Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Chile con alubias borlotti para llevar

Este chile con alubias borlotti es un plato contundente que se puede modificar al gusto y no dejará a nadie insatisfecho.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

45min    5h    intermedia  
  Agua 53,2 %  79/18/03  LA 8:1 ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes
Para la base de alubias y verdura
500 gAlubias borlotti, crudas
2 Mazorcas de maíz, peladas (600 g)
3 Cebollas, crudas (330 g)
3 Tomates, rojos, maduros, crudos (546 g)
1 Pimiento amarillo, crudo (157 g)
3 dientesAjos, crudos (9 g)
1 cda.Chile en polvo (8 g)
Para el bulgur
250 mlAgua potable (250 g)
100 gBulgur, seco
Para decorar
2 ramilleteHojas de cilantro crudas (4,4 g)

Utensilios de cocina

  • cazuela
  • prensa de ajos
  • olla express, olla a presión
  • cocina (artefacto)

Tipo de preparación

  • cocer
  • cocinar al vapor
  • remojo
  • dorar

Preparación

  1. Para la base de alubias y verdura
    Dejar las alubias borlotti en remojo en agua fría durante toda la noche o, al menos, durante cuatro horas.

  2. Después, cocinar las alubias al vapor durante treinta minutos. Entre tanto, comenzar a preparar el resto de los ingredientes.

  3. Si no tiene olla a presión, puede utilizar una olla normal. Sin embargo, el tiempo de cocción se multiplica por tres. 

  4. Hervir el agua, incorporar las mazorcas de maíz y cocer a fuego medio durante 15 minutos. Durante la cocción, pasar al siguiente punto de la preparación.

  5. Las mazorcas no deben quedar muy blandas, ya que después volveremos a cocerlas con el resto de los ingredientes.

  6. Cortar las cebollas, los tomates y los pimientos en trozos pequeños. Después, con ayuda de una prensa de ajos, triturar el ajo.

  7. Retirar las mazorcas de la olla y enjugarlas con agua fría hasta que se puedan coger con la mano. A continuación, sujetar las mazorcas en vertical y separar los granos utilizando un cuchillo y realizando un movimiento de arriba hacia abajo. Agregarlos al resto de la verdura.

  8. Sacar las alubias cocidas de la olla a presión y dejar que se enfríen.

  9. El siguiente paso debe realizarse solo si las judías están bien cocidas. Si les falta cocción, espere un buen rato.

  10. Preparar una olla. Añadir dos cucharadas soperas de agua y calentar. Incorporar la cebolla y el ajo y dejar que se frían hasta que estén tiernos (unos cinco minutos).

  11. Añadir los pimientos, los tomates, las judías, el maíz y el chile en polvo a la mezcla de cebolla y ajo. Dejar que el guiso se cocine a fuego lento durante unos diez minutos y pasar al siguiente paso de la preparación.

  12. El caldo de los tomates debería ser suficiente, pero si no, agregue más agua. 

  13. Para el bulgur
    Verter el bulgur con agua en una olla. Dejar que cueza. Después, reducir el fuego y cocer entre diez y 14 minutos más (o los que hagan falta hasta que ya no quede agua) a fuego lento.

  14. Cuando las alubias y el bulgur estén listos, mezclarlo todo bien y dejar que se siga cociendo a fuego medio durante cinco minutos más.

  15. Para decorar
    Repartir el chile de judías borlotti para llevar en platos y decorar con cilantro.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Autor
Melanie Scherer, Imagen de año 2015
Melanie Scherer, Suiza
Ich bin PH-Studentin und arbeite nebenbei für die Stiftung G+E. Einmal in der Woche mache ich Pilates.
Observaciones sobre la receta

Este chile con alubias borlotti es un plato contundente que se puede modificar al gusto y no dejará a nadie insatisfecho.

Coordinación óptima: lo difícil de esta receta es organizar los distintos pasos de la preparación de forma que podamos reducir los tiempos de espera al máximo y evitemos que algunos alimentos cuezan de más. Si no tiene olla a presión, preparar las alubias le llevará más tiempo. En tal caso, deberá comenzar el resto de los pasos con el retraso correspondiente.

Información sobre las alubias borlotti: las alubias borlotti proceden originariamente de América Central y Sudamérica. Durante la cocción, adquieren un tono rojizo. Aunque las de mayor tamaño suelen utilizarse para preparar minestrone en Italia, las pequeñas son mejores para preparar guisos como este chile.

