Fundación Salud y Alimentación
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
La mejor perspectiva para su salud
Las recetas también se pueden encontrar en nuestra aplicación.

2 ¿Alimentos crudos? ¡No, gracias!

List Comentarios Imprimir

Tres motivos básicos del ¡no, gracias!: 1. Cultura, sociedad, representación, placer y falta de amor; 2. Entorno personal; 3. Los “otros”: sólo es saludable…

Tentaciones crudiveganas. Deliciosa comida gourmet como excepción. Experiencias en Nueva York.© , Book "Sweet Gratitude, a New World of Raw Desserts", Matthew Rogers and Tiziana Alipo TamborraNuestra forma de cocinar es uno de los pilares de nuestra cultura. Así tratamos de disfrutar de nuestra comida siempre que podemos. Tanto en el ámbito privado como en el público, nos gusta relacionarnos en torno a la mesa, en la comunicación y en el modo de representarnos.

Seamos sinceros: en realidad comemos más por placer y para satisfacer nuestro paladar que para alimentar nuestro cuerpo. ¿Es posible que muchos occidentales ya no sepan diferenciar entre el hambre y el placer que procura la comida?

En cuanto a la sed probablemente no sea así. A menudo, la comida también es una forma de compensar la falta de amor y calidez.

En esta serie de artículos es posible acceder a la publicación anterior mediante el enlace que aparece más arriba; por ejemplo, si ha llegado hasta aquí a través del motor de búsqueda. Igualmente puede utilizar el enlace para acceder a la publicación siguiente.

Resumen

¿Por qué responde la mayoría de las personas con un instintivo “¡no, gracias!” a la cuestión de la alimentación crudista? La explicación se encuentra en diferentes razones básicas: la cultura, la sociedad (etnología, sociología), los modelos mentales de representación (psicológicos), el placer y la función de sucedáneo del amor; así como el propio entorno y la escasa aceptación en el entorno más amplio.

No debemos olvidar que, en la pregunta sobre la forma de alimentación, los hábitos y lo que puede considerarse desde un punto de vista psicológico como “la traición a la madre” ocupan un lugar primordial. Todas estas razones resultan comprensibles para responder con un “¡no, gracias!”. Pero quizás los argumentos a favor del crudismo nos ayuden a reconocer sus posibles efectos (casualidad filosófica) y contribuyan a que nos replanteemos ese “¡no, gracias!”.

List Comentarios Imprimir
Tag Cloud
 alimentación   comida   salud   placer   crudista   alimentos   ¡no   casi   cruda   mediterránea   dieta   comer   carne   sino   demasiada   les   ventajas   entorno   razones   vida   cierto   crudos   consumo   publicación   largo   científicos   puedo   comemos   ciertas   Acaso