Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Tarta de crema de albaricoque

Para esta tarta de crema de albaricoque puede utilizar nueces de macadamia o anacardos. El frío y el aceite de coco son los que ayudan a darle firmeza.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

20min    140min    baja  
Haga clic para ver el video
  Agua 47,6 %  51/13/36  LA (3.2g) !:0 (0g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para la base de la tarta
Vaina de vainilla fermentada (0,36 g)
225 gAnacardos, «crudos»
120 gHarina de coco
1 cdta.Cáscara de limón, cruda (Recetas con cáscaras de limón) (2 g)
80 mlAceite de coco (74 g)
Para la crema
3 tazas, en rodajasAlbaricoques, crudos (495 g)
150 gAnacardos, «crudos»
175 mlSirope de arce (233 g)
50 mlAceite de coco (46 g)
1 cda.Cáscara de psyllium (6,5 g)
Para cubrir la tarta
8 Albaricoques, crudos (280 g)

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual o picadora eléctrica
  • congelador o nevera
  • molde desmontable

Tipo de preparación

  • picar o moler
  • plato frío
  • mezclar
  • refrigerar
  • reposar
  • degustar

Preparación

  1. Para la base de la tarta
    Abrir por la mitad la vaina de vainilla y raspar con el borde del cuchillo la cantidad que se indica o un poco más. Picar los anacardos, la harina de coco, la vainilla y la cáscara de limón en una batidora de vaso hasta obtener un polvo fino. Añadir el aceite de coco y seguir removiendo la mezcla líquida.

    Encontrará la receta original de la base de la tarta en la página 78 del mismo libro.

    Nosotros hemos reducido de manera deliberada la cantidad de aceite de coco.

  2. Reparta la mezcla líquida en un molde desmontable de unos 21 centímetros de diámetro que previamente haya cubierto con papel vegetal. A continuación, guarde el molde en el congelador mientras prepara la crema.

  3. Para la crema
    Lavar los albaricoques y retirarles el hueso. Poner todos los ingredientes excepto las cáscaras de psyllium en la batidora y triturar hasta conseguir una masa homogénea. Probar la crema y añadir algo de azúcar de palma si así lo desea. (Los albaricoques suelen presentar distintos grados de dulzor). Añadir las cáscaras de psyllium y mezclar todo bien otra vez.

    Nosotros utilizamos un tercio del aceite de coco que se indica en la receta original.

    Maja Elena Scheid emplea entre tres cuartas partes y una taza entera de sirope de arce.

  4. Terminar la tarta
    Si la base ya está más o menos firme, sacarla del congelador y cubrirla con las rodajas de albaricoque.

  5. Después, tapar el albaricoque con la crema y guardar la tarta en la nevera o en el congelador para que se endurezca. Una vez esté compacta, desmontar el molde y decorarla al gusto, bien con albaricoques, bien con otra fruta.

    La autora recomienda dejar que la tarta se enfríe entre dos y cuatro horas en el congelador o entre cinco y ocho si es en la nevera.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Para esta tarta de crema de albaricoque puede utilizar nueces de macadamia o anacardos. El frío y el aceite de coco son los que ayudan a darle firmeza.

Cantidades: se obtiene una tarta de 21 centímetros de diámetro.

Este postre no es apto para crudiveganos: hemos clasificado esta receta como «vegana cocinada» debido a que el sirope de arce supone una parte importante de la elaboración. Este jarabe espeso tan apreciado en América del Norte se obtiene de los arces; se trata de un edulcorante vegano que actualmente no cumple con los requisitos para considerarse un alimento crudo debido a su proceso de fabricación. Originalmente, las naciones indígenas perforaban las ramas de los arces y recogían el jugo de estos árboles. Después lo espesaban mediante un proceso de cocción, gracias al cual obtenían su característico aroma (caramelizado y azucarado).

Albaricoques: los albaricoques, también conocidos en algunas zonas de España como alberjes o damascos, son aromáticos y jugosos. Suelen comerse crudos, en mermelada o como ingrediente de algunos platos. Su hueso contiene amigdalina, por lo que es tóxico para los seres humanos. Los albaricoques son ricos en diferentes minerales y vitaminas; entre los minerales encontramos potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio y hierro. Entre las vitaminas, la C, la E y algunas del grupo B.

Anacardos: no hay ningún otro alimento con un porcentaje tan alto de triptófano (uno de los aminoácidos esenciales) como los anacardos. El triptófano es un nutriente imprescindible para la producción de serotonina, un neurotransmisor. Los anacardos, también conocidos como cajús o nueces de la India, son ricos en minerales, entre los que destacan el magnesio y el hierro. No son comestibles crudos, ya que contienen cardol, un aceite tóxico. Por lo tanto, los anacardos que podemos encontrar en los comercios o se han tratado con vapor o se han tostado para desactivar el cardol, lo que hace que no se puedan considerar un alimento crudo desde un punto de vista estricto. Si en el paquete se habla de «anacardos crudos», esto suele indicar que el cardol se ha desactivado por vapor en vez de por tostado. Este alimento solo se puede considerar crudo cuando se especifiquen y controlen todos los pasos del proceso.

Harina de coco: la harina de coco es la pulpa del coco molida, deshidratada y a la que se ha extraído el aceite. Cuando se elabora leche o aceite de coco, la harina de coco se obtiene como subproducto. El alto porcentaje de hidratos de carbono indigestos que contiene en relación con otros productos implica que también se trate de la harina que más fibra contiene. La harina de coco tiene un aroma dulce y que recuerda a los frutos secos, por lo que es muy apropiada para emplear en platos dulces. Su enorme poder de absorción hace que resulte muy útil a la hora de ligar salsas.

Consejos

Reducir la cantidad de aceite: hemos reducido la cantidad de aceite de coco de forma deliberada. Si le parece poco, puede añadir algo más. Las razones para evitar utilizar grandes cantidades de aceite las encontrará en nuestro artículo: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.

Tamaño óptimo del molde: lo mejor para preparar esta tarta es utilizar un molde de unos 21 centímetros de diámetro.

Preparación alternativa

Aceite de coco y refrigeración: puede omitir el aceite de coco directamente. Sin embargo, en tal caso deberá tener en cuenta que el tiempo de refrigeración aumenta. Si tiene un cajón en el congelador más frío que los demás, puede reducir el tiempo especificado.

Nueces de macadamia: para la crema de albaricoques puede utilizar nueces de macadamia en lugar de los anacardos que indica la autora.

Además, también puede sustituir los albaricoques por otra fruta.

Encontrar recetas