Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Hamburguesas portobello con berenjena y pasta de umeboshi

Los champiñones silvestres son una buena alternativa a la carne, como bien se aprecia en esta sabrosa hamburguesa portobello con berenjena y pasta de umeboshi.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

40min    17h    intermedia  
  Agua 61,3 %  23/26/52  LA (11.2g) 106:1 (0.1g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Antes de empezar. Se puede preparar la noche anterior
160 gAlmendras
155 gSemillas de calabaza, secas
Para la masa de las hamburguesas portobello
3 cdas.Aceite de oliva (40 g)
2 cdas.Sojasauce (Genen Shoyu), salzarm (32 g)
1 cda.Pasta de umeboshi (12 g)
1 cda.Vinagre de manzana (15 g)
360 gChampiñones silvestres (Agaricus augustus)
190 gBerenjenas, crudas
1 cda.Semilla de cilantro (5 g)
4 Cebolletas / cebollas de verdeo (60 g)
1 dienteAjo, crudo (3 g)
1 ramaPerejil, fresco (30 g)
1 pizcaSal marina (0,35 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual o picadora eléctrica
  • deshidratador de alimentos o horno

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • picar o moler
  • plato frío
  • remojo
  • mezclar
  • reposar
  • degustar
  • marinar

Preparación

  1. Antes de empezar. Se puede preparar la noche anterior
    Dejar en remojo las almendras y las semillas de calabaza entre ocho y doce horas.

  2. Para la masa de las hamburguesas portobello
    Mezclar aceite de oliva, salsa nama shoyu, pasta de umeboshi y vinagre de manzana en un recipiente grande. Incorporar los champiñones y las setas y dejar que se marinen entre 15 y 20 minutos.

  3. Mientras tanto, picar las almendras y las semillas de calabaza del remojo junto con las semillas de cilantro, pero sin triturarlas. A continuación, verter la mezcla en un recipiente grande.

  4. Utilizar un procesador de alimentos para triturar los champiñones y la berenjena marinados junto con las cebolletas, el ajo y el perejil. Después, incorporar esta mezcla al recipiente con las almendras y las semillas de calabaza picadas. Mezclar bien todos los ingredientes y, a continuación, salpimentar.

    Utilice sal y pimienta al gusto, pero trate de emplear la menor cantidad de sal posible.

  5. Preparar la hamburguesa portobello 
    Preparar bolitas o hamburguesas con la masa y ponerlas a deshidratar. Dejar que se sequen entre 8 y 12 horas, hasta que se forme una especie de costra en el exterior.

    Teniendo en cuenta que las cantidades están pensadas para cinco comensales, según el autor deberíamos obtener entre 20 y 25 hamburguesas.

    Si no tiene un deshidratador de alimentos a mano, puede secar las hamburguesas en el horno. Para que las hamburguesas queden suaves, recomendamos calentar el horno a la mínima temperatura (que suele ser 50 °C) y dejar la puerta entreabierta.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Los champiñones silvestres son una buena alternativa a la carne, como bien se aprecia en esta sabrosa hamburguesa portobello con berenjena y pasta de umeboshi.

Agaricus augustus: El champiñón silvestre Agaricus augustus pertenece a los basidiomicetos y cuenta con un aroma suave similar al de las almendras. Su tallo amarillea con la presión y se vuelve algo marrón tras el corte. Se encuentra sobre todo en bosques de coníferas entre los meses de junio y octubre. Aunque es posible consumirlo crudo, es muy importante no confundirlo con otros tipos de champiñones silvestres similares, pero tóxicos, como pueden ser los Agaricus xanthodermus, meleagris o phaeolepidotus.

Pasta de umeboshi: la pasta de umeboshi (en japonés, Neriume) se elabora a través de un proceso de fermentación con las frutas ume, que se marinan previamente en sal, y las hojas de shiso. Se utiliza para preparar aliños de ensalada, salsas para mojar, rollitos de sushi y platos de tofu y verdura. Su elaboración está muy ligada a la cultura japonesa. Además de alimento, la pasta de umeboshi también es un remedio natural muy efectivo. Para saber más, visite nuestra página sobre el ingrediente pinchando sobre el mismo.

