Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Humus de berenjena

El humus de berenjena solo es una de las múltiples variantes de esta especialidad oriental, que se puede utilizar para mojar crudités o untar en pan.
Comentarios

veganas cocinadas

15min    14h    baja  
  Agua 65,1 %  67/21/12  LA (3.5g) 33:1 (0.1g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Para la base de garbanzos y berenjena
220 gGarbanzos, crudos
1 Berenjena, cruda (340 g)
Para el resto del humus
1 Cebolla, cruda (110 g)
8 dientesAjos, crudos (24 g)
4 cdas.Semillas, sésamo, enteras, secas (36 g)
2 cdas.Zumo de limón, crudo (15 g)
½ cdta.Chile en polvo (1,4 g)
80 mlAgua potable (80 g)

Utensilios de cocina

  • batidora manual o batidora de vaso
  • cazuela
  • horno
  • prensa de ajos

Tipo de preparación

  • cocer
  • hornear
  • picar o moler
  • remojo
  • hacer puré
  • mondar

Preparación

  1. Para la base de garbanzos y berenjena
    Dejar los garbanzos en remojo al menos doce horas o durante toda la noche, aunque lo mejor es que estén 24 horas en abundante agua fresca.

    Los garbanzos absorben bastante agua y crecen en consecuencia. Esto es algo a tener en cuenta para elegir el recipiente y la cantidad de agua.

  2. Escurrir los garbanzos con la ayuda de un colador y enjuagarlos un poco. A continuación, añadirlos a una olla grande y hervirlos con abundante agua.

    El tiempo de cocción variará según el tiempo y el modo en el que los garbanzos se hayan almacenado. Para preparar humus se recomienda que los garbanzos estén muy blandos, no solo cocidos. Cuando haya pasado una hora u hora y media, lo más seguro es que los garbanzos estén ya cocidos, es decir, «al dente», pero lo mejor es dejarlos entre dos horas y dos horas y media en total. Es importante que compruebe de vez en cuando si hay suficiente agua en la olla.

    Atención: no añada sal, ya que esto aumenta de forma significativa el tiempo de cocción.

  3. Cuando los garbanzos estén listos, escurrirlos con un colador y dejar que se enfríen un poco.

    Si utiliza garbanzos precocinados pase directamente al siguiente paso.

  4. Hornear la berenjena a 180 °C durante 45 minutos.

  5. Para el resto del humus
    Cortar la cebolla en daditos pequeños. Cuando a la berenjena solo le queden quince minutos de horneado, añadir la cebolla y el ajo. 

  6. Pelar la berenjena en cuanto se enfríe.

    Tras el proceso de horneado, retirar la piel de la berenjena con la mano es muy sencillo. Si tuviese alguna dificultad, otra opción es extraer el interior de la berenjena con una cuchara y después colocar la pulpa en un vaso de medidas.

  7. Cuando se hayan enfriado, pelar los ajos, picarlos con un cuchillo y triturarlos con una prensa de ajos.

  8. Colocar en un vaso de medidas la berenjena y el ajo. Agregar los garbanzos, el sésamo, el zumo de limón, la cebolla asada y el chile en polvo.

  9. Incorporar agua y triturar con la batidora hasta obtener un humus fino y cremoso. Servir.

    Si quiere mejorar su aspecto, puede decorar el humus de berenjena con perejil fresco y pimentón.

Comentarios
Autor
Melanie Scherer, Imagen de año 2015
Melanie Scherer, Suiza
Ich bin PH-Studentin und arbeite nebenbei für die Stiftung G+E. Einmal in der Woche mache ich Pilates.
Observaciones sobre la receta

El humus de berenjena solo es una de las múltiples variantes de esta especialidad oriental, que se puede utilizar para mojar crudités o untar en pan.

El humus en la cocina oriental: en la cocina oriental el humus es uno de las partes más importantes de la comida (suele servirse como entrante) y es habitual que le acompañen otros ingredientes. Es perfecto para untar (por ejemplo, con crudités) aunque también se utiliza para rellenar, como sucede en los panes planos.

Información sobre los garbanzos: los garbanzos contienen, de media, 20 gramos de proteínas por cada 100 gramos, por lo que son muy ricos en este nutriente y resultan una opción estupenda para acompañar un plato de verdura. Los garbanzos se pueden adquirir en distintos comercios (al igual que otras legumbres) bien secos o precocinados y en conserva. Aunque las legumbres en conserva sean más cómodas y rápidas de preparar, las secas tienen mejor sabor, a pesar de que haya que emplear más tiempo. Además, en casa puede elegir el grado de cocción usted mismo (los garbanzos de bote suelen ser bastante blandos y, a veces, hasta se deshacen). Por supuesto, conviene prestar atención a la sal y a los aditivos que contenga la conserva, por lo que siempre es preferible utilizar los secos.

Consejos

Las mejores verduras para los crudités: las verduras que mejor combinan con este humus de berenjena son las zanahorias, el pepino, el colirrábano y los tomates cherry.

Utilizar el humus como salsa: también puede emplearlo como salsa para acompañar un plato de patatas o batatas.

Preparación alternativa

Más rápido: si quiere saltarse el tiempo del remojo, utilice garbanzos precocinados y en conserva. De esta forma, podrá tener la receta lista en una hora.

Pungencia: el humus de berenjena se puede condimentar con distintas especias y refinar al gusto. Si le gusta el picante, una buena opción es la pimienta de Cayena, aunque también puede incorporar un chile a la receta.

Receta base para preparar humus: si prefiere prepararlo de otro modo, eche un vistazo a nuestra receta básica de humus, pues puede ser un buen punto de partida.