Fundación Salud y Alimentación

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

La mejor perspectiva para su salud

Cómo prevenir el cáncer colorrectal

List Comentarios Imprimir

Entre el 66 % y el 75 % de los casos de cáncer colorrectal pueden prevenirse con una dieta y un estilo de vida saludables.

Tracto intestinal y qué se puede hacer para mantenerse sano (verduras, deportes, cúrcuma)

Conclusiones

Entre los diferentes tipos de cáncer, el cáncer colorrectal es uno de los que más se ven influidos por la dieta y el estilo de vida.1

Los factores principales que causan el cáncer colorrectal son el consumo de carne (sobre todo, si se ha cocinado y conservado usando productos químicos), consumir ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, azúcar refinado, harina blanca, estar expuestos durante mucho tiempo al agua potable clorada, no hacer suficiente ejercicio físico y padecer obesidad. Es posible que el consumo de cereales y productos lácteos también sea perjudicial para las enfermedades colorrectales, pero hacen falta estudios más específicos para confirmarlo.

Una dieta vegetariana puede prevenir e incluso revertir el cáncer colorrectal gracias a su alto contenido en fitonutrientes y en sustancias que inhiben el crecimiento y la proliferación de las células cancerosas.

Los alimentos ricos en sustancias anticancerígenas son, entre otros, la cúrcuma, el ajo, la sandía, los albaricoques, la guayaba rosa, el pomelo, el escaramujo, los tomates, las uvas, los cacahuetes, las bayas, las cebollas, las manzanas, los frutos secos del cardo mariano, la col, el brócoli, las coles de Bruselas, la coliflor, el daikon o rábano chino, las alcachofas, y la alholva.

Las vitaminas D y E, el ácido fólico y el calcio tienen efectos protectores específicos contra el cáncer colorrectal.

¿Es el cáncer colorrectal un problema genético o de estilo de vida?

Aproximadamente, se diagnostica cáncer colorrectal a unas 1 235 108 personas al año y 609 051 mueren a causa de esta enfermedad. La Organización Mundial de la Salud calcula que el número de nuevos diagnósticos de cáncer colorrectal ha aumentado un 77 % y estima un aumento del 80 % del número de muertes para el año 2030.2

CLICK FOR: Datos importantes sobre el cáncer colorrectal

  • Es el tercer cáncer más común en hombres y el segundo más común en mujeres (el primero es el cáncer de mama).
  • La mayoría de los casos de cáncer colorrectal se da en países desarrollados.
  • Corea es el país con mayor incidencia de cáncer colorrectal, seguido por Eslovaquia, Hungría, Dinamarca y Países Bajos.3
  • En Europa, el cáncer colorrectal es el tercer cáncer más común y una de las principales causas de muerte por cáncer. Se calcula que la incidencia de cáncer colorrectal en países europeos aumenta un 0,5 % al año.2

¿Cáncer colorrectal, cáncer de colon o cáncer de recto? ¿Cuál es la diferencia?

La mayoría de las veces, los términos «cáncer colorrectal» y «cáncer de colon» se usan indistintamente porque, anatómicamente, el recto representa los últimos 12 cm del colon.

Las diferencias principales entre el cáncer de colon y el de recto se basan en la anatomía del órgano, en si es genético o no, en la invasión de los tejidos circundantes y en el enfoque quirúrgico del tratamiento.

Sin embargo, los factores de riesgo, las posibles causas y el impacto de la dieta en ambos casos son relativamente similares.27

En sus estudios, Craig Venter, un pionero en la investigación del genoma, explica la complejidad de la biología humana y cómo, al contrario de lo que se suele pensar, los genes no tienen tanto impacto en las condiciones de vida. Los genes pueden proporcionar información útil sobre los riesgos de padecer una enfermedad, pero, en la mayoría de los casos, no definen la verdadera causa de la enfermedad, ni tampoco su incidencia. Las condiciones de vida vienen determinadas por los factores ambientales y por la interacción completa entre todas las células del cuerpo humano.4

«Los genes no marcan nuestro destino» (Craig Venter, 2007).

