Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Batido crudivegano de hierbas silvestres

No hace falta que compre los ingredientes de este batido crudivegano de hierbas silvestres: los puede recoger usted mismo.
Comentarios Imprimir

crudiveganas

10min baja  
  Agua 50,4 %  74/23/04  LA : ALA


Ingredientes (para personas, )

Haga clic para tablas de nutrientes

Utensilios de cocina

  • batidora de vaso o batidora manual

Tipo de preparación

  • plato frío
  • mezclar

Preparación

  1. Introducir en la batidora todas las hierbas aromáticas con un poco de agua y triturar a toda potencia. Si prefiere un puré en vez de un batido, agregue menos agua y viceversa.

    En la receta original, las cantidades no son tan precisas. Estas son nuestras recomendaciones para dos raciones: dos o tres puñados de hojas de ortiga, un puñado de pie de cabra, medio puñado de pamplinas, unas cinco hojas de diente de león, unas cinco hojas de llantén menor, entre cinco y diez brotes de hoja de haya, unos cinco brotes de hoja de zarzamora y dos o tres ramilletes de milenrama. 

    Nota de la autora: si el diente de león le resulta demasiado amargo, utilice únicamente las puntas de las hojas, en vez de las hojas enteras.

Recetas con tablas de nutrientes


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
Comentarios Imprimir
Observaciones sobre la receta

No hace falta que compre los ingredientes de este batido crudivegano de hierbas silvestres: los puede recoger usted mismo.

Perfil nutricional: en estos momentos todavía no hay suficientes estudios de fuentes contrastadas para las distintas hierbas silvestres, por lo que las tablas nutricionales no aportan ningún dato representativo.

Las ortigas como ingrediente: aunque muchos las desprecien por considerarlas una mala hierba, otros las utilizan como planta medicinal por su composición. Esta ambivalencia reinante no varía el hecho de que la ortiga enriquezca la gastronomía de todo el mundo. El sabor de los brotes terminales de ortiga recuerda a las espinacas.

Pie de cabra: para muchos, el pie de cabra es una mala hierba difícil de controlar. Otros, sin embargo, hace mucho tiempo que la aprovechan como verdura. Su sabor crudo recuerda algo al del perejil. También se puede apreciar un aroma a zanahorias. Cuando lo cocemos, recuerda a las espinacas.

Pamplinas: esta planta, que pertenece a la familia de las Caryophyllaceae, es muy popular como «lechuga». Además, es muy rica en vitaminas y minerales. Por su sabor, recuerda ligeramente a los guisantes y al maíz. Como remedio natural, se utiliza para combatir la tos persistente y aliviar el reuma.

Diente de león: en cocina se aprovechan las hojas, las flores amarillas y las raíces del diente de león, también conocido como achicoria amarga. Se emplea incluso crudo. Las hojas tiernas y frescas del diente de león son ligeramente amargas. Entre los meses de marzo y junio, se considera una exquisitez en ensalada, aunque también se cuece como otras verduras. Es varias veces más rica en vitaminas y minerales que la lechuga.

Llantén menor: el llantén menor se prepara en forma de ensalada, pero también se utiliza como remedio medicinal debido a sus efectos antiinflamatorios y antibacterianos. Las hojas tiernas y frescas recién recolectadas tienen un sabor ligero a setas que aun así resulta dominante. La mejor manera de que desprenda todo su sabor es combinándolo con otras hierbas silvestres comestibles.

Brotes de hoja de haya: las hojas tiernas de la haya, que crecen después de brotar, son comestibles. Tienen un sabor ligeramente ácido que es perfecto como ingrediente de ensaladas y batidos.

Brotes de zarzamora: no solo los frutos de la zarzamora son comestibles y saludables. Los brotes jóvenes y todavía tiernos se pueden utilizar a principios de primavera como ingrediente en, por ejemplo, ensaladas. Las hojas ya abiertas tienen un sabor ácido y acerbo. Las hojas de zarzamora se utilizan con fines medicinales desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, con ellas se elabora una infusión para los resfriados que tiene efectos expectorantes y mucolíticos.

Milenrama: debido a su finura, las hojas de milenrama también se pueden utilizar como guarnición en sopas, mientras que los tallos y las flores son bastante recias y correosas cuando están crudas. Por eso, las flores suelen secarse y se utilizan, por ejemplo, como condimento. Las hojas tienen un sabor ligeramente amargo y aromático que recuerda a la manzanilla.

Consejos

Consejos para la recolección:
- Ortigas:
por su sabor, recomendamos seleccionar las hojas más tiernas. Cuando las recoja, utilice unos guantes gruesos o de jardinería para protegerse las manos.

- Pie de cabra: ¡Peligro de confusión! Durante la recolección, puede confundirlo con especies no comestibles y venenosas como la cicuta o el apio acuático. El pie de cabra se reconoce sin problemas por su peciolo triangular, con uno de los bordes redondeado y el lado opuesto, cóncavo.

- Pamplinas: las pamplinas se pueden recolectar durante todo el año. Crecen en prados bien abonados o muy fértiles, junto a los bordes de los caminos, en parques o en lindes de tierras agrícolas.

- Diente de león: en Europa Central, el diente de león es una planta silvestre habitual en prados, bordes del camino, bosques abiertos y en jardines. Cuanto más joven sea el diente de león, menos sustancias amargas contiene. La mejor época para recogerlos son los meses de abril y mayo. Aun así, las distintas partes de la planta están de temporada durante prácticamente todo el año. No hay riesgos de confundirlo con plantas venenosas similares en apariencia. A veces, las hojas de diente de león frescas se venden en mercados locales semanales, aunque es más habitual encontrarlas en tiendas de alimentación turcas.

- Llantén menor: lo mejor es recogerlo entre principios de abril y finales de agosto. Suele encontrarse en pequeños prados, campos, bordes de caminos o junto a caminos forestales.

- Brotes de hoja de haya: las hayas brotan en abril y hasta bien entrado mayo. Se trata de un árbol habitual en nuestros bosques que también encontraremos en parques.

- Brotes de zarzamora: las zarzamoras están muy extendidas y crecen en los bordes de los prados, en los pastos y en los campos, pero también en parques, jardines, senderos y en el bosque. Los brotes terminales y las hojas tiernas se pueden recoger de mayo a septiembre.

- Milenrama: ¡Peligro de confusión! Aunque se puede confundir con el agrión de prado o berro de prado, esta confusión es relativamente inofensiva, ya que ambas son plantas comestibles. Las cosas cambian si en lugar de milenrama recolectamos cicuta o perejil gigante. Una vez desarrollada, la cicuta no solo es mucho más alta que la milenrama, sino que también se puede reconocer por las manchas rojizas que decoran el tallo. Además, la cicuta desprende un aroma que recuerda a la orina de ratón. El perejil gigante se distingue enormemente de la milenrama por sus hojas, aunque las flores blancas también nos pueden llevar a confusión. Si se toca con las manos desnudas, la planta abrasa la piel y provoca unas quemaduras que pueden llegar a durar semanas.
La milenrama crece en prados, pastos, pastizales semisecos, lindes de tierras de cultivo y bordes de la carretera. Se recoge entre mayo y septiembre.
Dado que la milenrama pertenece a la familia de las Asteraceae, las personas sensibles deberían consumirlas con cierto cuidado.

Preparación alternativa

Consistencia y fruta: si prefiere un puré en vez de un batido, agregue menos agua y viceversa. Si quiere que sea un poco más dulce, puede añadir fruta (por ejemplo, manzanas o plátanos).

Encontrar recetas