Fundación Salud y Alimentación
Fundación
Salud y Alimentación
Suiza
QR Code
La mejor perspectiva para su salud

Reseña: «¡Ojo! ¡No te bebas la leche!» de Frank A. Oski

La lista de doctores que han reconocido los problemas de la leche suma uno más, que analiza multitud de estudios científicos y aporta citas de 32 de ellos.

© CC0, Stiftung Gesundheit und Ernahrung, Stiftung Gesundheit und Ernahrung
Conclusión

Tengo que admitir que el libro "Milch besser nicht!", ("Leche mejor no!") de Maria Rollinger plasma de forma más concisa las ideas y está mejor adaptado para los lectores europeos. El enlace a la reseña se encuentra más adelante en este artículo en el recuadro que retrata la imagen de la portada del libro. No obstante, la publicación de la que nos ocupamos en este artículo, del autor Frank Aram Oski (1932-1996) añade otros aspectos importantes. Como pediatra y hematólogo, fue director del servicio de pediatría de la Universidad Estatal de Nueva York y más tarde de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

El doctor Oski, su obra y experiencia, se convirtieron en referentes de las enfermedades, la nutrición y la higiene de los niños en los Estados Unidos. Pero no solo eso: más tarde también se ocupó de la dieta de los adultos. Publicó este libro poco antes de su prematura muerte debido a un cáncer de próstata. Su análisis de la leche llegó demasiado tarde para él, sin embargo, las investigaciones que realizó y que comparte con nosotros sorprenden por su riqueza. Las denomina Datos escalofriantes sobre el alimento más sobrevalorado del mundo. En este artículo proporcionamos enlaces de todos los trabajos científicos que dirigió.

1. Resumen

El libro "¡Ojo! ¡No te bebas la leche!" aporta los argumentos y motivos importantes por los que la leche de vaca no es saludable, así como las causas por las cuales muchas personas lo desconocen. Cualquier leche ajena a la propia está considerada como no saludable; sin embargo, el autor no menciona una cuestión importante: las numerosas hormonas de crecimiento que contiene la leche.

Aunque la leche sea en su origen un producto natural, puede llegar a ser más perjudicial de lo que pensamos. Los mamíferos producen una leche con una composición química muy diferente de la leche materna humana.

La deficiencia de hierro en los niños que consumen mucha leche fue, con mucha probabilidad, el primer indicio de los problemas que ocasiona la leche de vaca. Por aquel entonces, esta todavía se consumía como alimento complementario.

Comparación de los minerales que contiene la leche humana y la leche de vaca

Sin embargo, el contenido de hierro de la leche de vaca, con un valor de 60 µg/dl, no es muy distinto del que contiene la leche materna, que se sitúa en 74 µg/dl.

Cuando la leche de vaca solo se consumía como complemento alimenticio, en su lugar se tomaban alimentos de mejor calidad, como las verduras. Hoy en día conocemos dietas mucho mejores que no incluyen leche.

La verdura tiene entre el doble y hasta más de treinta veces la cantidad de hierro que contiene la leche; un buen ejemplo de ello son las espinacas y las acelgas. Además, a menudo también aportan más calcio, si se considera la absorción neta.

Comparación de los minerales que contiene la leche humana y la leche de vaca (mg/dl)
Elemento Humana Vaca
Ca (calcio) 30 120
P (fósforo) 14 94
K (potasio) 51 150
Na (sodio) 15 45
Cl (cloro) 41 106
Mg (magn.) 4 12
S (azufre) 14 33
Tabla del libro «Milch und Milchprodukte in der Ernährung des Menschen», («Leche y productos lácteos en la nutrición humana»), escrito por el profesor Edmund Renner, tercera edición 1977, páginas 152 y 156.

En la página Vegan.de figura lo siguiente (31/05/02): El doctor Renner está considerado el gurú de la leche y ha llevado a cabo varios estudios sobre la supuesta prevención de la osteoporosis mediante el consumo de leche de vaca.

A continuación presentamos los resultados tomados del diario International Dairy Journal 1991/1/p. 77-82. Más adelante presentamos una dura crítica de cómo este estudio se llevó a cabo en la Universidad Justus Liebig de Giessen. He convertido los datos de mg/l a mg/dl para que puedan compararse con la forma habitual mg/100g y no lleven a confusión.