Poner en remojo frutos secos y semillas: los frutos secos, los cereales y las semillas suelen contener ácido fítico, que se une a los minerales en los intestinos y, por lo tanto, reduce e incluso evita que nuestras células puedan absorberlos. Si le gusta comer frutos secos y semillas crudas en grandes cantidades, es recomendable que los ponga en remojo antes para digerirlos mejor. Se cree que cuando ponemos en remojo o germinamos este tipo de alimentos, las fitasas naturales (enzimas de degradación de fitasas) reducen la cantidad de ácido fítico. En la naturaleza, las plantas utilizan el ácido fítico para retener los minerales y que estos permanezcan en el suelo para la siguiente generación. Gracias a la fitasa que se produce durante la germinación, las plantas jóvenes pueden aprovechar los minerales y utilizarlos para su crecimiento. El autor recomienda dejar en remojo las almendras y las semillas de calabaza hasta doce horas, aunque puede reducir este tiempo.

Salsa de soja nama shoyu: a diferencia de la salsa de soja tamari, la shoyu contiene trigo o arroz además de las semillas de soja, el agua y la sal marina. Eso hace que tenga un sabor más suave. La salsa nama shoyu (también conocida como Nama-shoyu o Kijōyu ,生醤油) no se pasteuriza, al contrario que otras salsa de soja. Por lo tanto, no se calienta al final del proceso de maduración, sino que solo se filtra, motivo por el cual esta salsa es muy apreciada entre los crudiveganos. Además, la salsa de soja shoyu contiene muchas enzimas y tiene un aroma fresco. Nosotros no consideramos la salsa de soja como un alimento crudo ya que la soja, como cualquier otro tipo de leguminosa verde, contiene fasina, una glucoproteína tóxica para los seres humanos. Para eliminarla, la soja debe calentarse al principio del proceso de fabricación.

Consejos

Comprar berenjenas y almacenarlas: las berenjenas maduras tienen la piel tersa porque están llenas de pulpa, además de una superficie mate, brillante y oscura que cede ligeramente si se hace un poco de presión. Si las berenjenas tienen manchas marrones o la piel algo arrugada, no las compre. Las berenjenas en buen estado tienen la pulpa blanca y están llenas de semillas blancas, mientras que las viejas o las que se han conservado en malas condiciones tienen un color más oscuro y la pulpa, a veces, puede tener algunos agujeros.
Si desea almacenarlas durante bastante tiempo, evite la nevera, ya que tras unos días las bajas temperaturas harán que les aparezcan manchas en la piel. Así pues, lo ideal es conservarlas a una temperatura de entre diez y 12 grados (por ejemplo, en un sótano). Dado que las berenjenas pueden madurar después de su recolección, no se recomienda almacenarlas junto con manzanas o tomates.

Limpiar champiñones: la mejor manera de limpiar champiñones es con un pincel y cuando estos están secos. Sin embargo, si la suciedad está muy incrustada, puede limpiarlos debajo del grifo. pero nunca debe lavarlos en un recipiente con agua, ya que la absorben con mucha facilidad. Los champiñones deben protegerse de las altas temperaturas y de la humedad, pues se estropean enseguida.

Reducir la cantidad de sal y aceite: por motivos de salud, le recomendamos utilizar poca sal y aceite. Para saber más sobre este tema, visite nuestra reseña sobre el libro Sal, azúcar y grasas de Michael Moss. Aun así, esta receta es rica en sal debido a la salsa de soja, que contiene entre un 5 y un 6 % de sodio.

Preparación alternativa

Champiñones: en lugar de champiñones silvestres también pude utilizar los champiñones blancos o marrones pequeños que consuma habitualmente.

Encontrar recetas