Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Pastel de manzana, tomillo y chocolate con manteca de cacao

Este pastel de manzana, tomillo y chocolate tiene un sabor agradable y no demasiado dulce. La manzana y el tomillo aportan frescor y la manteca de cacao, aroma.

veganas cocinadas

20min    80min    intermedia  
  Agua 40,0 %  40/11/49  LA (16.9g) 7:1 (2.6g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • picadora eléctrica o batidora de vaso o batidora manual
  • nevera
  • rallador
  • molde desmontable

Tipo de preparación

  • picar o moler
  • plato frío
  • mezclar
  • refrigerar
  • hacer puré
  • rallar
  • amasar con las manos

Preparación

  1. Para la masa del pastel
    Para empezar, moler las nueces, lavar las manzanas, quitarles el corazón y rallarlas.

    En la receta original se utiliza la medida «Cup» (taza) en lugar de gramos. Dado que en esta receta aparece muy a menudo, hemos decidido dejarla como unidad de medida. Puede orientarse con las cantidades en gramos que se indican entre paréntesis.

  2. Abrir la vaina de vainilla por la mitad y extraer con la ayuda de un cuchillo la cantidad indicada de pasta o un poco más, según lo que prefiera. Triturar los dátiles con el agua hasta obtener una pasta. A continuación, mezclar con el resto de los ingredientes en un recipiente y amasar hasta que quede homogéneo.

    Hemos reducido la cantidad de manteca de cacao a la mitad por motivos de salud. Queda a su elección seguir nuestra recomendación o utilizar el doble de lo que aquí le indicamos.

    En la receta original se indica utilizar una taza de pasta de dátiles (compuesta por la misma cantidad de dátiles que de agua). En su lugar, nosotros hemos señalado por separado los dátiles y el agua necesarios. Si le parece que la masa es demasiado consistente, aumente la cantidad de agua.

  3. Coloque el molde de la tarta sobre una bandeja de horno cubierta previamente con papel de hornear. (También puede emplear un molde de 21 centímetros de diámetro cubierto con papel para hornear directamente).

    Ponga a enfriar la base mientras prepara el relleno.

  4. Para el relleno
    Lavar las manzanas, quitarles el corazón, rallarlas y mezclarlas con el tomillo. Cubrir la base de la tarta con la mezcla y guardarla en la nevera mientras prepara el glaseado.

    En la receta original no se indica una cantidad específica de tomillo fresco. Nosotros hemos indicado una cucharada, pero puede utilizar lo que quiera.

  5. Para la cobertura de chocolate
    Colocar todos los ingredientes en la batidora y mezclar a la mínima potencia durante unos seis segundos. ¡Atención! No debe hacerlo durante demasiado tiempo ni demasiado rápido, ya que si no la cobertura puede cuajarse. Si le ocurre esto, añada un poco de agua fría y continúe batiendo.

    Hemos reducido la cantidad de cobertura de chocolate a la mitad de lo que se indica en la receta original. Si prefiere que tenga más chocolate, auméntela a su gusto. En la receta original, la autora señala una taza de manteca de cacao y una taza y media de cacao en polvo, así como el doble del resto de los ingredientes (media taza de aceite, tres cuartas partes de aguamiel y un cuarto de taza de agua del grifo).

  6. Terminar el pastel
    Cubrir el pastel con la cobertura y guardarlo en la nevera para que se endurezca. Una vez tenga la consistencia deseada, ya está listo para cortar.

    La autora recomienda una hora de enfriado en la nevera.

Observaciones sobre la receta

Este pastel de manzana, tomillo y chocolate tiene un sabor agradable y no demasiado dulce. La manzana y el tomillo aportan frescor y la manteca de cacao, aroma.

Tamaño de las porciones: se obtiene un pastel de 18x21 centímetros.

Este postre no es apto para crudiveganos: hemos clasificado de forma deliberada esta receta como «vegana cocinada», ya que el azúcar de palma es una parte nada despreciable de la receta. Este tipo de azúcar se utiliza para endulzar platos y bebidas, al igual que sucede con el azúcar de caña. Dado que durante su fabricación no entra en contacto con ningún producto de origen animal, el azúcar de palma se considera un edulcorante vegano para el día a día. A pesar de su bajo índice glucémico, hay que tener cuidado con él. La savia se obtiene realizando cortes en las inflorescencias maduras de la palma. Durante el proceso de fabricación, el jugo de palma se cuece hasta obtener un sirope, por lo que el azúcar de palma no se considera un producto apto para crudiveganos. Este azúcar tiene un sabor acaramelado que recuerda a la malta y es menos dulce que el azúcar convencional.

Cacao en polvo: el cacao en polvo puede ser crudo o tostado. Además de un alto porcentaje de grasas, el cacao también contiene diferentes nutrientes muy variados. El secreto del cacao en polvo crudo es el cuidadoso proceso de fabricación y la fermentación natural. La descomposición de la pulpa del grano de cacao se produce de forma natural, sin que haga falta ningún proceso de tostado. De esta forma se mantienen los valores nutricionales.

Manteca de cacao: la manteca de cacao es un «subproducto de la elaboración del cacao en polvo. Los granos de cacao se someten a distintas etapas de producción y, al final, se muelen. Es entonces cuando esa masa de cacao líquido se procesa hasta obtener el cacao en polvo y la manteca de cacao se separa. El alto porcentaje de ácidos grasos saturados, principalmente palmíticos (16:0) y estéaricos (18:0), en contraste con la baja cantidad de ácidos grasos insaturados hace que, si se almacena de forma correcta, la manteca de cacao pueda tener una larga vida útil. Por su composición, la manteca de cacao no solo se utiliza para elaborar chocolate y postres, sino también en otros sectores, como la cosmética. Antiguamente también se utilizaba en farmacia para fabricar supositorios y diversos ungüentos. En los últimos años se ha venido sustituyendo, entre otras cosas por su comportamiento una vez solidificada y por su pobre absorción de agua.

Consejos

Reducir la cantidad de aceite: hemos reducido la cantidad de aceite de forma deliberada. Si le parece muy poco, auméntela ligeramente. Encontrará las razones por las que evitamos utilizar grandes cantidades de aceite en nuestra reseña del libro Sal, azúcar y grasas de Michael Moss.

Tamaño óptimo del molde: lo mejor para este pastel es utilizar un molde de unos 21 centímetros de diámetro.

Preparación alternativa

Pelar las manzanas: una alternativa es pelar las manzanas antes de rallarlas, lo que hará que obtenga una masa más uniforme. Sin embargo, de esta manera también perderá importantes vitaminas y minerales.