Según el profesor Renner la leche humana contiene 2 g/l de minerales, mientras que la leche de vaca llega a los 7,3 g/l, que es la cantidad que necesita un ternero. Todas aquellas sustancias que consumimos en exceso tienen un efecto negativo sobre nuestro organismo.

El profesor Oski nos informa, como científico de referencia, de por qué la leche y los productos lácteos se han convertido en alimentos imprescindibles de nuestra dieta. Cita ejemplos que reflejan la gran influencia que ejerce la industria láctea y los grupos de presión, y señala el gran negocio y la manipulación política sin olvidarse de aportar hechos y cifras. Poco a poco va surgiendo una postura crítica, debido a que se han descubierto enfermedades que sin duda derivan del consumo de leche.

Intolerancia a la lactosa

Comienza tratando el problema de la intolerancia a la lactosa, que afecta a la mayoría de la población mundial. Tras analizar varios grupos tribales en Nigeria, comprobaron que en dos de ellos, el 99 % de las personas eran intolerantes a la lactosa a partir de los tres años. Por otro lado, en el norte y sur de Europa existen muchos menos casos de intolerancia a la lactosa, así como en algunas regiones de África o la India. No obstante, aquellas personas que no sufren intolerancia a la lactosa y puedan tolerar el consumo de leche, también ser verán afectadas por el resto de inconvenientes que supone su consumo.

Alergias relacionadas con la leche

En el siguiente apartado, el doctor Oski profundiza en el tema de las alergias relacionadas con la leche distintas de la intolerancia a la lactosa como pueden ser la congestión nasal, los ataques de asma, las infecciones respiratorias, los eccemas, los vómitos o la diarrea. Estas reacciones pueden ser síntomas de alergia a la leche de vaca, siempre que no se encuentre otra explicación.

En dichos casos, se deben sustituir los productos lácteos por productos derivados de la soja. Es importante saber que la soja también puede causar reacciones alérgicas a algunos niños. La mayoría de las madres están convencidas de que la leche de vaca es esencial para su hijo y este puede ser uno de los motivos por los que los médicos no se atreven a ofrecer una alternativa.

Alimentos como la leche, el maíz y el azúcar de caña —sobre todo— pueden ocasionar problemas gastrointestinales, enfermedades respiratorias, erupciones cutáneas, así como fatiga y trastorno por déficit de atención.

En primer lugar es importante cerciorarse de que los síntomas mencionados no tienen otras causas. Sin duda alguna, a menudo padecemos alergias alimentarias que no nos han diagnosticado y por ello, ha de considerarse la leche como el primer alérgeno causante de estos síntomas.

Redaction comment

Algunas alergias alimentarias —en especial en el caso de la leche— no desencadenan la producción de inmunoglobulina E. La intolerancia al gluten o celiaquía pertenece al grupo de intolerancias alimentarias inmunológicas en las que no interviene la inmunoglobulina E. Los anticuerpos de la sangre por lo general solamente indican que la persona con alergia consume dicho alimento con mayor frecuencia.

Enfermedades cardiovasculares

En el capítulo "¿Puede ser fatal la grasa?" se menciona que en EE. UU. cada año mueren un millón de personas a causa de enfermedades cardiovasculares, que a su vez representan el 50 % de las causas de muerte en EE. UU.

Los niveles de colesterol en sangre disminuirán si se reduce el consumo de alimentos de origen animal como los huevos, los productos lácteos y la carne.

Por consiguiente, a fin de reducir el riesgo de sufrir enfermedades como la arteriosclerosis, apoplejías o infartos, es esencial que la ingesta de grasas sea de origen vegetal.

El libro expone cómo la comunidad científica no se dio cuenta hasta los años 50 (después de la guerra de Corea), de que estas enfermedades comienzan a desarrollarse (patogénesis) durante la infancia, cuando el individuo sigue una dieta occidental.

Redaction comment

Antes de que se investigara en profundidad el problema de la grasa se afirmó, lamentablemente, que la proporción de grasa de la dieta occidental era demasiado elevada y la comunidad científica se deslizó hacia el análisis de otros problemas de salud, como la diabetes.

