Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Pan de almendras y abedul con zanahorias

Este pan de almendras y abedul con zanahorias también contiene semillas de lino, lo que hace que sea muy rico en ácidos grasos omega-3.
Comentarios Imprimir

crudiveganas

25min    15h    baja  
  Agua 27,2 %  50/16/34  LA 1:1 ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual o picadora eléctrica
  • deshidratador de alimentos o horno
  • molinillo de café, eléctrico

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • picar o moler
  • remojo
  • mezclar
  • rallar
  • amasar con las manos

Preparación

  1. El día anterior
    Poner en remojo las almendras. Al día siguiente, retirar el agua y enjuagarlas.

  2. Una hora antes de empezar
    Cubrir las pasas con agua y dejarlas en remojo durante al menos 30 minutos. Después, retirar el agua del remojo.

  3. Para preparar el pan de almendras y abedul con zanahorias
    Separar las flores o las hojas del abedul de los tallos.

  4. Tal y como se observa en la imagen, para esta receta hemos utilizado hojas de abedul. Sin embargo, también puede utilizar las flores. Como tienen una textura harinosa, se encargan de que la masa de almendras y abedul tenga una buena consistencia.

  5. Rallar muy fina la zanahoria.  Triturar las pasas junto con las semillas de cilantro en un molinillo de café eléctrico hasta obtener una pasta cremosa. Picar las almendras y las hojas o flores de abedul en trozos grandes con la batidora. Moler las semillas de lino en un molinillo de café eléctrico durante 10 segundos.

  6. Para triturar las cantidades indicadas, recomendamos emplear un molinillo de café eléctrico. De la misma manera, tampoco es mala idea combinar una picadora y una batidora de mano.

  7. Mezclar todos los ingredientes y amasarlos bien hasta conseguir una masa compacta y maleable.

  8. Formar 12 rebanadas de entre tres y cuatro milímetros de grosor sobre el papel de horno.

  9. Si quiere preparar más cantidad: estirar la masa entre dos hojas de papel de horno y dejar que esta se deshidrate, tal y como se describe. Cortarla en las porciones deseadas y continuar con el proceso de secado.

  10. Para el proceso de deshidratación necesitará un horno en el que pueda ajustar la temperatura o un deshidratador de alimentos. Lo ideal es que la temperatura máxima no supere los 42 °C. Tras un deshidratado de al menos seis horas, las rebanadas de almendra y abedul adquieren una consistencia esponjosa.

  11. Si quiere que se conserven durante más tiempo y que sean crujientes, cuente con un tiempo de deshidratación de entre 12 y 24 horas.

    Si no le importa que el resultado sea apto para crudiveganos, puede deshidrataras a temperaturas de 60 °C, lo que reduce el tiempo de preparación.

  12. Dejar que el pan de almendras y abedul se enfríe o servirlo directamente cuando todavía esté caliente. Las hojas de abedul son la decoración perfecta.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Autor
Luise Völlm, Suiza
Nach meinem Studium der Oecotrophologie (Haushalts- und Ernährungswissenschaften) an der mitteldeutschen Hochschule für angewandte Wissenschaften in Fulda, verschlug es mich in meine neue Heimat, das Rheinwald/ GR. Inmitten der wunderbaren Natur und umgeben von den Heilkräften der Wildkräuter, möchte ich mich näher mit der veganen (Rohkost)-Ernährung befassen. Zum Einen möchte ich mich mit wissenschaftlichen Hintergründen auseinandersetzen, zum Anderen die Theorie in Praxis umsetzen und im Selbstversuch die Effekte der Rohkost und Wildkräuter auf das Allgemeinbefinden testen.
Observaciones sobre la receta

Este pan de almendras y abedul con zanahorias también contiene semillas de lino, lo que hace que sea muy rico en ácidos grasos omega-3.

Semillas de lino: las semillas de lino se obtienen del Linum usitatissimum. Tienen un ligero sabor a frutos secos y están compuestas por un 40 % de grasas. Dentro de estas, alrededor del 50 % es ácido alfa-linolénico (ALA) un ácido graso omega-3. Este porcentaje es el más alto que se puede encontrar en los aceites vegetales. En estos momentos y debido a los procesos de fabricación industriales, es recomendable aumentar el consumo de semillas de lino, ya que son las más ricas en ácidos grasos omega-3 y pueden ayudar a corregir las deficiencias nutricionales que se puedan tener en este sentido.

