Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Estrellas de canela con manzana deshidratada y nueces

Estas deliciosas estrellas de canela llevan manzana deshidratada, avellanas, nueces y anacardos, pero se preparan sin harina. Son el dulce perfecto.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

35min    135min    baja  
  Agua 19,3 %  56/08/36  LA (9.2g) 5:1 (1.8g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • rodillo de cocina
  • horno
  • bandeja de horno
  • cocina (artefacto)
  • batidora de vaso
  • cazuela
  • cortador de galletas (molde de galletas)

Tipo de preparación

  • hornear
  • picar o moler
  • remojo
  • derretir
  • hacer puré
  • amasar

Preparación

  1. Antes de preparar el glaseado
    Poner en remojo en agua caliente los anacardos y las nueces que después se emplearán en el glaseado y dejarlos durante al menos dos horas.

    Entretanto, continuar con el siguiente paso de la preparación.

    En la receta original, la autora solo emplea anacardos (véase el apartado de «Observaciones sobre la receta»).

  2. Para la masa
    Mientras tanto, picar las rodajas de manzana para la masa con la batidora. Moler las avellanas y las nueces y mezclarlas con las rodajas de manzana y la canela en un cuenco.

    Puede comprar avellanas ya molidas o hacerlo en casa.

    En la receta original, la autora solo emplea avellanas (véase el apartado de «Observaciones sobre la receta»).

  3. Agregar una o dos cucharadas de agua poco a poco. Estirar la masa con la ayuda de un rodillo hasta que quede fina. Después, cortar las galletas con un cortador con forma de estrella. Precalentar el horno a 50 °C (con circulación de aire).

    Con las cantidades que nosotros hemos indicado para cinco comensales obtendrá unas 25 estrellas de canela, aunque esto también dependerá del tamaño del cortador.

  4. Repartir las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal dejando espacio entre ellas. Colocar la bandeja a media altura y hornearlas durante 45 minutos.

  5. Para el glaseado
    Calentar el aceite de coco a temperatura muy baja hasta que se vuelva líquido. Sacar los anacardos y las nueces del agua del remojo y triturarlos con la batidora. Mezclar el aceite de coco líquido, el sirope y una pizca de sal hasta obtener una mezcla uniforme.

    La cantidad de glaseado que hemos indicado es abundante, así que también se las puede arreglar con la mitad o dos terceras partes (véase el apartado «Indicaciones sobre la receta»).

  6. Terminar las estrellas de canela
    Repartir el glaseado sobre las estrellas de canela y dejar que se enfríen.

    Si está muy caliente, guarde las galletas en la nevera para que se solidifique.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Estas deliciosas estrellas de canela llevan manzana deshidratada, avellanas, nueces y anacardos, pero se preparan sin harina. Son el dulce perfecto.

Tamaño de las raciones: con las cantidades que nosotros hemos indicado para cinco comensales obtendrá unas 25 estrellas de canela, aunque esto también dependerá del tamaño del cortador.

Perfil nutricional: si tomamos las directrices de las Cantidades Diarias Orientativas (GDA, en inglés) como referencia, esta receta cubre los requerimientos diarios medios de manganeso. Además, también contiene más de tres cuartas partes del cobre que necesitamos al día. Sin embargo, la relación de ácidos grasos omega-6 y omega-3 no está bien equilibrada, pues en este caso supera la proporción 5:1, que es el máximo recomendando.
Esto se debe al alto porcentaje de anacardos y avellanas, por lo que recomendamos no preparar esta receta muy a menudo.

La fruta seca o deshidratada suele contener dióxido de azufre: el dióxido de azufre evita la putrefacción e inhibe el metabolismo de muchos microorganismos, por lo que mejora la vida útil del producto. Además, ayuda a mantener el color de la fruta. Con él se consigue que la fruta resulte más atractiva a la vista para muchos clientes, pero nosotros por lo general recomendamos consumir fruta deshidratada que no se haya tratado con dióxido de azufre. Lo hacemos por varios motivos: durante el procesado se destruyen algunas vitaminas como, por ejemplo, el ácido fólico. Además, el dióxido de azufre puede tener consecuencias en la salud de las personas asmáticas y alérgicas.

Avellanas: las avellanas que encontramos en los comercios son, por lo general, los frutos de la Corylus maxima, aunque los de la Corylus avellana también se conocen por el mismo nombre. Las avellanas son ricas en grasas (más del 60 %), de las cuales el 75 % es ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado. Apenas contienen ácidos grasos omega-3. Por este motivo, hemos decidido ajustar la receta en consecuencia y sustituir parte de las avellanas por nueces.

Anacardos: los anacardos, también conocidos como castañas o nueces de cajú, no se pueden consumir crudos, ya que contienen un aceite tóxico conocido como cardol. Así pues, los anacardos que podemos encontrar en los comercios o se han tratado con vapor o se han tostado para desactivar el cardol. Los anacardos aportan numerosos minerales y vitaminas, como magnesio, que fortalece los huesos, o hierro, que es un componente importante de la hemoglobina y, por lo tanto, de los glóbulos rojos. Sin embargo, la relación de ácidos grasos omega-6 y omega-3 es terrible, con 48:1. Por este motivo, hemos decidido ajustar la receta en consecuencia y sustituir parte de los anacardos por nueces.

Nueces: en Europa y, especialmente, en Europa Central, la variedad de nueces más apreciada es la Juglans Regia. De todos los frutos secos, las nueces son los más ricos en ácido alfa-linolénico (ALA).

Encontrará más información sobre la proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 en los frutos secos en el siguiente enlace: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Consejos

Avellanas y nueces: las avellanas se pueden comprar molidas, pero es muy sencillo prepararlas en casa con un molinillo de café o una picadora. Si no tiene ninguno de estos utensilios a mano, también puede colocar los frutos secos dentro de un trapo o una de bolsa y picarlos con la ayuda de un rodillo de madera.

Canela: la cumarina que contiene la canela resulta tóxica en dosis altas, sobre todo en el caso de las variantes más baratas, como la canela cassia o china. Dado que la cantidad de cumarina que contiene la canela de Ceilán es una centésima parte en relación con la cassia, se recomienda utilizar la primera.

Encontrar recetas