Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Tartitas picantes de arroz y espelta con ajo de oso

Estas tartitas picantes de arroz y espelta acompañadas de ajo de oso también se pueden preparar a la sartén.
Comentarios

veganas cocinadas

15min    45min    baja  
  Agua 61,9 %  61/09/29  LA (4.7g) 12:1 (0.4g) ALA
Haga clic para una receta optimizada para la salud.
( Motivación...)


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • sartén
  • cocina (artefacto)
  • cazuela

Tipo de preparación

  • cocer
  • asar
  • picar o moler
  • rehogar
  • degustar
  • rebajar

Preparación

  1. Para el arroz y la espelta
    Cocer por separado y en agua con sal el arroz basmati y la espelta.
    El arroz basmati necesita unos 10 minutos, mientras que la espelta tarda unos 30. La espelta adquiere un precioso color si se añaden dos cucharaditas de pimentón en polvo al agua de la cocción.

    Durante el tiempo de cocción, continúe con otros pasos de la preparación.

  2. Variante a la sartén
    Calentar cuatro cucharadas de aceite de oliva en una sartén. Machacar los dientes de ajo con la parte plana de un cuchillo e introducirlos en la sartén junto con la ramita de romero. Aromatizar el aceite a baja temperatura.
    Agregar a la sartén los dos tipos de grano y mezclarlos con el aceite aromatizado. Saltear brevemente y refinar con pimienta.

  3. Variante de las tartitas de arroz y espelta
    En una sartén, aromatizar con ajo y romero seis cucharadas de aceite. Refinar con sal y pimienta.
    Con la ayuda de un timbal, alternar capas de la espelta cocida y caliente y del arroz basmati. Presionar para que la tarta quede firme.
    A continuación, retirar el molde y servir en un plato. Repartir unas cuatro cucharadas del aceite caliente sobre las tortitas. Reservar el resto para más adelante.

  4. Para la guarnición de ajo de oso
    Lavar el ajo de oso (ajo silvestre) y cortarlo en trozos grandes. Rehogarlo brevemente con el aceite de oliva restante. Desglasar con un poco de agua y dejar que el ajo de oso reduzca el volumen a temperatura media. Salpimentar.

    En la receta original, además de sal y pimienta, se emplean condimentos en polvo para potenciar el sabor.

    Fuera de temporada puede utilizar espinacas en lugar de ajo de oso y refinar con pesto de ajo de oso.

Comentarios
Observaciones sobre la receta

Estas tartitas picantes de arroz y espelta acompañadas de ajo de oso también se pueden preparar a la sartén.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas (GDA, en inglés), una ración de esta receta cubre las necesidades diarias de vitamina C y prácticamente el 70 % de las de hierro y vitamina A. Por su parte, el aceite de oliva aporta más del 50 % de las de grasa. La proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 del aceite es de 12:1, por lo que supera en mucho la proporción máxima recomendada de 12:1.

Salud: por motivos de salud, hemos preparado una receta alternativa con algunas variaciones en los ingredientes. Por favor, pinche en el siguiente enlace, en el que encontrará los motivos de los cambios: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Arroz basmati: el arroz basmati es un tipo de arroz de grano largo que se caracteriza por el aroma que desprende, incluso cuando no está cocido, así como por quedar suelto tras la cocción.

Espelta: la espelta es un pariente del trigo. Sin embargo, existen diferencias en cuanto al gluten que contienen. Por ejemplo, la espelta no contiene ω-gliadina, que es la principal causa de las reacciones alérgicas al gluten. Entre la espelta y el trigo solo hay diferencias mínimas en cuanto al porcentaje de grasas y ácidos grasos, aminoácidos, vitaminas y minerales. Lo único que los distingue es que la espelta es mucho más rica en ácido silícico. En esta receta se utiliza «arroz espelta», que son los granos de espelta pelados.

Romero: el romero mejora la circulación y es antiséptico, así que se trata de una especie de «antibiótico» natural. Tiene propiedades antiespasmódicas que afectan a los intestinos y a los conductos biliares y es analgésico.

Ajo de oso: el ajo de oso es una verdura, condimento y planta medicinal muy popular. Toda la planta es comestible, si bien lo que más se utilizan son las hojas. Las hojas pequeñas resultan especialmente tiernas y aromáticas. Sin embargo, en cuanto la planta florece, la mayor parte de las hojas se vuelven correosas. En la cocina de primavera se disfrutan en forma de sopa, ensalada, verdura o se emplean como condimento. Si se calientan, se modifican los compuestos de azufre y pierden su característico sabor a ajo.

Consejos

Recoger el ajo silvestre: el ajo silvestre se puede encontrar en campos de toda Europa. En Suiza, la temporada de recogida se extiende entre los meses de marzo y mayo. Como ya se sabe, existe riesgo de confusión con el lirio de los valles, el azafrán bastardo (cólquico) o el aro, cuyas hojas son tóxicas. Una manera de identificar el ajo de oso es a través de su característico aroma, que se obtiene al frotar las hojas. El olor se queda adherido a las manos, pero esto solo es una primera ayuda. Otra opción es prestar atención a las hojas. Mientras que el lirio de los valles y el azafrán bastardo tienen varias en cada tallo, el ajo de oso solo tiene una.

Preparación alternativa

Variante rápida y espinacas: Si nos ha sobrado arroz o espelta del día anterior, esta puede ser una rápida receta a la sartén. Fuera de temporada puede emplear espinacas en lugar de ajo de oso y refinar con pesto de ajo de oso.
(Editorial Gabriele)