Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Guiso de patatas y alubias con eneldo

Este guiso de patatas y alubias es perfecto para las estaciones cálidas. Poco antes de servirlo se le puede añadir un chorrito de zumo de limón.

veganas cocinadas

15min    9h    intermedia  
  Agua 56,4 %  64/19/17  LA (1.1g) 6:1 (0.2g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Para las alubias
300 gAlubias blancas, maduras, crudas
Para la cebolla
2 Cebollas, crudas (220 g)
5 cdas.Aceite de oliva (68 g)
10 ramilleteEneldo, fresco (2 g)
5 dientesAjos, crudos (15 g)
2 cdtas.Cúrcuma molida, cruda (eco?) (6 g)
Para el resto del guiso
400 gPatatas blancas, pulpa y piel, crudas
2 hojasLaurel (0,36 g)
1 cdta.Sal marina (5 g)
¼ Limón, crudo, sin cáscara (14 g)

Utensilios de cocina

  • cazuela
  • colador
  • cocina (artefacto)

Tipo de preparación

  • cocer
  • remojo
  • rehogar
  • escurrir (colar)
  • mondar

Preparación

  1. Para las alubias
    Poner las alubias blancas en remojo en abundante agua y dejarlas durante ocho horas o toda la noche anterior. Antes de utilizarlas, retirar el agua y enjuagarlas un poco.

    Tras el remojo, las alubias deben haber aumentado su tamaño y estar más blandas. Si no es el caso, puede que esté utilizando alubias que han estado almacenadas durante demasiado tiempo. Por lo tanto, el tiempo de cocción también será mayor.

  2. Para la cebolla
    Picar la cebolla y dorarla a fuego lento en una sartén con un poco de aceite de oliva.

    Cuanto más pique la cebolla, más se «derretirá» y mayor sensación de espesor dará a la receta.

  3. Lavar las ramitas de eneldo y retirar los tallos. Picar el resto y agregarlo a la cebolla.

    Asegúrese de que el fuego de la olla no esté demasiado fuerte. El eneldo es muy delicado y se quema fácilmente, así que no deje que lo haga.

  4. Pelar los dientes de ajo y cortarlos en trozos grandes. Agregar el ajo picado y la cúrcuma molida a la cebolla. Dejar que se dore todo junto a fuego lento durante unos 10 minutos más.

    Mientras tanto, pelar las patatas y cortarlas en dados grandes. Reservarlas para más adelante.

  5. Para el resto del guiso
    Agregar las alubias que han estado en remojo a la mezcla de cebolla y remover. Añadir agua hasta que las alubias queden bien cubiertas. Incorporar las hojas de laurel y tapar la olla. Llevar a ebullición.

    Importante: llegados a este punto no hemos agregado nada de sal, ya que esta aumenta el tiempo de cocción de las alubias de forma considerable.

    Durante la cocción tendrá que echar un vistazo a la olla de vez en cuando y agregar más agua en caso de ser necesario. La cantidad de agua también depende de la consistencia final que desee. ¿Quiere un guiso cremoso y blando o le apetece más bien una sopa?

  6. Cuando las alubias lleven media hora cociéndose, agregar los dados de patata y remover. Dejar que el guiso siga un rato más a fuego medio con la tapa puesta.

    Estas instrucciones se aplican en caso de que no haya habido problemas con los ingredientes. Si las alubias necesitan una hora de cocción, puede agregar las patatas durante la última media hora. Si llegados a este punto se da cuenta de que las alubias todavía están muy duras, añada las patatas más tarde, ya que si las cuece demasiado, estas se desharán y se disolverán en el guiso.

  7. El guiso estará listo tan pronto como las alubias estén tiernas. En ese momento, añadir la sal dejar que siga cociendo durante unos minutos más, de forma que todos los componentes puedan absorber bien la sal.

    Para saber más sobre el tiempo de cocción de las alubias y, en general, de las legumbres, le recomendamos que eche un vistazo al apartado «Observaciones sobre la receta» que tiene a la derecha. Los tiempos de preparación se han calculado con las condiciones óptimas, por lo que puede haber variaciones.