Maíz: el maíz es un cultivo rico en fibra y vitaminas. Se cultiva sobre todo en la región central de México. Además, se han encontrado restos de su cultivo en la época precolombina en México, pero también en Panamá y Perú. Tras el descubrimiento de América, Cristobal Colón trajo las mazorcas a Europa. En España, el maíz comenzó a cultivarse en el año 1925. El maíz como mejor está es fresco y recién recolectado. Además, combina de maravilla con ensaladas y guisos. Fuera de temporada, se puede adquirir en frascos o latas de conserva. Además de consumirlo directamente, también se puede procesar. Por ejemplo, los granos secos se emplean en la fabricación de polenta o repostería.

Pimientos (amarillos): los pimientos maduros tienen distintos colores en función de la variedad. Los pimientos comunes (dulces) son verdes cuando no están maduros. Esto se debe a la clorofila, el pigmento responsable de dicho color que se superpone a los carotenoides, pero que pierde intensidad con la maduración del fruto. Al contrario de lo que se piensa, que un pimiento sea naranja o amarillo no quiere decir nada sobre su grado de maduración. Esto es fácil de comprobar si pone pimientos verdes con algunas manzanas maduras. Como verá, el gas etileno que expulsan las manzanas modifica el color de los pimientos sin pasos intermedios. Por lo tanto, el color depende de la variedad.

Llorar mientras cortamos las cebollas: cuando cortamos la cebolla es inevitable destruir parte de su estructura celular, lo que da como resultado la fuga del aminoácido isoalliina. La isoalliina es un isómero de doble enlace derivado del aminoácido sulfurado aliina que, naturalmente, también se encuentra presente en el ajo y en el ajo silvestre, por poner algunos ejemplos. Por sí mismo no causa ardor. Para hacerlo debe estar en contacto con la enzima correspondiente, conocida como allinasa y que se encuentra en la vacuola de la célula. El sufijo «-asa» significa simplemente que esta enzima separa compuestos químicos u orgánicos, es decir, que en este caso provoca la transformación de la isoalliina. Tras una ruptura de las paredes celulares, ambos componentes, que estaban separados en dos compartimentos celulares diferentes, se unen. Esto da como resultado una reacción y la formación de sulfóxido de tiopropanal. La planta utiliza dicha reacción para defenderse de depredadores y microbios. Sin embargo, esta sustancia resulta irritante para nosotros si entra en contacto con nuestras mucosas, motivo por el cual nuestro cuerpo se defiende produciendo líquido lagrimal.

Consejos

Más rápido: las alubias se pueden adquirir en conserva en los supermercados y es preferible que no tengan sal. De esta manera, se elimina el tiempo de remojo y se reduce el de cocción. Sin embargo, el sabor de las alubias en conserva no se puede comparar con el de las alubias secas y, en función de la calidad, se deshacen rápidamente.

Al igual que con las alubias, también puede reducir el tiempo de preparación si emplea maíz en conserva, aunque esto repercutirá en la calidad del plato.

Menos lágrimas cuando cortamos cebolla: hay varios trucos caseros que pueden evitar tanta lágrima cuando cortamos cebolla o, al menos, «reducir» lo que lloramos. Por un lado, el uso de un cuchillo afilado ayuda a que el número de estructuras celulares que se destruyen sea menor y, por lo tanto, se produzca menos sulfóxido de tiopropanal. Por otro lado, el «enfriamiento» de la cebolla también contribuye (basta con ponerlas 15 minutos en la nevera) a reducir la cantidad de ácido que liberan las enzimas. Otros métodos van desde cortar junto a una corriente de aire, utilizar un ventilador o usar lentillas hasta masticar pan o tener agua en la boca mientras se corta la cebolla. Estos últimos no funcionan para todo el mundo y hay que usar el que nos dé mejores resultados a cada uno.

Preparación alternativa

Alubias: puede utilizar otro tipo de alubias como, por ejemplo, alubias riñón o blancas.

Especias: añada más o menos especias en función de sus preferencias personales o del proceso de cocción. Además, en lugar de sal puede utilizar un poco de caldo de verduras. Por otro lado, también puede añadir guindillas al chile si cree que le falta picante. Asimismo, los granos de pimienta aportarán unos toques picantes y afrutados.

Sustituir el cilantro: la reacción al cilantro es hereditaria. Si prefiere utilizar otra hierba aromática, puede emplear perejil fresco. Aunque es habitual hacer este cambio, el sabor del perejil y el del cilantro no son comparables.

Maíz en conserva: en caso de no tener mazorcas de maíz en casa, puede emplear maíz en conserva. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta la calidad y los aditivos. Se recomienda enjuagar los granos de maíz cuando los saquemos de la lata y escurrirlos después.

Encontrar recetas