Hasta mucho más tarde no se dieron cuenta de que la clave no radicaba en reducir el consumo de grasas, sino en asegurarse de la calidad biológica de estas. Por último, reconocieron que el consumo de grasas y —sobre todo— proteínas vegetales contribuía a tener una vida más sana que si se consumían proteínas de origen animal.

En concreto, reconocieron la importancia de ciertos ácidos grasos. La reseña del libro "Elstudio de China" del profesor Colin T. Campbell le ayudará a dejar de ser el juguete de la industria alimentaria. Michael Moss nos cuenta por qué desarrollamos esa dependencia y nosotros lo explicamos en nuestra reseña Sal, azúcar y grasas.

Cáncer de colon, cáncer de mama y cáncer de próstata

Más adelante, el doctor Frank A. Oski nos explica la relación existente entre el elevado consumo de leche y productos lácteos, y el desarrollo del cáncer —sobre todo el cáncer de colon, el cáncer de mama y el cáncer de próstata— sobre la base de numerosos estudios científicos, de los que aporta documentación en el apéndice de investigación. También menciona libros y sugiere lecturas alternativas en relación con el tema.

Las consecuencias que tiene para los bebés no tomar leche materna en exclusiva o durante un período de tiempo reducido

Como pediatra escribe sobre las consecuencias que tiene para los bebés no tomar leche materna en exclusiva o durante un período de tiempo reducido. También aclara las posibles consecuencias que esto puede tener en el transcurso de la vida de estos niños.

Los bebés que han sido amamantados al menos durante un año estarán protegidos sobre todo contra infecciones gastrointestinales y enfermedades respiratorias. Durante el período de lactancia, así como durante el embarazo, es recomendable que la madre también deje de lado los productos lácteos.

El profesor Edmund Renner, quien suele interceder a favor de la industria alimentaria, reconoce lo siguiente en su obra de referencia (véase más arriba) (p. 157):

En los bebés prematuros se aprecian cambios significativos en la leche, que muestran en su mayoría niveles elevados de cobre, magnesio, silicio y aluminio (Unanyan 1967).

En la página 162 afirma lo siguiente con respecto a la alimentación de los lactantes: La leche que sirve de alimento a un recién nacido ha de tener una proporción reducida de minerales, ya que la ingesta elevada de sustancias minerales durante el primer mes de vida podría sobrecargar la actividad del riñón (Abe 1969, Droese y Stolley 1972, Kagan et al. 1956, Nichols y Danford 1966, Yamauchi y Tsugo 1970).

La leche materna se adapta a las necesidades del bebé en todo momento, y no solo el calostro (primera leche) es primordial para el desarrollo sano del lactante.

Pero, ¿qué alternativas tiene una madre que no puede dar el pecho a su bebé?

El doctor Frank A. Oski menciona que los productos sustitutivos de hoy en día son mucho mejor que hace años, y recomienda a las madres que recurran a la leche de nodriza. A continuación, el autor explica cómo debe proceder una madre con respecto a los alimentos de sustitución y también trata el tema del destete. En el siguiente apartado, este autor y médico profundiza sobre la manera en que los adultos y los ancianos deben comportarse con respecto a la leche y los productos lácteos.

Osteoporosis

En el título siguiente, el doctor Oski nos explica la cuestión del calcio. El calcio (calcium) es importante para nosotros, los seres humanos. La industria láctea afirma que debemos satisfacer nuestras necesidades de calcio mediante la leche y sus derivados. Sin embargo, nosotros ya recibimos los aportes suficientes de calcio a través de las verduras, que contienen un calcio de absorción más fácil.

El cuerpo humano tiene más capacidad para asimilar el calcio procedente de las verduras, el pescado o las nueces que el que contiene la leche.

Muchas personas padecen osteoporosis debido al alto contenido de calcio de la leche.

Los estadounidenses ingieren 807 mg de calcio solamente de los productos lácteos, como por ejemplo el queso. Además, las mujeres de edad avanzada a menudo sufren osteoporosis, mientras que en Taiwan, donde solo consumen 13 mg o en Ghana con 8 mg, existen muchos menos casos de osteoporosis y las personas tienen una dentadura mejor.

