Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Bolitas de almendra y dátiles con canela y jengibre

Estas bolitas de almendra y dátiles son la opción perfecta para aprovechar la pulpa de la almendra que nos haya sobrado de otras recetas.

crudiveganas

30min    40min    intermedia  
  Agua 14,7 %  57/14/29  LA (4.4g) !:0 (0g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • batidora manual o batidora de vaso
  • nevera
  • prensa de ajos

Tipo de preparación

  • picar o moler
  • plato frío
  • mezclar
  • refrigerar
  • reposar
  • pelar

Preparación

  1. Colocar las almendras y los dátiles en un vaso de medidas y triturar con una batidora hasta obtener una masa homogénea.

    Si no tiene almendras enteras a mano, pero sí restos de pulpa de preparar leche de almendras o cualquier otra receta del estilo, utilícelos. En tal caso, mezcle directamente la pulpa con los dátiles en la batidora.

  2. Agregar canela, puré de almendras, extracto de vainilla y una pizca de sal a la masa y mezclar. 

    La pizca de sal potencia el sabor, pero para conseguir ese efecto es importante no pasarse con la cantidad.

  3. Pelar el jengibre y cortarlo en trozos pequeños para poder introducirlo en la prensa de ajos. Apretar con fuerza y, a continuación, extraer todo el jengibre con una cuchara. Después, aplastarlo con un cuchillo. Incorporar todos los ingredientes a la masa de almendras y dátiles y mezclar bien. 

    Puesto que la pulpa de almendras suele ser más seca que las almendras frescas, una forma de mejorar la consistencia de las bolitas es agregar un poco de agua. Sin embargo, la masa tampoco debe estar demasiado húmeda, pues si no será complicado darle forma y que se seque pronto. Si ve que está demasiado húmeda, utilice un poco de harina para que las bolitas tengan una consistencia más firme.

  4. Meter la masa de almendras y dátiles a la nevera y dejar que repose durante diez minutos.

  5. Una vez se haya enfriado, sacarla y comenzar a dar forma a las bolitas con las manos. Cuando las hayamos terminado, meterlas en la nevera hasta que sea el momento de servirlas.

Autor
Melanie Scherer, Imagen de año 2015
Melanie Scherer, Suiza
Ich bin PH-Studentin und arbeite nebenbei für die Stiftung G+E. Einmal in der Woche mache ich Pilates.
Observaciones sobre la receta

Estas bolitas de almendra y dátiles son la opción perfecta para aprovechar la pulpa de la almendra que nos haya sobrado de otras recetas.

Puré de almendras blanco o marrón: el puré de almendras blanco se prepara con almendras escaldadas, mientras que el marrón se elabora con almendras tostadas. Debido a ello, la variante oscura tiene un sabor mucho más intenso que la blanca, cuya consistencia, además, es más fina.
El puré de almendras suele prepararse al vapor y, a no ser que se especifique, se considera un alimento procesado. Sin embargo, sí que es cierto que algunos fabricantes trabajan con el producto en crudo, aunque ese tipo de artículos solo suele encontrarse en herbolarios y tiendas ecológicas.

Extracto de vainilla: el extracto de vainilla es líquido y contiene alrededor de un 35 % de etanol. En él podemos encontrar los sabores de vainilla muy concentrados, lo que hace que tenga un sabor muy intenso. Los extractos de vainilla puros se elaboran a partir de vainas de vainilla.

Jengibre: el jengibre es aromático, sabroso y picante, lo que se debe al gingerol que contiene, que tiene propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias. El borneol y el cineol son los dos componentes responsables de las propiedades que se atribuyen al jengibre: digestivo, protector del estómago, antiemético y estimulante del apetito y del sistema circulatorio. En cocina suele utilizarse el rizoma del jengibre, ya sea fresco, seco o molido. Se conoce como jengibre verde o joven al jengibre recién recolectado, que tiene un sabor más suave y menos leñoso.

Canela: la canela es una especia que se elabora a partir de la corteza seca del canelo. Su aroma se debe sobre todo al aceite esencial de canela, que está compuesto por un 75 % por cinamaldehído. En Europa, la canela se utiliza sobre todo para condimentar platos dulces y bebidas, mientras que en las cocinas indias y orientales también se emplea en platos salados. La cumarina que contiene la canela resulta tóxica en dosis altas, sobre todo en el caso de las variantes más baratas, como la canela cassia o china. Dado que la cantidad de cumarina que contiene la canela de Ceilán es una centésima parte en relación con la cassia, se recomienda utilizar la primera.

Consejos

Dátiles variedad Deglet Nour: los dátiles de la variedad Deglet Nour, también conocidos como «dedos de luz», son blandos, jugosos y muy aromáticos. Si se ponen en remojo antes de utilizarlos, el resultado cuando los trituremos será más cremoso. Sin embargo, si después no utiliza el agua del remojo perderá parte del dulzor que aportan a la receta, por lo que puede afectar al sabor final del plato.

Preparación alternativa

Tipos de puré de almendras: en lugar de puré de almendras blanco también puede emplear puré marrón. El puré marrón tiene un sabor más intenso, mientras que el blanco es más fino, lo hace que resulte más sencillo mezclarlo con el resto de los ingredientes.

Utilizar pasta de vainilla: una alternativa al extracto de vainilla es emplear pasta de vainilla. Para ello, hay que colocar las vainas sobre una tabla de cortar y dividirlas a lo largo con un cuchillo afilado. Después, con la parte posterior del cuchillo rasparemos el interior de la vaina, de forma que la pasta quede adherida al cuchillo. Otra opción es emplear una cucharilla de té para retirarla. Si quiere obtener un aroma similar, utilice dos vainas de vainilla, ya que el sabor del extracto es más concentrado. Una vaina de vainilla aporta el dulzor de una cucharada sopera de azúcar vainillado o de tres o cuatro gotas de extracto de vainilla.