  8. Decorar los platos con una rodaja de limón y rociar un poco del zumo por encima del guiso después de servirlo.

Autor
Nora Maria Nagel, Imagen de año 2016
Nora Maria Nagel, Alemania
Veröffentlicht neben dem Studium Rezepte auf diet-health.info. Neben pflanzlicher Ernährung und Experimenten in der Küche interessiert sie sich unter anderem für Yoga, Aktivitäten an der frischen Luft sowie Literatur und Kunst.

... more

Observaciones sobre la receta

Este guiso de patatas y alubias es perfecto para las estaciones cálidas. Poco antes de servirlo se le puede añadir un chorrito de zumo de limón.

Tipos de patatas para el guiso: para preparar este guiso necesitamos patatas firmes que no se deshagan, pues así el guiso tendrá más consistencia. Los daditos de patata mejoran el sabor general del guiso. Además, es muy importante no agregar las patatas a la olla desde el principio, ya que necesitan mucho menos tiempo de cocción que las alubias y se desharán.

Alubias crudas y faseolina: las alubias blancas pertenecen a la familia de las leguminosas. Debido a la lectina que contienen las legumbres crudas, la faseolina, estas no se pueden consumir crudas, ya que resultan tóxicas. El proceso de cocción desactiva la faseolina de forma irreversible y convierte a las alubias en una gran fuente de proteínas para los seres humanos. Las alubias blancas secas contienen, de media, 21 gramos de proteínas por cada 100 gramos.

Poner en remojo las alubias: antes de cocer las alubias es importante ponerlas en remojo para reducir la cantidad de ácido fítico que contienen. El ácido fítico se une a los minerales del cuerpo y, cuando esto sucede, esos minerales dejan de estar disponibles para que el organismo los aproveche.

Desventajas de las alubias precocinadas: en los comercios, las alubias blancas (al igual que otros tipos de alubias y legumbres) se comercializan secas o precocinadas. Aunque las legumbres en conserva sean más cómodas y rápidas de preparar, las secas tienen mejor sabor. Además, si las preparamos en casa podemos elegir lo hechas que queremos que estén (las alubias en conserva suelen ser bastante blandas y, a veces, hasta se deshacen). Por lo tanto, resulta obvio que la variante seca siempre será la mejor opción, ya que no contiene aditivos innecesarios ni sal.

Consejos

Estar preparado para todo cuando cocinamos alubias: cuando se preparan alubias secas hay que tener en cuenta algunos aspectos. Lo más importante es el tiempo y la temperatura a la que hayan estado almacenadas (ya sea en casa o en los comercios), pues afectará al tiempo de preparación y al de remojo. Por desgracia, realizar estos cálculos no suele ser sencillo, por lo que es importante que esté preparado para cualquier cosa cuando prepare alubias. En las instrucciones del paquete se indica una hora de cocción, pero pueden llevarnos incluso dos o tres.

Conservas ecológicas: si tiene que utilizar la variante rápida, se recomienda comprar solo conservas ecológicas, ya que suelen procesarse de forma más suave y, sobre todo, apenas contienen aditivos (o no contienen, directamente). Se recomienda que las conservas sean de frasco, que además son las que prevalecen en el comercio ecológico, pues no contienen aluminio ni BPA (Bisfenol A), además de ser más beneficiosas para el medio ambiente.

Cuándo añadir la sal: la sal debe añadirse siempre al final de la cocción, cuando las alubias ya estén blandas, pues les cuesta mucho más cocerse en agua salada. (Esto también hay que tenerlo en cuenta si se utiliza caldo, ya que suelen contener sal).

Preparación alternativa

Más rápido: si no tiene mucho tiempo, puede utilizar alubias en conserva, aunque suele haber una gran diferencia tanto en la consistencia como en el sabor. Además, los productos en conserva tienden a ser bastante más caros que los naturales.

Añadir yogur: combinar el guiso con yogur es una opción maravillosa, sobre todo en primavera o verano, cuando la comida sienta mejor tibia. ¡Un guiso fresquito! En tal caso, le recomendamos que emplee un yogur vegano que puede preparar usted mismo, como este yogur de anacardos.