Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Panecillos crudiveganos con almendras y linaza

Estos panecillos crudiveganos con almendras y linaza se deshidratan en lugar de hornearse. Asegúrese de que los copos de avena son aptos para crudiveganos.

crudiveganas

20min12h
baja
52,3 %
46/16/38
Ω-6 (LA, 3g) : Ω-3 (ALA, 3g) = 1:1


Ingredientes (para personas, )

Leche de almendras casera (guardar los restos de almendra)
200 mlLeche de almendra (192 g)
Para la masa de los panecillos
3 cdas.Semillas de chía, crudas, ecológicas? (16 g)
100 mlAgua potable (100 g)
100 gCopos de avena (crudos?, eco?)
50 gSemillas de lino (Linaza)
3 cdas.Harina de coco (33 g)
3 cdas.Aceite de canola, prensado en frío?, ecológico? (42 g)
½ cdta.Sal de mesa (3,0 g)

Utensilios de cocina

  • batidora manual
  • robot de cocina (amasar, mezclar, etc.)
  • deshidratador de alimentos
  • bolsa para leches vegetales
  • molinillo de café, eléctrico

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • picar o moler
  • plato frío
  • remojo
  • mezclar
  • escurrir (colar)
  • amasar con las manos

Preparación

  1. Preparar leche de almendras casera. Guardar los restos de almendra
    Para elaborar esta receta necesitará tanto leche de almendras como los restos de su preparación. Este paso lo puede hacer con antelación. Poner en remojo unos 200 gramos de almendras (entre cuatro y doce horas). Triturarlos junto con unos 800 mililitros de agua y tamizarlos con la ayuda de una bolsa para preparar leches vegetales. Encontrará una receta detallada aquí

  2. Para la masa de los panecillos
    Introducir las semillas de chía en 100 mililitros de agua y dejar que se hinchen.

  3. Triturar los copos de avena en un procesador de alimentos con cuchilla en forma de ese. A continuación, triturar la linaza (semillas de lino) con un molinillo de café y agregarla a los copos de avena junto con la harina de coco. Triturar brevemente hasta que todos los ingredientes queden bien mezclados.

    Utilice copos de avena crudos o prepare copos de avena verdaderamente crudos en casa a partir de avena de grano desnudo (véase la página 63 del mismo libro).

    La autora emplea semillas de lino dorado. Sin embargo, su composición de ácidos grasos deja bastante que desear. En esta receta tiene más sentido emplearlas porque son capaces de absorber más líquido.

  4. Una vez hayamos preparado la leche de almendras (paso uno), añadir 150 gramos de los restos de almendra, el «gel de semilla de chía» (paso dos), el aceite de canola, 200 mililitros de leche de almendras (paso uno) y sal. Triturar hasta conseguir una masa uniforme.

  5. Dar forma y deshidratar los panecillos
    Con las manos, dar forma a seis panecillos y decorar con los granos al gusto. Introducir los panecillos en el deshidratador de alimentos y deshidratarlos durante cinco o seis horas, o hasta conseguir la consistencia deseada. Pasadas dos horas, cortar los panecillos por la mitad y continuar con el proceso.

    Para dar forma a los panecillos: el número de panecillos depende de las raciones.

    Deben consumirse en un periodo de dos o tres días.

Observaciones sobre la receta

Estos panecillos integrales con almendras y linaza se deshidratan en lugar de hornearse. Asegúrese de que los copos de avena son aptos para crudiveganos.

Cantidades y tiempo: con las cantidades que se han indicado obtendrá seis panecillos.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas, una ración de esta receta cubre las necesidades diarias de manganeso. Asimismo, también aporta casi el 80 % de las necesidades de vitamina E y más del 50 % de las de cobre, así como del aminoácido esencial triptófano. La proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 es de 1:1, por lo que se encuentra por debajo del máximo recomendado de 5:1.

Copos de avena: los copos de avena son ricos en proteínas y, por lo tanto, también en los aminoácidos esenciales que estas contienen. Además, aportan numerosas vitaminas y minerales, aunque la cantidad de vitaminas puede verse reducida según el tipo de proceso al que se les haya sometido (calor). Esta receta solo puede considerarse apta para crudiveganos si los copos de avena que se utilizan son crudos. Las personas que padecen intolerancia al gluten (celiaquía) tienen problemas para digerir la gliadina, una fracción de la proteína del gluten. Así, deben abstenerse de consumir cereales clásicos como el trigo, pero sí que pueden consumir copos de avena en determinadas condiciones. Dicha avena se comercializa como avena sin gluten.

Semillas de chía: las semillas de chía destacan especialmente por ser ricas en calcio, hierro, fibras solubles y ácidos grasos omega-3.

Semillas de lino: la linaza son las semillas del lino (lino común, Linum usitatissimum). Las semillas de lino aportan un sabor suave que recuerda a los frutos secos y tienen un porcentaje de grasas del 40 %. Con un 50 % de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (ALA), es el aceite vegetal con la concentración de ácidos grasos omega-3 más alta que se conoce. Las personas que consumen gran cantidad de alimentos industriales deberían aumentar la proporción de semillas de lino en su dieta y corregir las carencias nutricionales que tengan en este sentido.

Semillas de lino dorado y de lino marrón: aunque se trata de la misma planta, nos encontramos ante dos variedades distintas con diferente composición y propiedades de absorción.
Las semillas de lino dorado son capaces de absorber más líquido, pero tienen una proporción de ácidos grasos peor (más omega-6 y menos omega-3).

Consejos

Almacenar las semillas de chía: las semillas de chía se pueden almacenar hasta cinco años, por lo que tienen una vida útil mucho mayor que, por ejemplo, la linaza. Las mejores condiciones para almacenarlas son en un recipiente hermético (p. ej., en un frasco de rosca) que se guarde en un lugar oscuro y fresco (que no húmedo).

El potencial de utilizar semillas de chía: si empleamos semillas de chía y, especialmente, semillas de chía trituradas, nuestro cuerpo es capaz de aprovechar sus diferentes componentes. Cuando las consumimos enteras, básicamente nos beneficiamos de la fibra que aportan. Los ácidos grasos omega-3 deberían tener una gran importancia en nuestra alimentación. Por favor, pinche en el siguiente enlace, en el que encontrará los motivos de los cambios: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Sin procesador de alimentos: si no tiene un procesador de alimentos, puede preparar la receta utilizando una batidora y amasando con las manos.

Preparación alternativa

Copos de avena caseros: para prepararlos, ponga en remojo la avena de grano desnudo durante toda la noche y, después, deshidrátela (véase la página 63 del mismo libro).