Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Delicias de almendra con canela, avena y albaricoques

Estas delicias de almendra con canela, avena y albaricoques deshidratados aportan mucha energía. Son perfectas para tomar con un té o picar entre horas.
Comentarios

crudiveganas

15min    6h    baja  
  Agua 39,3 %  65/13/22  LA (3.4g) !:0 (0g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • rallador o molinillo de café, eléctrico
  • deshidratador de alimentos
  • batidora de vaso

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • picar o moler
  • remojo
  • mezclar
  • hacer puré
  • rallar

Preparación

  1. Preparación
    Dejar las almendras en remojo a temperatura ambiente durante dos horas.

  2. Para la masa de las delicias
    Después del remojo, triturar las almendras junto con las peras y los albaricoque deshidratados hasta obtener una crema fina. Agregar el aguamiel (sirope de agave) y los copos de avena y mezclar bien. 

    En la receta original, la autora emplea miel, pero nosotros hemos decidido sustituirla por aguamiel, ya que esta no es apta para veganos.

  3. Picar la canela en rama en trozos muy pequeños. Para ello puede emplear un rallador o un molinillo de café eléctrico. Agregar la canela molida a la mezcla de almendra, pera y copos de avena. Volver a mezclarlo todo bien.

    Si quiere trocear la canela en rama en un molinillo de café, le recomendamos tostarla primero en una sartén sin aceite para reducir la humedad y hacerla más quebradiza.

  4. Deshidratar las delicias
    Empezar a dar forma a las delicias y colocarlas en una bandeja de teflón o del propio deshidratador de alimentos. Deshidratar las delicias entre cuatro y cinco horas. El tiempo del deshidratado dependerá de si quiere que las delicias queden más blandas o más duras.

Comentarios
Observaciones sobre la receta

Estas delicias de almendra con canela, avena y albaricoques deshidratados aportan mucha energía. Son perfectas para tomar con un té o picar entre horas.

Poner en remojo las almendras: el remojo no solo varía la consistencia, sino que además reduce el porcentaje de ácido fítico que contienen las almendras. El ácido fítico se une a ciertos nutrientes, como los minerales, y crea complejos que reducen la capacidad de absorción del organismo. Encontrará más información al respecto en nuestro artículo:
Ácido fítico o fitatos: poner en remojo o germinar.

La fruta seca o deshidratada suele contener dióxido de azufre: el uso de este componente tiene dos ventajas para los productores a escala industrial. Por un lado, el dióxido de azufre evita la putrefacción e inhibe el metabolismo de muchos microorganismos, por lo que se mejora la vida útil del producto. Por otro lado, ayuda a mantener el color de la fruta. Esto último se debe a que el azufre tiene la propiedad de inhibir las enzimas que producen la oxidación. De esta forma, se consigue que la fruta resulte más atractiva a la vista para muchos clientes, pero nosotros por lo general recomendamos consumir fruta deshidratada que no se haya tratado con dióxido de azufre. Lo hacemos por varios motivos: durante el procesado se destruyen algunas vitaminas como, por ejemplo, el ácido fólico. Además, el dióxido de azufre puede tener consecuencias en la salud de las personas asmáticas y alérgicas.

Canela: la canela es una especia que se elabora a partir de la corteza seca del canelo. Su aroma se debe sobre todo al aceite esencial de canela, que está compuesto en un 75 % por cinamaldehído. En Europa, la canela se utiliza sobre todo para condimentar platos dulces y bebidas, mientras que en la cocina de la India y en las gastronomías orientales en general también se emplea en platos salados. La cumarina que contiene la canela resulta tóxica en dosis altas, sobre todo en el caso de las variantes más baratas, como la canela cassia o china. Dado que la cantidad de cumarina que contiene la canela de Ceilán es una centésima parte en relación con la cassia, se recomienda utilizar la primera.

Aguamiel (sirope de agave): el aguamiel es un edulcorante que se disuelve muy bien tanto en sustancias frías como calientes. Además, supone una gran alternativa a la miel para las personas veganas. Otra opción es emplear dátiles para añadir dicho dulzor. Por otro lado, los crudiveganos más estrictos deben tener en cuenta que, en función de la temperatura máxima que haya establecido cada uno, puede que el aguamiel no se pueda considerar un alimento crudo. En ese sentido, también puede encontrar sirope de agave «crudo», que según el fabricante se espesa a 45 °C.

Copos de avena: los copos de avena son ricos en proteínas y, por lo tanto, también en los aminoácidos esenciales que estas contienen. Destacan por su porcentaje de vitaminas y minerales. Los copos de avena suelen procesarse con calor o vapor, por lo que desde un punto de vista estricto, no se puede considerar que sean aptos para crudiveganos. Por este motivo, también puede emplear copos de avena germinada. El proceso de germinado que empleamos aquí hace que los copos de avena se digieran mejor y, al mismo tiempo, mejora la biodisponibilidad de sus valiosos nutrientes.

Preparación alternativa

Miel en lugar de aguamiel: en la receta original, la autora emplea miel, que en teoría no se puede considerar un alimento apto para veganos. Si para usted no es relevante, puede emplear en su lugar aguamiel (sirope de agave) o cualquier otro edulcorante vegetal en la misma cantidad que la miel.

Variante crudivegana más natural: si quiere asegurarse de que la receta sea crudivegana, le recomendamos que emplee avena germinada en lugar de los copos de avena tradicionales. También puede adquirir copos de avena aptos para crudiveganos (que no hayan superado los 42 °C), pero la avena germinada aporta mas nutrientes al organismo. Asimismo, puede sustituir el aguamiel por otros edulcorantes, ya que no solo resulta dudoso que se trate de un alimento crudo, sino también el cumplimiento de los estándares de cosecha y procesamiento recomendados en los respectivos países de cultivo.