma, ya sea fresco, deshidratado o molido. Se conoce como jengibre verde o joven al jengibre que se recoge cuando todavía no ha madurado, que tiene un sabor más suave y menos leñoso que el de los jengibres maduros.

Cúrcuma: la cúrcuma pertenece a la familia del jengibre. La cúrcuma fresca tiene un sabor resinoso y ligeramente a quemado y la seca, que se usa mucho en la India, es más suave y algo amarga. La cúrcuma se conserva en perfectas condiciones en un lugar oscuro, siempre que no se almacene durante demasiado tiempo, ya que pierde color y sabor.

Consejos

Michaela Russmann sobre la remolacha: El sabor de la remolacha es algo acerbo y deja un regusto terroso en la boca. Las variedades de remolacha amarillas y blancas son algo más dulces. En el supermercado también las puede encontrar en conserva, cocidas o envasadas al vacío. Sin embargo, es mucho más sabroso y saludable utilizar la variante fresca, sobre todo si va a preparar una receta crudivegana. La remolacha desprende todo su sabor en jugos frescos, batidos, ensaladas y en sabrosas sopas y purés. Su maravilloso color hace que den ganas de comérsela con los ojos.

Preparación alternativa

Cúrcuma fresca: puede utilizar cúrcuma fresca en lugar de cúrcuma en polvo, en cuyo caso habría que rallarla. Se recomienda emplear guantes, ya que la cúrcuma tiñe los dedos de color intenso y puede provocar manchas permanentes en los utensilios de cocina blancos.

Encontrar recetas