Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud

Crema crudivegana de aguacate y ajo con sabor umami

Esta crema crudivegana de aguacate y ajo tiene sabor umami. Es mucho más que una alternativa interesante a nivel culinario del clásico guacamole.
Comentarios

crudiveganas

10min    50min    baja  
  Agua 71,5 %  41/10/49  LA (3.5g) 15:1 (0.2g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Utensilios de cocina

  • exprimidor de cítricos
  • batidora manual
  • prensa de ajos

Tipo de preparación

  • plato frío
  • remojo
  • prensar
  • hacer puré
  • mondar

Preparación

  1. Remojo
    Poner en remojo en agua templada los tomates deshidratados y dejarlos reposar durante unos 40 minutos. A continuación, retirar el agua, pero reservar parte (la necesitará más adelante).

    Cuanto más tiempo pasen los tomates deshidratados en remojo, más cremosa resultará la crema de ajo y aguacate una vez terminada.

  2. Para la crema de aguacate y ajo
    Sacar los aguacates de la cáscara y quitarles la semilla. A continuación, picarlos en trozos grandes. Exprimir el jugo de limón y rociarlo sobre los aguacates para evitar que se pongan marrones. Pelar los dientes de ajo.

  3. Utilizar una prensa de ajos para triturarlos. 
    Cortar los tomates rehidratados en trozos pequeños para que resulte más sencillo triturarlos.

    Si no tiene una prensa de ajos a mano puede picarlos muy finos con un cuchillo.

  4. Introducir los ingredientes preparados en la batidora. Agregar parte del agua de remojo de los tomates.

    Recomendamos utilizar poca agua al principio y añadir más si es necesario.

  5. Decorar y servir
    Servir la crema de aguacate y ajo como salsa para mojar o aliño. 

    Si desea utilizarla como aliño, añada más líquido. 

Comentarios
Autor
Kristina Fürst, Imagen de año 2015
Kristina Fürst
Observaciones sobre la receta

Esta crema crudivegana de aguacate y ajo tiene sabor umami. Es mucho más que una alternativa interesante a nivel culinario del clásico guacamole.

Perfil nutricional: si tomamos como referencia las Cantidades Diarias Orientativas (GDA, en inglés), una ración de esta receta cubre las necesidades diarias medias de vitamina D y el 86 % de las de ácido fólico. Sin embargo, cabe mencionar que el aguacate es el responsable de que esta receta tenga una proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 de 15:1, que supera en mucho el máximo recomendado de 5:1. Esto debe compensarse con otros alimentos, como nueces, nueces de macadamia o, en el mejor de los casos, linaza. Véase nuestro Erb-Muesli.

Aguacate: el aguacate contiene mucha grasa y es el vegetal más rico en ácidos grasos insaturados y potasio. El alto porcentaje de grasas es el responsable de la consistencia de la pulpa, motivo por el que también se la conoce como «fruta de mantequilla».

Tomates secos: durante el proceso de secado, los tomates pierden la humedad y buena parte de los microorganismos que viven en ellos, por lo que también se conservan mejor. De igual manera, la concentración de sustancias aromáticas también aumenta, lo que hace que los tomates secos tengan un sabor muy intenso.

Umami: el umami, que en japonés significa sabroso, es uno de los cinco sabores, junto con el dulce, el salado, el ácido y el amargo. El sabor umami lo crea principalmente el glutamato, es decir, la sal del ácido glutámico. Este está presente de forma natural en alimentos como, por ejemplo, la carne y los hongos, pero también en los tomates.

Jugo de limón: además de como saborizante, el zumo de limón también se emplea como conservante temporal de algunos alimentos (aguacate, manzana, plátanos:, etcétera). Esto se debe a que el ácido cítrico que contiene la fruta reduce el pH y los iones metálicos complejos, lo que afecta de forma negativa a la oxidación y a las enzimas involucradas en tal proceso. El uso del ácido cítrico como como aditivo está aprobado por la Unión Europea y aparece en el etiquetado con el código E 330. Nuestro metabolismo también lo emplea (ciclo de Krebs). Dado que los ácidos que contiene el zumo de limón atacan el esmalte de los dientes, es recomendable cepillarse los dientes justo después de consumirlo. Sin embargo, la fuerza mecánica que se aplica durante el cepillado puede provocar abrasiones (fricción), por lo que el esmalte también se vería afectado.

Consejos

Evitar que los aguacates se pongan marrones: al cortar un aguacate, las paredes celulares que separan los componentes que favorecen la oxidación se rompen. Esto provoca que la pulpa se vuelva marrón si no se previene añadiendo, por ejemplo, algún antioxidante. Rociar zumo de limón o de lima por encima del aguacate puede retrasar este proceso.

Almacenar los aguacates: los aguacates se recogen cuando aún no están maduros. Para que maduren es recomendable almacenarlos cerca de manzanas (o en una misma bolsa de papel) a temperatura ambiente. Las manzanas desprenden etileno, que favorece la maduración.

Preparación alternativa

Puede añadir chile o cilantro a la crema de aguacate y ajo. De esta manera, obtendrá una variante más picante de la crema.