Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Ensalada de lentejas con pepino y aceitunas

Esta colorida ensalada de lentejas con pepino, aceitunas, pimiento y un buen aliño no solo es sabrosa, sino que le aporta un extra de proteínas.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

20min    110min    baja  
  Agua 58,2 %  64/22/14  LA 8:1 ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para la ensalada de lentejas
350 gLentejas, crudas
1 Pimiento amarillo, crudo (200 g)
1 Cebolla, roja, cruda (80 g)
½ Pepino, pelado, crudo (229 g)
55 gAceitunas verdes, sin hueso
Para el aliño
2 cdas.Vinagre balsámico (32 g)
2 cdas.Zumo de limón, crudo (15 g)
1 cda.Aguamiel (12 g)
50 mlAceite de oliva (46 g)
¼ cdta. enteraComino, semillas
¼ cdta.Pimentón (0,58 g)
1 pizcaSal de mesa (0,4 g)
1 pizcaEspecias, pimienta negra (0,1 g)
Para decorar
½ ramaPerejil, fresco (15 g)

Utensilios de cocina

  • nevera
  • mortero
  • exprimidor de cítricos
  • pelador
  • cazuela

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • prensar
  • reposar
  • degustar
  • mondar
  • pelar

Preparación

  1. Para la ensalada de lentejas
    Cocer las lentejas hasta que estén al dente siguiendo las instrucciones del paquete y dejar que se enfríen.

  2. En la receta original, la autora utiliza lenteja verdina.

  3. Cortar el pimiento en dados pequeños. Pelar la cebolla y el pepino. A continuación, picar la cebolla y cortar el pepino también en pequeños dados. Quitar el hueso a las aceitunas y cortarlas en rodajas. Poner todo en un recipiente.

  4. La autora utiliza, en la receta original, pimiento naranja. Sin embargo, no hay ningún problema en sustituirlo por pimiento amarillo o rojo. Las aceitunas se pueden comprar ya deshuesadas o retirarles el hueso uno mismo en casa.

  5. Para el aliño
    Mezclar el vinagre balsámico, el zumo de limón, el sirope de agave y el aceite de oliva. Moler el comino, añadirlo al resto de especias y condimentar abundantemente.

  6. En este punto, Michaela Marmulla utiliza vinagre balsámico blanco, que tiene el sabor típico del vinagre balsámico, pero no tiñe la ensalada de color oscuro y hace que esta receta sea más atractiva a la vista.

  7. Aliñar la ensalada de lentejas y dejarla reposar en la nevera al menos una hora.

  8. Para decorar
    Antes de servir, añadir el perejil picado y remover ligeramente la ensalada para que quede bien repartido.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Esta colorida ensalada de lentejas con pepino, aceitunas, pimiento y un buen aliño no solo es sabrosa, sino que le aporta un extra de proteínas.

Lenteja verdina: las lentejas verdinas proceden de la región francesa de Auvernia. Tienen una piel fina entre verde y marrón jaspeado que desaparece una vez se cuecen. Las lentejas verdinas tienen un sabor que recuerda a los frutos secos y son un poco más firmes y menos harinosas que otros tipos de lentejas.

Vinagre balsámico blanco: el vinagre balsámico blanco está compuesto fundamentalmente por vinagre de vino blanco y mostos de uva blanca concentrados. A diferencia del «Aceto Balsamico Tradizionale di Modena» (que no debe confundirse con el «Aceto Balsamico di Modena», que se produce en cantidades industriales), no hay ningún estándar de calidad fijado para el vinagre balsámico blanco. Para obtener vinagre oscuro se recogen uvas tintas, mientras que para los vinagres blancos se seleccionan variedades blancas. El denominado «Condimento (balsamico) bianco» en italiano es un vinagre blanco de gran calidad que solo se encuentra en comercios especializados, aunque también puede buscarlo en tiendas de productos saludables.

Aceitunas verdes y negras: si alguna vez se ha preguntado por qué las aceitunas negras son hasta tres veces más caras que las verdes, el fragmento que viene a continuación puede aclarárselo. Las olivas son relativamente amargas por naturaleza y lo habitual es sumergidas en un líquido conservante durante un período de tiempo determinado (varias semanas) antes de su consumo. En función de los resultados que se quiera obtener, se puede utilizar salmuera o un aliño de hierbas. Las aceitunas verdes se recogen temprano y su procesado resulta muy sencillo, ya que las diferentes calidades no se aprecian a la vista. Sin embargo, las aceitunas negras deben cosecharse con cuidado y prepararse para su comercialización. Además, como deben estar completamente maduras, la fecha de la cosecha se atrasa aún más que el de las aceitunas verdes.

Consejos

Pungencia: la autora recomienda el uso de pimentón picante, pues le confiere un ligero sabor picante, que le va muy bien al plato.

Preparar las aceitunas uno mismo: preparar aceitunas es un proceso sencillo y le permite disfrutar del sabor de las olivas a su gusto. Por otra parte, a diferencia de los productos comerciales, de este modo sabrá lo que se está metiendo en el cuerpo.
Ingredientes necesarios: para el proceso de lavado necesita aceitunas frescas (verdes, negras o mezcladas), un recipiente adecuado (frasco o botella PET grande) y mucha agua. Para el proceso de maceración deberá preparar una mezcla de hierbas y especias a su gusto (pimienta, romero, tomillo, chile, ajo, etc.), así como un adobo de aceite o sal.
Tratamiento previo: preparar las olivas para facilitar la eliminación de las sustancias amargas. Para ello, puede cortar los lados de la aceituna con un cuchillo de cocina y hacer que la oliva ruede sobre la superficie de trabajo con algo de presión encima. A continuación, introducir las aceitunas en un recipiente y rellenarlo de agua. Cambiar el agua durante las dos semanas siguientes, si es posible, a diario.
Proceso de maceración: tras el lavado se puede preparar el adobo. Si desea utilizar salmuera necesitará entre 100 y 120 gramos de sal marina por cada litro de agua (suficiente para un kilo o kilo y medio de aceitunas). Hervir la salmuera con la mezcla de hierbas y especias, dejar que se enfríe y ponerla en un recipiente junto con las aceitunas (por ejemplo, un tarro). Para terminar, añadir una película de aceite de entre uno y dos centímetros y almacenar en un lugar fresco y oscuro. Lo más importante es que todas las aceitunas se encuentren sumergidas en el líquido. Tras un par de meses, las aceitunas estarán listas para consumir. Cuanto mejor se hayan cortado o machacado las aceitunas, más rápido será el proceso de maceración.

Preparación alternativa

Pimientos: el pimiento naranja que se propone en la receta original se puede sustituir fácilmente por pimiento amarillo o rojo.

Cebolla: asimismo, también puede sustituir la cebolla roja por una cebolla amarilla ordinaria si es necesario, aunque la cebolla roja tiene un sabor más fino.

Encontrar recetas