FacebookTwitterGoogle
Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E, Salud y Alimentación Temas Diet-Health.info Fundación G+E Temas

Chalota, cruda

El aroma de la chalota destaca más cuando está cruda. Ayuda a reducir el riesgo de padecer cáncer de estómago y tiene propiedades antiinflamatorias.

La chalota es un alimento muy valorado en todo el mundo debido a su aroma especiado, que destaca especialmente cuando se consume cruda. México, Alemania, Francia, Hungría y España son líderes en el cultivo de este vegetal.

Información general:

Del artículo de Wikipedia en español: «Allium ascalonicum, nombre científico de la chalota, echalote, carlota, chalote o escaloña, es una verdura de la familia de las aliáceas, originaria de Asia Central».

Descripción:

«Como la mayoría de las plantas de este género, el echalote, también llamado escalonia, se cultiva a efectos culinarios. La parte comestible de esta planta está en la base de las hojas, que forma bulbos, aovados de forma y sabor entre el ajo y la cebolla. Resulta ideal para las salsas de carne y es aceptada desde hace años por la cocina francesa.

El chalote es un pariente de la cebolla, el sabor parece un poco como a cebolla, pero tiene un dulce y suave sabor. Tiende a ser más caro que la cebolla, especialmente en los Estados Unidos, sin embargo, se puede almacenar durante al menos 6 meses.
A diferencia de las cebollas, donde normalmente cada planta constituye un único bulbo, los chalotes forman grupos de bulbos, y no en la forma de ajo.
Similar a las cebollas, los chalotes crudos liberan productos químicos que irritan los ojos cuando se cortan en rodajas, lo que resulta lacrimógeno».

Usos culinarios:

«Las chalotas tienen un sabor más exquisito, menos picante y más bien dulce y especiado que el resto de cebollas que se utilizan en cocina. En el caso de sofritos picantes, su uso no es el más recomendable, pues pueden resultar amargas o insípidas. Es preferible utilizarlas crudas, pues es como mejor puede disfrutarse de su característico aroma. Sus hojas más tiernas pueden utilizarse como el cebollino. Asimismo, es habitual que se utilicen en ensaladas, adobos y carne. Para poder conservarlas durante un año, es necesario secarlas en el horno y mantenerlas posteriormente a una temperatura entre 0 y 1 ºC y una humedad en el aire del 75 %. En estas condiciones de almacenamiento la calidad de conservación es óptima *».

Composición:

Incluye los siguientes nutrientes, entre otros: «Provitamina A, vitaminas B1, B2, B6, biotina, ácido fólico, niacina, C y E *».

Uso como planta medicinal:

«Con el consumo de la familia Allium se reduce el riesgo de padecer cáncer de estómago. También posee propiedades antiinflamatorias gracias a los sulfuros (sustancias picantes y ricas en azufre) que la componen *».

Orígenes:

«En lo que respecta a la procedencia de las plantas Allium, género al que pertenecen las chalotas, únicamente se puede señalar Asia central, puesto que es allí donde se encuentran los antecedentes salvajes de las mismas, aunque hasta el momento ha sido imposible identificar el lugar en el que comenzaron a cultivarse. El área natural de expansión del género Allium oschaninii, del que procede uno de los tipos de chalotas, se encuentra en las zonas de Uzbequistán, Tayikistán, Kirguizistán, Afganistán, etc.*».

Etimología:

«Allium ascalonicum fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Flora Palaestina 17, en el año 1756.

  • Allium: nombre genérico muy antiguo. Las plantas de este género eran conocidas tanto por los romanos como por los griegos. Sin embargo, parece que el término tiene un origen celta y significa "quemar", en referencia al fuerte olor acre de la planta. Uno de los primeros en utilizar este nombre para fines botánicos fue el naturalista francés Joseph Pitton de Tournefort(1656-1708).
  • ascalonicum: epíteto geográfico que procede de Ascalón, ciudad de Israel donde se cultivaba».

Nota: * = Traducción del artículo de Wikipedia en alemán