Los estudios con gemelos idénticos han tenido resultados similares y demuestran que el origen de la mayoría de enfermedades crónicas se encuentran en el entorno y no en nuestros genes.5

Influencia de los genes en comparación con las influencias ambientales en el desarrollo del cáncer.

Willett (2000) investigó la correlación entre las muertes por cáncer y la dieta y estableció que el cáncer colorrectal se encuentra entre los tipos de cáncer que más se ven afectados por la nutrición.6

Según Willett el 75 % de las muertes por cáncer de próstata se podrían haber evitado con un cambio en la dieta. Lo mismo sucede con el 70 % de las muertes por cáncer colorrectal y con el 50 % de las muertes por cáncer de páncreas, de vesícula biliar, de endometrio y de mama.

La influencia de la dieta en varios tipos de cáncer como un gráfico de barras horizontal.

Se cree que una ingesta energética excesiva es una de las razones principales por las que la dieta tiene un impacto tan grande en la mayoría de los cánceres.

Algunos estudios realizados en animales han demostrado que «el impacto de la restricción energética puede ser considerable (por ejemplo, una reducción del 30 % en la ingesta redujo los tumores mamarios un 90 %).»6 Aunque sea necesario hacer estudios con humanos, este podría ser un buen punto de partida para comprender el impacto de la dieta en el cáncer en general y en el desarrollo del cáncer colorrectal en particular.

Nuestros hábitos alimenticios son el origen de la mayoría de agentes carcinógenos

La incidencia del cáncer ha aumentado de forma paralela al desarrollo económico.

La mayoría de los casos de cáncer colorrectal se da en países industrializados, aunque las tasas de incidencia están creciendo a gran velocidad en los países menos desarrollados, a medida que adoptan el estilo de vida occidental.7

La mayor parte de las sustancias que consumimos y que son capaces de producir cáncer provienen de los alimentos, de los aditivos y de cocinar los alimentos:

  • Cuando cocinamos la carne, se forman sustancias cancerígenas (aminas heterocíclicas).
  • Al cocinar la carne con carbón vegetal, al curarla o al ahumarla se producen compuestos del carbono tóxicos, que son cancerígenos.
  • Los nitritos y los nitratos que se utilizan para conservar la carne son agentes cancerígenos.7
  • Los ácidos grasos saturados, los ácidos grasos trans, el azúcar refinado y la harina blanca están presentes en muchos alimentos y también están relacionados con cánceres digestivos.
  • La exposición a largo plazo al agua potable clorada se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer cáncer. Los nitratos presentes en el agua potable y en algunos alimentos pueden transformarse en compuestos N-nitrosos (agentes mutagénicos) (enlace en inglés), que aumentan el riesgo de linfomas, leucemia, cáncer colorrectal y cáncer de vejiga.9

El consumo de carne roja aumenta el riesgo de padecer cáncer colorrectal

El estudio EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition en inglés), realizado con un grupo de 478 040 personas procedentes de diez países europeos, demostró que el cáncer colorrectal está estrechamente relacionado con el consumo de carne roja y carne procesada.

Tras un periodo de 4,8 años, 1329 de los 478 040 participantes en el estudio desarrollaron cáncer colorrectal.

Tras tener en cuenta algunos factores, como la edad, el género, las fuentes de energía, la altura, el peso, la actividad física, si fumaban o no, el consumo de fibra dietética, de ácido fólico y de alcohol, los investigadores llegaron a la conclusión de que consumir más de 20 gramos de carne roja o procesada al día supone un riesgo mayor de sufrir cáncer colorrectal, y esta correlación aumenta si se consumen más de 160 gramos de carne roja o procesada al día.

La obesidad tiene un impacto directo en el cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal es uno de los tipos de cáncer que están relacionados directamente con la obesidad y el sobrepeso.

Tras 16 años de seguimiento, en un estudio10 realizado con 900 000 estadounidenses que no tenían cáncer, se registraron 57 145 muertes por cáncer. Usando modelos de investigación que controlaban otros factores de riesgo, el estudio demostró que el índice de masa corporal estaba estrechamente relacionado con tasas más altas de muertes por cáncer colorrectal.

