Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Bolitas dulces de dátiles y nueces

Nuestras bolitas de dátiles y nueces tienen un dulzor natural, son muy fáciles de preparar y resultan un tentempié ideal para picar entre horas.
Comentarios Imprimir

crudiveganas

15min baja  
  Agua 8,0 %  34/13/53  LA (28.6g) 4:1 (6.8g) ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • molinillo de café, eléctrico o robot de cocina (amasar, mezclar, etc.) o picadora eléctrica
  • batidora manual o batidora de vaso

Tipo de preparación

  • picar o moler
  • plato frío
  • mezclar
  • refrigerar

Preparación

  1. Lavar los dátiles y triturarlos con una batidora de mano.

  2. Picar las nueces con un molinillo de café, un procesador de alimentos o una picadora eléctrica.

  3. A continuación, incorporar las nueces y los dátiles picados a la algarroba en polvo y mezclarlo todo bien.

  4. Después, dar forma a las bolitas con la mano. Servirlas directamente o guardarlas en la nevera.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Autor
Julia (Yuliya) Velitschko, Imagen de año 2017
Julia (Yuliya) Velitschko, Rusia
Observaciones sobre la receta

Nuestras bolitas de dátiles y nueces tienen un dulzor natural, son muy fáciles de preparar y resultan un tentempié ideal para picar entre horas.

Dátiles: los dátiles combinados con las nueces son un aperitivo perfecto para picar entre horas. La fructosa que contienen los dátiles da un subidón de energía que se alarga gracias a la grasa de las nueces. Además, los dátiles proporcionan muchos nutrientes y favorecen la digestión gracias a la fibra que contienen. La variedad Deglet Nour resulta especialmente dulce y tiene un sabor que recuerda a la miel. Por lo tanto, es muy adecuada para hornear y preparar postres.

Nueces comunes: en Europa Central, la nuez común (Juglans regia) tiene una gran importancia. Las nueces se utilizan para preparar y refinar diversos platos y postres, pero también para producir aceite de nueces. De entre los frutos secos conocidos, las nueces son las más ricas en ácido alfa-linolénico (ALA). Además, contienen tocoferoles (algunos actúan como vitamina E) y oligoelementos.

Consejos

Algarroba en polvo: la algarroba en polvo tiene un sabor afrutado y acaramelado y supone una buena alternativa al cacao. Se elabora a partir de la pulpa de la algarroba. Se trata de un polvo bajo en grasas, pero muy nutritivo y libre de sustancias estimulantes como la cafeína. Para conseguir algarroba en polvo de calidad solo se utiliza la parte central de la vaina, ya que los bordes suelen tener un sabor más amargo. Así pues, la algarroba se trocea, se tuesta y después se muele. Por lo tanto, si no se especifica, la algarroba en polvo no es un alimento apto para crudiveganos.

Almacenar los dátiles de forma adecuada: los dátiles secos se conservan durante más tiempo que los frescos. Mientras que los frescos deben utilizarse y consumirse a los pocos días, los secos tienen una caducidad de hasta un año. Sin embargo, es importante que se almacenen en un lugar ventilado, seco y fresco como, por ejemplo, un sótano.

Preparación alternativa

Alternativas a las nueces: puede utilizar avellanas, nueces de macadamia o almendras en lugar de nueces. En caso de decantarse por estas últimas, le recomendamos que las deje en remojo entre dos y cuatro horas antes de ponerse manos a la obra, ya que así las digerirá mejor.

Especias: si quiere que estas bolitas de dátiles y frutos secos tengan otros matices, puede añadirles más especias. La canela y la vainilla aportan un aroma dulce, mientras que la pimienta de Cayena se encarga del toque picante.

Encontrar recetas