Información sobre el abedul:

- ¿Dónde crecen los abedules? Se pueden encontrar en áreas abiertas, en bosques caducifulios y de coníferas, así como en matorrales y pastizales abandonados.

- ¿Cómo se reconoce un abedul? Este árbol caducifolio se puede reconocer por su característica corteza blanca. Las hojas son de color verde claro, triangulares y miden entre cuatro y siete centímetros de largo. Las inflorescencias masculinas o amentos aparecen entre los meses de abril y mayo.

- ¿Qué partes del abedul se pueden utilizar? Además de la savia de la corteza, también se pueden consumir los amentos, las yemas y las hojas jóvenes. La corteza interior solo se debe emplear cuando el árbol esté a punto de caer, ya que de otra manera romperla puede dañar el árbol.

Semillas de cilantro: el cilantro (Coriandrum sativum) pertenece a la familia de las Apiaceae. En cocina se utilizan tanto las hojas de cilantro fresco como las semillas secas. Las semillas de cilantro tienen forma esférica y un aroma entre picante y dulce. Así pues, las semillas se utilizan como especia, pero resultan especialmente picantes si se tuestan un poco antes de molerlas o picarlas en el mortero. Debido al alto porcentaje de aceites esenciales que contiene, el cilantro molido no se puede almacenar durante demasiado tiempo.

Consejos

Flores de abedul: el polen de abedul contiene hidratos de carbono, proteínas y ácidos grasos muy valiosos. Dado que tienen una consistencia similar a la de la harina cuando se muelen, las flores de abedul son más que idóneas para preparar panes crudiveganos y complementar la composición nutricional de los mismos.

Almacenar durante el invierno: las hojas secas se pueden almacenar para el invierno, ya que en esa época apenas se pueden encontrar unos brotes verdes, y utilizarse para preparar distintas masas. Estas hojas dan a las empanadas y al pan casero un toque diferente.

Propiedades de las hojas de abedul: las hojas de abedul favorecen el correcto funcionamiento del metabolismo, tienen efectos drenantes y alivian las molestias reumáticas. En el caso de las enfermedades de la piel, el uso interno y externo de las infusiones puede tener efectos beneficiosos, ya que las hojas contienen hasta un 3 % de flavonoides, taninos, sustancias amargas, vitamina C, resina y saponinas.

Poner en remojo las almendras: cuando dejamos en remojo las almendras durante toda la noche no solo estamos modificando su consistencia, sino también reduciendo la cantidad de ácido fítico que contienen. Dicho ácido se vincula a determinadas sustancias como pueden ser los minerales y evita que el organismo pueda asimilarlas.

Preparación alternativa

Hojas de abedul y otros usos: para preparar este pan pueden utilizarse las hojas y las flores de abedul por igual. Además, tanto con las unas como con las otras se pueden preparar batidos. En caso de querer comerlas en ensalada, se recomienda emplear las hojas más jóvenes y tiernas. De igual modo, pueden añadirse a otras hierbas aromáticas si se pican finas.

Deshidratar en el horno para platos crudiveganos: si no tiene un deshidratador de alimentos apropiado que le permita regular la temperatura por debajo de los 50 °C, también puede preparar este plato en el horno. Para ello, caliente el horno a la mínima temperatura posible (que suele ser 50 °C) y deje la puerta entreabierta.

Variaciones con hierbas silvestres: esta receta se puede modificar al gusto y, en lugar de uitlizar hojas o flores de abedul, emplear hojas de ortiga, por ejemplo. Además, estas tienen efectos similares en nuestra salud que las de abedul. La aliaria también es una opción recomendable debido a su sabor, que recuerda a la pimienta y al ajo. Otras plantas silvestres perfectas para esta receta son la salvia de los prados, el galio blanco, las hojas de grosella o el galio.

Encontrar recetas