Esto se debe a la actividad del NF-κB, un complejo proteico que participa en la transcripción del ADN, en la supervivencia celular y en las respuestas celulares a los estímulos externos. La hiperglucemia y algunas sustancias producidas por las células grasas alteran la función del NF-κB, lo que puede provocar cáncer y otras enfermedades inmunológicas.

El síndrome metabólico es un factor de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal

El síndrome metabólico representa la expresión de al menos tres de las siguientes afecciones médicas: exceso de grasa alrededor de la cintura, hipertensión, hiperglucemia, niveles de triglicéridos séricos altos y niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL en inglés).

El síndrome metabólico en sí mismo o junto con la esteatohepatitis no alcohólica supone un riesgo significativo de desarrollar cáncer colorrectal.11

La leche y los lácteos pueden ser perjudiciales para las personas que padecen enfermedades colorrectales

Todavía no se ha establecido ninguna correlación entre el consumo de lácteos y el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Hoy en día, la información al respecto sigue siendo contradictoria, lo que dificulta la elaboración de recomendaciones en materia de salud pública.

El mejor argumento a favor del consumo de lácteos para prevenir el desarrollo de cáncer colorrectal es que la leche es rica en calcio. Por otro lado, en algunos estudios más exhaustivos de los que hablamos aquí y aquí, se demuestra que el cuerpo humano absorbe muy poca cantidad del calcioque contiene la leche.

Además, el consumo de lácteos puede llegar a aumentar la pérdida de calcio en los huesos y es probable que la capacidad del calcio de la leche de prevenir el cáncer colorrectal se vea anulada por la gran cantidad de grasa que contienen los productos lácteos.

Aunque el estudio EPIC (enlace en inglés), uno de los estudios más importantes que investigan la relación entre la dieta, el estilo de vida y varios tipos de cáncer, llegó a la conclusión de que los lácteos pueden tener una función protectora cuando se trata del cáncer colorrectal, otros estudios prospectivos (enlace en inglés) han demostrado que, a pesar de ser ricos en calcio, la leche y los lácteos son perjudiciales para las personas que padecen enfermedades colorrectales.

  • En Gran Bretaña, entre 5000 niños con una dieta rica en lácteos, la incidencia de casos de cáncer colorrectal tras un seguimiento de 65 años fue tres veces más alto que en los niños procedentes de familias cuya ingesta de lácteos era baja.12

La falta de ejercicio físico y un estilo de vida sedentaria están relacionados con el cáncer colorrectal

La falta de actividad física se relaciona con la mayoría de las enfermedades crónicas y se ha demostrado que llevar un estilo de vida sedentaria tiene un impacto significativo en el caso del cáncer colorrectal.11

Se ha observado una reducción de casi el 50 % en la incidencia de casos de cáncer colorrectal entre aquellos con niveles de actividad física más altos.13

Las principales razones por las que la falta de actividad física facilita el desarrollo del cáncer colorrectal son las siguientes:

  • El sedentarismo empeora el tránsito intestinal, lo que significa que nuestro organismo está en contacto con posibles carcinógenos durante más tiempo.
  • El sedentarismo aumenta los niveles de circulación de la insulina en el cuerpo, lo que promueve la multiplicación de las células epiteliales en el colon.
  • La falta de actividad altera los niveles de prostaglandina. Las prostaglandinas son similares a las hormonas y regulan la inflamación y el crecimiento de las células.
  • El sedentarismo deprime las funciones inmunológicas del organismo y lo despoja de su capacidad de luchar contra la proliferación del cáncer.

Cómo una dieta basada en frutas, verduras y especias previene el cáncer colorrectal

Desde 1970, numerosos estudios científicos han demostrado que consumir ciertas frutas y verduras con regularidad puede tener un efecto protector contra el cáncer.

Ha quedado probado que más de 25 000 de sustancias vegetales diferentes (fitoquímicos) pueden influir en varios cánceres. La ventaja de estos fitoquímicos es que son seguros y suelen afectar a diferentes funciones celulares de forma simultánea.

