Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Salsa de arándanos y naranja con manzana y jengibre fresco

Esta salsa de arándanos y naranja con manzana y jengibre fresco es perfecta para acompañar platos navideños.
Comentarios

veganas cocinadas

10min    25min    baja  
  Agua 67,5 %  98/01/00  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • frasco de conservas (Bote de conservas, frasco de rosca)
  • exprimidor de cítricos
  • rallador
  • cazuela
  • cocina (artefacto)

Tipo de preparación

  • cocer
  • picar o moler
  • rehogar
  • prensar
  • pelar
  • rallar

Preparación

  1. Esterilizar los frascos
    Para esterilizar los frascos, colocarlos en una olla grande y llenar esta de agua, de manera que los frascos queden completamente cubiertos. Llevar a ebullición a fuego medio y dejar que hiervan durante tres minutos. Después, apagar el fuego. Retirar con cuidado los frascos del agua justo antes de llenarlos con la salsa.

  2. Para la salsa
    Lavar los arándanos, pelar el jengibre y rallarlo. Rallar la manzana (preferiblemente, de la variedad Braeburn). Si es posible, exprimir el jugo de naranja en el momento.

  3. Mezclar todos los ingredientes de la salsa en una olla de base gruesa y calentarlos con el fuego al mínimo. Cocerlos a fuego lento y con la olla tapada durante 15 minutos. Remover de vez en cuando.

    Recomendamos que la cantidad de azúcar se mantenga lo más baja posible. En este sentido, es preferible utilizar poco al principio y después añadir más si es necesario.

  4. Conservar la salsa
    Sacar los frascos del agua caliente (por ejemplo, con la ayuda de unas pinzas de barbacoa), verter la salsa hasta justo por debajo del borde y sellarlos.
    Si se guarda en la nevera, la salsa se conserva en perfectas condiciones hasta cuatro semanas.

    Tamaño de las raciones: con las cantidades indicadas obtendrá unos 360 gramos de salsa de arándanos y naranja, con los que podrá acompañar diez raciones.

Comentarios
Observaciones sobre la receta

Esta salsa de arándanos y naranja con manzana y jengibre fresco es perfecta para acompañar platos navideños.

Tamaño de las raciones: con las cantidades indicadas obtendrá unos 360 gramos de salsa de arándanos y naranja, perfecto para diez comensales.

Arándanos: con su sabor ácido y acerbo, los arándanos, también conocidos como cranberries, son muy populares tanto crudos como cocidos. Se dice que contienen nutrientes que impiden que las bacterias se adhieran a las paredes del tracto urinario. Dichos efectos todavía son muy discutidos a día de hoy.

Jugo de naranja: el jugo o zumo de naranja es el líquido que se obtiene al exprimir las naranjas. Es rico en vitamina C. Aporta más de 50 miligramos por cada 100 mililitros, es decir, más del 50 % de las necesidades diarias según las Cantidades Diarias Orientativas (GDA, en inglés). El zumo de naranja es el más consumido en todo el mundo. En términos de exportación, Brasil es el país más importante.

Jengibre: el jengibre es aromático y tiene un sabor picante y sabroso que debe al gingerol que contiene. A este también se le atribuyen sus efectos antiinflamatorios y anticancerígenos. Por su parte, el borneol y el cineol aportan al jengibre propiedades digestivas, reconstituyentes y antieméticas. El jengibre aumenta el apetito y mejora la circulación. En cocina se emplea el rizoma, ya sea fresco, deshidratado o molido. El jengibre verde es aquel que se cosecha antes de tiempo. Tiene un sabor más suave y menos leñoso.

Canela: la canela es una especia que se elabora a partir de la corteza seca del canelo. Su aroma se debe sobre todo al aceite esencial de canela, que está compuesto en un 75 % por cinamaldehído. En Europa, la canela se utiliza sobre todo para condimentar platos dulces y bebidas, mientras que en las cocinas indias y orientales también se utiliza en platos salados. La cumarina que contiene la canela resulta tóxica en dosis altas, sobre todo en el caso de las variantes más baratas, como la canela cassia o china. Dado que la cantidad de cumarina que contiene la canela de Ceilán es una centésima parte en relación con la cassia, se recomienda utilizar la primera.

Consejos

Desde una perspectiva medioambiental es recomendable consumir azúcar ecológico regional. En España hay varias empresas que lo producen y comercializan (azúcar de remolacha, maltosa). De esta manera evitamos consumir productos que requieran rutas de transporte largas. La maltosa tiene un potencial edulcorante menor, pero por su falta de fructosa también es el más adecuado para aquellas personas que padecen intolerancia a este tipo de azúcar.

Preparación alternativa

Menos azúcar: recomendamos que la cantidad de azúcar se mantenga lo más baja posible. En este sentido, es preferible utilizar una cantidad pequeña al principio y aumentarla posteriormente si es necesario. Encontrará más información al respecto en el siguiente enlace: La dieta vegana puede no ser saludable. Errores de nutrición.