Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Ensalada de quinua con nueces pacanas y jugo de limón

Las guindas y el jugo de limón aportan frescura y ligereza a esta ensalada de quinua y nueces pacanas. Se puede personalizar.
Comentarios

veganas cocinadas

15min    140min    baja  
  Agua 74,0 %  71/11/18  LA (2.3g) 13:1 (0.2g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • exprimidor de cítricos
  • cocina (artefacto)
  • cazuela
  • nevera
  • colador

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • remojo
  • prensar
  • refrigerar
  • reposar
  • escurrir (colar)
  • escurrir

Preparación

  1. Poner la quinua en una olla con sal y 420 mililitros de agua. Llevar a ebullición. Bajar el fuego y dejar que cueza a fuego lento durante 15 minutos.

    Mientras tanto, puede ir avanzando los pasos tres y cuatro de la receta.

  2. Separar los granos de quinua cocida con un tenedor. Colocarla en un recipiente y cubrir el mismo con film transparente. Guardar la quinua en la nevera y dejarla reposar al menos durante dos horas. 

    Entretanto, puede pasar al siguiente paso.

  3. Colocar las guindas en un recipiente, cubrirlas con agua y dejar que reposen durante 30 minutos. 

    Puede emplear el tiempo de reposo para preparar el resto de los ingredientes (paso cuatro). 

  4. Exprimir los limones o utilizar la cantidad de jugo de limón que se indica. Picar las nueces pacanas en trozos grandes. Reservar ambos ingredientes.

    Para obtener unos 60 mililitros de jugo de limón necesitará un limón y medio, más o menos.

  5. Enjuagar las guindas después del remojo y escurrirlas.

  6. Agregar el aceite de oliva y el jugo de limón a la quinua y remover bien. Picar las guindas hasta conseguir el tamaño deseado y añadirlas a la ensalada junto con las nueces pacanas. Sazonar al gusto.

Comentarios
Observaciones sobre la receta

Las guindas y el jugo de limón aportan frescura y ligereza a esta ensalada de quinua y nueces pacanas. Se puede personalizar.

Tamaño de las porciones: este plato está pensando como guarnición para ocho comensales. Si quiere utilizarlo como plato principal, las cantidades que se indican bastarán para cuatro comensales.

Quinua: la quinua procede de Sudamérica y es un pseudocereal, ya que pertenece a la subfamilia de las chenopodioideae. La cáscara de la quinua contiene saponinas, que son sustancias amargas que hacen que la quinua sin pelar no sea comestible. Es por ello por lo que la quinua siempre se comercializa pelada. Hay diferentes variedades de quinua, que a su vez son de distintos colores. La quinua blanca se queda bastante blanda tras la cocción, mientras que la roja tiene un sabor algo picante y mantiene una consistencia más granulada. La quinua negra es la variedad que mejor conserva la forma. Se recomienda lavar bien la quinua antes de cocinarla para retirar cualquier resto de saponinas que pueda quedar. Este pseudocereal no contiene gluten y es más rico en proteínas, magnesio y hierro que los cereales que consumimos habitualmente. Además, contiene todos los aminoácidos esenciales, incluida la lisina.

Guindas secas: en los comercios podemos encontrar guindas frescas o secas. Las secas son de color rojo oscuro y, en función de la variedad, pueden ser dulces o ácidas y aromáticas. Tienen una textura blanda.

Zumo de limón: los limones son ricos en vitamina C y antioxidantes; tiene efectos antibacterianos y refuerzan el sistema inmunológico. El ácido del jugo de limón aporta al plato un frescor increíble. Además, la vitamina C mejora la absorción del hierro de la quinua.

Nueces pacanas: las pacanas son muy nutritivas y tienen un sabor algo dulce. Están compuestas hasta por un 70 % de ácidos grasos insaturados. Sin embargo, la proporción de omega-6 y omega-3 no es la ideal (20:1) y está por encima de la de las nueces. Por otro lado, contienen distintos minerales como calcio, potasio, hierro, magnesio o fósforo y, también podemos encontrar vitamina B2 y E. Pinche en el ingrediente si desea saber más al respecto.

Consejos

Guindas secas: para esta receta lo mejor es utilizar guindas secas. En los comercios se pueden encontrar con o sin azúcar. Estas últimas son más saludables y tienen mejor sabor.

Nueces pacanas: las nueces pacanas frescas se comercializan en otoño e invierno. La cáscara de la nuez es muy delgada, por lo que se pueden abrir de forma sencilla con la mano. Durante el resto del año se encuentran sobre todo ralladas, picadas o molidas.

Preparación alternativa

Complementar el sabor: si le gusta la comida más condimentada, añada menta o cilantro. El chile también combina muy bien con el aroma afrutado de las guindas secas.