Los fitoquímicos que tienen un impacto significativo en el cáncer colorrectal son los siguientes:

Fitoquímico

Acción

Encontramos cantidades significativas en:

Disulfuro de dialilo (enlace en inglés)

Inhibe el crecimiento y la proliferación de las células cancerosas en el colon (estudios en humanos y en ratas

Ajo

Carotenoides (especialmente el licopeno

Propiedades anticancerígenas demostradas en tumores in vitro e in vivo, así como en humanos

Ayudan en el proceso de desintoxicación

Interfieren en la proliferación de las células

Facilitan la comunicación celular

Impiden que las células cancerosas se multipliquen

Sandía, albaricoques, guayaba rosa, pomelo, escaramujo y tomates

Resveratrol

Impide el crecimiento de los tumores

Actualmente, las sustancias con una estructura química similar a la del resveratrol se producen como «posibles agentes terapéuticos y quimiopreventivos contra el cáncer».13

Uvas, cacahuetes, vayas
Quercetina

Propiedades antioxidantes y antiinflamatorias

Detiene la multiplicación celular

Regula la muerte de las células viejas y enfermas

Retrasa la activación del NF-κB

Cebollas y manzanas
Silimarina

Propiedades antioxidantes y antiinflamatorias

Protege el hígado

Puede revertir, suprimir o prevenir la evolución del cáncer (estudios con roedores)

Fruta seca del cardo mariano (Silybum marinum)

Indole-3-carbinol (enlace en inglés) y sulforafano (SFN) (enlace en inglés)

Metabolizan y eliminan la toxicidad de los carcinógenos, incluidos los estrógenos

Col, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, rábano daikon y alcachofas

Diosgenina

Impide la proliferación de las células

Provoca la muerte controlada de las células cancerosas

Elimina la inflamación intestinal

Alholva

La curcumina, el componente vegetal más efectivo contra el cáncer colorrectal

La curcumina es el compuesto principal de la cúrcuma (ingrediente del curry en polvo) y también está presente, en cantidades más pequeñas, en el jengibre.

Se han publicado más de 3000 estudios que demuestran el efecto de la curcumina contra el cáncer en general, pero también existen muchos otros que han examinado sus efectos contra el cáncer colorrectal, en particular. La curcumina elimina la inflamación, interactúa con una gran variedad de proteínas y modifica su actividad y tiene un efecto directo sobre la supervivencia celular, su proliferación e invasión, así como sobre la angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos).

Dos de los principales estudios que investigan sobre este tema destacan los efectos de la curcumina contra el cáncer colorrectal.

  • En un estudio con pacientes con poliposis adenomatosa familiar (cáncer del intestino grueso y del recto), el número de pólipos disminuyó y su tamaño se redujo tras un tratamiento con curcumina y quercetina durante seis meses, aproximadamente.7
  • En un estudio con pacientes con cáncer colorrectal avanzado, una dosis diaria de 3,6 g de curcumina supuso una reducción del 62 % en la producción de prostaglandina E2 inducible (sustancias en la sangre que indican el grado de inflamación) en el día 1 y una reducción del 57 % en el día 29.

La fibra alimentaria tiene un efecto directo contra el cáncer colorrectal

La fibra alimentaria es un componente vegetal que encontramos en los cereales integrales, en las legumbres y guisantes secos y en las verduras. El cuerpo humano no puede digerirla ni absorberla, por eso pasa por el estómago, el intestino delgado y el colon prácticamente intacta.

Algunos estudios han demostrado que la fibra puede influir en el desarrollo del cáncer porque:

  • diluye los posibles agentes cancerígenos y acelera su tránsito a través del colon,
  • se une a las sustancias cancerígenas,6
  • altera la flora intestinal,6
  • reduce el pH,6 y
  • produce ácidos grasos de cadena corta (mediante la fermentación de la fibra), que son importantes para impedir la formación de tumores.15

Aunque se ha demostrado el efecto beneficioso de la fibra contra el cáncer colorrectal, la fuente de la fibra sigue siendo un tema controvertido.

Gracias a la fibra, a los macronutrientes, a las vitaminas y a los minerales que contienen, se considera que los cereales integrales resultan efectivos para prevenir el cáncer colorrectal.

