Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Batido estimulante de col rizada, naranja y semillas de chía

Este colorido batido de col rizada hace honor al adjetivo «estimulante». Además, las naranjas y las semillas de chía hacen que resulte delicioso y nutritivo.
Comentarios Imprimir

crudiveganas

10min baja  
Haga clic para ver el video
  Agua 88,4 %  85/10/05  LA 1:3 ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso
  • nevera
  • congelador

Tipo de preparación

  • picar o moler
  • plato frío
  • mezclar
  • congelar
  • refrigerar
  • pelar

Preparación

  1. Antes de empezar. Opcional.
    Pelar la piña (o el mango) y cortarla en trozos pequeños. Congelar la fruta antes de empezar a preparar el batido.

  2. Las autoras recomiendan congelar el mango o la piña. Como vamos a utilizar más cantidad de piña, el batido resultará más refrescante si congelamos esta última.
    Dado que este paso es opcional, no lo hemos tenido en cuenta a la hora de calcular el tiempo de preparación de la receta. Otra opción es congelar la fruta la noche anterior.

  3. Preparar el batido
    Lavar la col rizada y retirar los tallos. Triturar junto con el agua y las naranjas.

  4. En la receta original se indican 70 gramos de de col rizada sin tallos. Por este motivo, hemos decidido ajustar las cantidades del resto de los ingredientes para que la col rizada no quede escasa.

  5. Si ha decidido no congelar la piña ni el mango, pelar la fruta y cortarla en daditos. Agregar los trozos de fruta y las semillas de chía al batido.

  6. Triturar todos los ingredientes con la batidora y servir el «Batido revitalizante de col rizada» en un vaso bonito.

  7. Si no ha utilizado trozos de fruta helados, puede poner el batido a enfriar antes de servirlo. Si los ha utilizado, sírvalo nada más prepararlo, pues es cuando más sabroso está.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Este colorido batido de col rizada hace honor al adjetivo «estimulante». Además, las naranjas y las semillas de chía hacen que resulte delicioso y nutritivo.

Batido refrigerado: para obtener un batido bien frío, las autoras recomiendan congelar la piña (o el mango) antes de utilizarlos. Dado que este paso se considera opcional, nosotros no lo hemos tenido en cuenta a la hora de calcular el tiempo de preparación. Otras opciones son congelar la fruta el día anterior y dejarla durante toda la noche o poner a enfriar el batido una vez lo tengamos preparado.

Semillas de chía: las semillas de chía proceden de México. Son un pseudocereal (vegetales que no pertenecen a la familia de las gramíneas) y no contienen gluten. Se caracterizan, sobre todo, por ser ricas en calcio, hierro, fibras solubles y antioxidantes como el ácido fenólico o el ácido graso alfa-linolénico poliinsaturado (ALA). Cuando están enteras, las semillas se pueden conservar durante años. Sin embargo, una vez molidas, el alto contenido en grasa hace que se pongan rancias enseguida. Algunos de sus nutrientes se encuentran expuestos a la oxidación. Sin embargo, nuestro cuerpo se puede beneficiar de estos nutrientes si consumimos las semillas molidas. La popularidad de las semillas de chía se debe sobre todo a la fibra que aportan, ya que este componente conforma una tercera parte del total de la semilla. Asimismo, las semillas de chía pueden absorber entre nueve y doce veces su peso en cantidad de agua, lo que hace que adquieran una textura gelatinosa.
Debido a la incertidumbre sobre los posibles efectos secundarios de su consumo, la Comisión Europea se pronunció en el año 2013 y estableció que la ingesta diaria no debe superar los 15 gramos. Entre los posibles efectos secundarios se encuentran sus propiedades anticoagulantes, además de la posibilidad de que tanto sus nutrientes como sus toxinas queden en la sangre, algo que todavía no ha quedado probado del todo. Debido a la capacidad que tiene de absorber y aumentar su tamaño, resultan muy saciantes. Además, tienen efectos astringentes. Su contenido nutricional y su efecto sobre el proceso digestivo son comparables con los de las semillas de lino, aunque los efectos de la chía son más duraderos. Por otro lado, el sabor neutro y la gran capacidad para absorber agua hacen que a las semillas de chía se les puedan dar múltiples usos.

Col rizada: la col rizada es una variedad de col muy extendida por todo el mundo y que se desarrolla muy rápido. Procede de otras especies, como la Brassica oleracea L. Esta verdura de invierno toma distintos nombres en función de la región en la que se cultiva y es uno de los alimentos que más vitamina C contienen. Además, la col rizada tiene un espectro nutritivo muy amplio, que se compone no solo de numerosas vitaminas y fibra, sino también de sustancias vegetales secundarias. La mejor manera de asimilar esos nutrientes es consumirla cruda, como sucede en este batido. A diferencia de lo que sucede con la mayoría de los procesos de calentado, las vitaminas estables al calor se pueden absorber después.

Consejos

Adquisición y almacenamiento de la col rizada: el comprador debe observar que la col tenga un tono verde saludable y que las hojas sean crujientes. Los extremos marchitos o secos suelen tener un color amarillento bastante característico.
La col rizada fresca se conserva en perfectas condiciones en la nevera hasta cinco días sin que haya una gran pérdida de vitaminas. Otra opción es escaldar la col y guardarla en bolsas de plástico o recipientes herméticos antes de congelarlas.

Adquisición y almacenamiento de los mangos: cuando compramos mangos, hay que prestar atención tanto al olor como a la firmeza del fruto, ya que el color en este caso no es un indicativo fiable. Los mangos maduros tienen un aroma dulce y suelen quedar marcados si se ejerce un poco de presión. Dado que los mangos, a diferencia de las piñas, son frutos climatéricos, pueden seguir madurando incluso después de su recogida. Para ello, coloque los mangos que no estén maduros en una bolsa de papel o entre papel de periódico y almacénelos en un sitio templado (a temperatura ambiente) para que maduren, controlando de vez en cuando. Si desea acelerar aún más el proceso, una buena opción es almacenar los mangos con frutas que expulsen etileno, como pueden ser manzanas, tomates o peras maduros.
Los mangos no deben guardarse en la nevera, ya que son muy sensibles al frío y pierden parte de su sabor.

Preparación alternativa

Piña en conserva: si no tiene piña fresca a mano, también puede recurrir a la piña en conserva, aunque la calidad no es comparable con la de la piña fresca. Esto se debe sobre todo al proceso de calentado al que se somete a la piña para poder conservarla, pero también a que se le añaden otros ingredientes como ácido cítrico o azúcar con el fin de aumentar su vida útil.

Encontrar recetas