Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Crackers de espirulina y sésamo con plátano y coco rallado

Estos crackers de espirulina y sésamo son una manera deliciosa de picar entre horas. Contienen calcio y selenio, por lo que son ideales para deportistas.
Comentarios Imprimir

veganas cocinadas

10min    12h    baja  
  Agua 37,3 %  38/13/48  LA (4g) !:0 (0.1g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • robot de cocina (amasar, mezclar, etc.)
  • deshidratador de alimentos

Tipo de preparación

  • deshidratar
  • mezclar

Preparación

  1. Para la masa
    Triturar los plátanos, la espirulina, la vainilla, el coco, el sésamo y la sal en un procesador de alimentos adecuado durante 30 segundos a máxima potencia. Seguir hasta obtener una masa pastosa.

    La autora emplea dos plátanos grandes para obtener ocho raciones. Si solo tiene a mano plátanos pequeños, emplee tres.

  2. Deshidratar
    Repartir la masa en una bandeja de teflón o del propio deshidratador de alimentos de forma que tenga un grosor de poco más de medio centímetro. Deshidratar entre 12 y 15 horas, hasta que los crackers de espirulina y sésamo estén crujientes.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

Estos crackers de espirulina y sésamo son una manera deliciosa de picar entre horas. Contienen calcio y selenio, por lo que son ideales para deportistas.

No hemos clasificado esta receta como crudivegana debido a algunos de sus ingredientes, en concreto a la vainilla y a la espirulina. Aunque las cantidades que hemos empleado son ínfimas, la receta lleva «espirulina» en el título.

Extracto de vainilla: Buena parte de los extractos de vainilla disponibles son mezclas líquidas que utilizan la vainilla como principal ingrediente aromatizante. El extracto se emplea de forma habitual en Estados Unidos, mientras que en Europa se prefiere la vainilla molida o el azúcar vainillada. El extracto de vainilla puro es líquido y contiene aproximadamente un 35 % de etanol, además de los aromatizantes de la vainilla, que están muy concentrados, lo que hace que el extracto tenga un sabor fuerte. El extracto de vainilla puro se elabora a partir de vainas de vainilla. Dado que las vainas se escaldan a altas temperaturas tras la recolección para evitar que el proceso de maduración continúe, las vainas que se comercializan y los productos que se elaboran a partir de ellas no se pueden considerar aptos para crudiveganos.

Plátanos: los plátanos son el resultado de una equilibrada combinación de hidratos de carbono, pero no contienen ninguna grasa relevante para el cerebro y los nervios. En esta receta, de eso se encarga el sésamo.

Sésamo: el sésamo es originario del sur de Asia, donde hace 5000 años que se emplea. Las semillas de este pseudocereal sin gluten contienen un 50 % de grasas, de las que el 44 % son ácidos grasos poliinsaturados y tan solo entre un 18 y un 25 % son proteínas. Las semillas de sésamo son uno de los alimentos más ricos en selenio. Además, también contienen un buen porcentaje de calcio. Las personas sensibles al sésamo tienen que tener cuidado, ya que se trata de un alérgeno muy potente.

Espirulina: la espirulina (más correcto, arthrospira) es un género de cianobacterias (antes conocidas como algas azules). Se cultivan en fábricas de todo el mundo, en aguas abiertas. Después, se someten a un proceso de secado con aire caliente a temperaturas de, como mínimo, 135 °C, de tal manera que después se puedan comercializar en pastillas o en polvo. Por este motivo, la espirulina no es apta para crudiveganos. Además, durante su cultivo puede verse contaminada por distintas toxinas. En Estados Unidos se considera un suplemento dietético, por lo que no hay ninguna regulación industrial activa sobre su producción y tampoco estándares de seguridad respecto a su pureza. Aunque algunas personas así lo afirmen, los suplementos de espirulina no son una fuente fiable de vitamina B12. La espirulina contiene, principalmente, una pseudovitamina B12 biológicamente inactiva que incluso llega a bloquear los receptores naturales del organismo.

Consejos

La autora consume estos crackers de espirulina y sésamo antes y después de hacer ejercicio. 

Preparación alternativa

Vainas de vainilla: las vainas de vainilla naturales deshidratadas siempre son la mejor opción cuando tengamos que emplear vainilla. Sin embargo, necesitará el contenido de una o dos vainas enteras para sustituir el aroma intenso y concentrado del extracto de vainilla.

Encontrar recetas