Los cereales integrales contienen antioxidantes quimiopreventivos, como la vitamina E, tocotrienoles, ácidos fenólicos, lignanos y ácido fítico. Los cereales integrales contienen menos antioxidantes que algunas bayas, pero más que la mayoría de frutas y verduras.16

Además, se ha demostrado que los cereales integrales ayudan a mantener un nivel estable de glucosa en sangre, algo muy importante, ya que la hiperglucemia es un factor de riesgo significativo de padecer cáncer de colon.17

No obstante, tras tener en cuenta la acción combinada del resto de factores de riesgo, algunos estudios6 han demostrado que el consumo de cereales integrales no reduce el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

La fibra de los cereales integrales no suele estar relacionada con un riesgo menor de sufrir cáncer de colon; es la fibra de las frutas y las verduras la que puede protegernos contra este cáncer.18

Es más, también existen estudios que defienden la idea de que los cereales podrían estar relacionados con un riesgo más alto de desarrollar cáncer de colon.6

Las vitaminas y los minerales con función quimiopreventiva

Varios estudios sobre los factores nutricionales y ambientales que tienen un efecto importante contra el cáncer de colon subrayan la importancia de determinadas vitaminas y minerales para prevenir y tratar esta enfermedad.

Vitamina D

De entre todos los tipos de cáncer, el cáncer colorrectal es al que más afectan los niveles de vitamina D en la sangre. Cuanto mayor es la ingesta de vitamina D, menor es el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

  • El estudio EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition en inglés) midió los niveles de vitamina D en la sangre de 1248 sujetos a los que se les había diagnosticado cáncer colorrectal y los comparó con los niveles de un grupo de pacientes con características similares (género, edad y otras variables relevantes), pero que no tenían cáncer. La concentración de vitamina D era inversamente proporcional al riesgo de cáncer colorrectal, tanto en hombres como en mujeres.
  • En un estudio de seguimiento que examinaba la supervivencia de los pacientes tras recibir el diagnóstico de cáncer colorrectal, los sujetos que presentaban niveles más altos de vitamina D en sangre al inicio del estudio tuvieron índices de supervivencia mayores.7
Vitamina E

En diferentes estudios individuales, los suplementos de vitamina E se relacionan con un riesgo reducido de sufrir cáncer de colon.19

Selenio

La capacidad del selenio de reducir el riesgo de desarrollar diferentes tipos de tumores se ha demostrado, principalmente, en estudios con animales.20 Los estudios observacionales realizados con varias poblaciones han demostrado una relación inversa entre el selenio y el cáncer de colon,21 y los estudios experimentales han probado una reducción rápida y significativa de la incidencia de casos de cáncer de colon entre los sujetos que recibieron suplementos de selenio.6

Calcio

La primera vez que se demostraron los efectos beneficiosos del calcio para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon fue en estudios con animales.

Aunque algunos investigadores aseguren que «se registró un impacto débil o moderado en los ensayos clínicos con humanos»,22 en algunos estudios se observan cambios importantes en el tejido colónico y un riesgo significativamente reducido de desarrollar cáncer colorrectal en los hombres y las mujeres que tomaron 2g de calcio de forma diaria y/o 800 UI (20 µg) de vitamina D durante un periodo de seis meses.23

Ácido fólico

Varios estudios han asociado un consumo menor de ácido fólico con un riesgo mayor de desarrollar cáncer de colon y en algunos informes se ha probado que el uso de suplementos multivitamínicos que contienen ácido fólico puede reducir el riesgo de padecer cáncer de colon.23

Sin embargo, basándose en los datos recopilados en el Estudio de la Salud de las Enfermeras (NHS por sus siglas en inglés), los investigadores han demostrado que, a pesar de que los resultados de la suplementación de ácido fólico no son significativos en los primeros 15 años, el efecto es considerable a partir de ese momento (el riesgo es un 75 % más bajo).24

Cómo prevenir el cáncer colorrectal: puntos clave

Mantenga su peso entre los límites recomendados (IMC 19–25 kg/m2).

Realice actividad física (de forma moderada o intensa) durante un mínimo de 30 minutos, al menos, 5 días a la semana.

Siga una dieta basada en frutas y vegetales.

Sustituya la carne y los lácteos con pescado, frutos secos y legumbres.

Consuma grasas insaturadas.

Limite el consumo de alcohol.

Deje de fumar.

Asegúrese de que sus niveles de ácido fólico y de vitaminas D y E son normales.

Consuma cereales integrales.

No consuma productos procesados ni refinados.

Coma frutas, vegetales y especias que tengan efectos digestivos.

¿Qué hay de la predisposición genética para el cáncer colorrectal?

En algunas situaciones, el cáncer colorrectal se puede heredar. Se considera que el componente genético de esta enfermedad es relevante cuando:

  • hay una larga historia familiar de pólipos o, incluso, de cáncer colorrectal (la presencia de dos o más familiares de primer grado afectados por cáncer colorrectal representa más del 20 % de todos los casos25),
  • los miembros de la familia ya tienen enfermedades o síndromes que se consideran un factor de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal (por ejemplo, cáncer de endometrio, síndrome de Lynch o poliposis adenomatosa familiar),
  • el cáncer colorrectal se desarrolla a una edad temprana o
  • se tienen antepasados judíos asquenazíes (por un defecto genético que es más común en este grupo).26

Además, existen otras enfermedades y situaciones que también pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal: presencia de pólipos benignos en los intestinos, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, diabetes, acromegalia, cálculos biliares, infecciones de Helicobacter pylori y del virus del papiloma humano y exposición a la radiación.25

Es necesario realizar pruebas de detección de forma regular, ya que el diagnóstico genético solo puede identificar una pequeña parte de todas las mutaciones genéticas que pueden causar cáncer colorrectal.

Las personas que no tengan factores de riesgo de cáncer colorrectal deberían empezar a realizarse pruebas de detección a partir de los 50 años, y repetirlas cada diez años. Las que tengan un riesgo mayor debido a la historia familiar, a enfermedades inflamatorias intestinales o por cualquier otra enfermedad heredada deben comenzar a realizarse las pruebas antes de los 50 y repetirlas con más frecuencia.

CLICK FOR: Fuentes

1. Giovannucci E. Modifiable risk factors for colon cancer. Gastroenterol Clin North Am. 2002 Dec;31(4):925-43.

2. Binefa G, Rodríguez-Moranta F, Teule À, Medina-Hayas M. Colorectal cancer: From prevention to personalized medicine. World Journal of Gastroenterology : WJG. 2014;20(22):6786-6808.

3. Ferlay J, Soerjomataram I, Ervik M, Dikshit R, Eser S, Mathers C, et al. GLOBOCAN 2012 v1.1, Cancer Incidence and Mortality Worldwide: IARC CancerBase No. 11 [Internet]. Lyon, France: International Agency for Research on Cancer; 2014.

4. Institute for Science, Engineering and Public Policy [Internet]. Portland Oregon: ISEPP, 2007. Decoding Life: The Next Phase of Discovery [cited 2016 Oct 15]. Available from: http://www.isepp.org/Pages/07-08%20Pages/Venter.html.

5. Hamilton AS, Mack TM. Puberty and genetic susceptibility to breast cancer in a case-control study in twins. N. Engl. J. Med. 2003 Jun 5;348(23):2313-22.

6. Willett WC. Diet and cancer. Oncologist. 2000;5(5):393-404.

7. Curado MP, Edwards B, Shin HR, Storm H, Ferlay J, Heanue M, et al. IARC Scientific Publications No. 160. Vol. IX. Lyon: IARC; 2007. Cancer incidence in five continents.

8. Divisi D, Di Tommaso S, Salvemini S, Garramone M, Crisci R. Diet and cancer. Acta Biomed. 2006 Aug;77(2):118-23.

9. Belpomme D, Irigaray P, Hardell L, Clapp R, Montagnier L, Epstein S, Sasco AJ. The multitude and diversity of environmental carcinogens. Environ. Res. 2007 Nov;105(3):414-29. Epub 2007 Aug 9.

10. Calle EE, Rodriguez C, Walker-Thurmond K, Thun MJ. Overweight, obesity, and mortality from cancer in a prospectively studied cohort of U.S. adults. N Engl J Med. 2003 Apr 24;348(17):1625-38.

11. Booth W, Chakravarthy MV, Gordon SE, Spangenburg EE. Waging war on physical inactivity: using modern molecular ammunition against an ancient enemy. J. Appl. Physiol. 2002 Jul;93(1):3-30.

12. Van der Pols JC, Bain C, Gunnell D, Smith GD, Frobisher C, Martin RM. Childhood dairy intake and adult cancer risk: 65-y follow-up of the Boyd Orr cohort. Am J Clin Nutr. 2007 Dec. 86(6):1722-9.

13. Colditz GA, Cannuscio CC, Frazier AL. Physical activity and reduced risk of colon cancer: implications for prevention. Cancer Causes Control. 1997 Jul;8(4):649-67.

14. Harikumar KB, Aggarwal BB. Resveratrol: A multitargeted agent for age-associated chronic diseases. Cell Cycle. 2008 Apr 15;7(8):1020-35. Epub 2008 Feb 15.

15. McIntyre A, Gibson PR, Young GP. Butyrate production from dietary fibre and protection against large bowel cancer in a rat model. Gut. 1993 Mar; 34(3): 386–391.

16. Miller HE, Rigelhof F, Marquart L, Prakash A, Kanter M. Antioxidant content of whole grain breakfast cereals, fruits and vegetables. J. Am. Coll. Nutr. 2000 Jun;19(3 Suppl):312S-319S.

17. Slavin JL, Jacobs D, Marquart L, Wiemer K. The role of whole grains in disease prevention. J. Am. Diet Assoc. 2001 Jul;101(7):780-5.

18. Willett W. The search for the causes of breast and colon cancer. Nature 1989 Mar 30;338(6214):389-94.

19. Bostick RM, Potter JD, McKenzie DR et al. Reduced risk of colon cancer with high intake of vitamin E—the Iowa Womens’ Health Study. Cancer Res.1993 Sep 15;53(18):4230-7.

20. Ip C. The chemopreventive role of selenium in carcinogenesis. J Am Coll Toxicol. 1986; 206:431-47.

21. Clark LC. The epidemiology of selenium and cancer. Fed Proc. 1985 Jun; 44(9):2584-9.

22. Hyman J, Baron JA, Dain BJ et al. Dietary and supplemental calcium and the recurrence of colorectal adenomas. Cancer Epidemiol. 1998 Apr 7;(4):291-5.

23. Bostick RM. Effects of Supplemental Vitamin D and Calcium on Normal Colon Tissue and Circulating Biomarkers of Risk for Colorectal Neoplasms. The Journal of steroid biochemistry and molecular biology. 2015;148:86-95. doi:10.1016/j.jsbmb.2015.01.010.

24. Giovannucci E, Stampfer MJ, Colditz GA et al. Multivitamin use, folate, and colon cancer in women in the Nurses’ Health Study. Ann Intern Med. 1998 Oct 1;129(7):517-24.

25. Valle L. Genetic predisposition to colorectal cancer: Where we stand and future perspectives. World Journal of Gastroenterology : WJG. 2014;20(29):9828-9849.

26. Cancer Reasearch UK [Internet]. High risk groups for bowel cancer [cited 2016 Nov 15]. Available from http://www.cancerresearchuk.org/about-cancer/type/bowel-cancer/about/risks/high-risk-groups-for-bowel-cancer#cbWXBjDUMv7hAFzQ.99

27. Hong, T, Clark, J, Haigis K. Cancers of the Colon and Rectum: Identical or Fraternal Twins?. Cancer Discovery. 2012. 2(2):117-21


Comentarios (como invitado) o iniciar sesión
List Comentarios Imprimir
Tag Cloud
 cáncer   colorrectal   Cancer   estudios   Colon   contra   dieta   consumo   demostrado   desarrollar   Estudio   fibra   lácteos   carne   cereales   niveles   sustancias   impacto   enfermedades   for   vitamina   células   actividad   incidencia   factores   prevenir   efecto   padecer   ácido   muertes