Redaction comment

Cuando estas personas adoptan nuestra dieta occidental, empiezan a manifestar —en ocasiones no se manifiesta hasta la segunda generación— la misma susceptibilidad a la osteoporosis que nosotros. El autor enumera algunos alimentos que contienen calcio como los pimientos (229 mg/100g), la col rizada (175 mg/100 g), las espinacas (150 mg/100 g), las almendras (264 mg/100g) o el pescado, que en el caso de las sardinas llega a los 382 mg/100 g.

Sin embargo, se trata de excepciones y solo una mejor biodisponibilidad y el elevado pH de las frutas y las verduras marcan la diferencia.

Acné

El siguiente texto trata sobre los ingredientes no deseados que contienen los productos elaborados con leche de vaca. Comienza con bacterias indeseadas como la Escherichia coli (E. coli) o el Staphylococcus aureus (estafilococo áureo), que no desaparecen y se reproducen incluso después de haberlos calentado a altas temperaturas, incluso pudiendo llegar a provocar mastitis. También trata el tema de los pesticidas indeseados y la hormona progesterona, presente en las vacas gestantes.

La progesterona que contiene la leche puede provocar acné. Una vez el consumo de leche cesa, al cabo de un tiempo desaparecen los sarpullidos.

Se ha demostrado que el esteroide sexual progesterona es un progestágeno que puede provocar acné. Esta afirmación la encontraremos más adelante en la publicación. Si la persona afectada deja de tomar leche, verá cómo desaparecen los síntomas tras un breve período de tiempo.

Hoy en día se provoca la gestación prematura de las vacas para asegurar que siga fluyendo la leche. Por este motivo, se encuentra más progesterona en los productos lácteos.

Los bebés también pueden presentar acné milliar, también conocido como acné neonatorum o más popularmente como engordaderas o granitos de la leche. En función de la conducta alimentaria de la madre, estos pueden aparecer incluso en el útero. Hoy en día en acné milliar aparece en el 20 % de los recién nacidos.

© CC-by-sa 3.0, Wikipedia
En el capítulo «Ojo con la vaca», el autor profundiza en las enfermedades muy estrechamente relacionadas con el consumo de leche. Sin embargo, los científicos que se muestran a favor de la leche ponen en duda dichas correlaciones por motivos que pueden ser comprensibles. El doctor Oski es prudente y solamente escribe sobre "teorías muy preocupantes".

Esclerosis múltiple

En el caso de la esclerosis múltiple (EM), por ejemplo, menciona un gran número de estudios científicos de relevancia que relacionan esta enfermedad con diferentes causas. Todas las investigaciones tienen un punto en común: su relación con el consumo de leche. Si se analizan los estudios de forma individual, no nos percataremos de este detalle, ya que también intervienen otros factores. Teniendo en cuenta el poder que tienen los grupos de presión de la industria láctea, no es suficiente como advertencia oficial. La esclerosis lateral amiotrófica también está relacionada con el consumo de leche.

Está demostrado que consumir leche de vaca provoca leucemia en los simios. La mayoría de las enfermedades que afectan a los chimpancés también se producen en los seres humanos.

El libro también explica la relación existente entre la leche y la artitis juvenil idiopática (AIJ). Wikipedia todavía menciona que la causa de este tipo de enfermedad reumatoide sigue siendo desconocida, a pesar del gran éxito del pediatra Dan J. Baggett y otros especialistas en medicina infantil, que consiguieron curar esta enfermedad tan solo mediante la abstención de consumir productos lácteos.

Algunos casos de adolescentes también muestran una gran correlación entre el comportamiento antisocial y la delincuencia. Resulta sorprendente que estos adolescentes beben hasta diez veces más cantidad de leche que otros jóvenes. Los científicos sospechan que puede ser provocado por una especie de envenenamiento debido a un exceso de proteínas o a una escasez de los nutrientes que aportan los frutos secos al cerebro. De forma breve, el doctor Oski también muestra cómo la leche también puede deteriorar los dientes de los más pequeños cuando se les da un vaso antes de ir a dormir.

A continuación trata la publicidad sobre la leche de forma específica, que incluso la Comisión Federal de Comercio o FTC, a favor de la industria, tuvo que reconocer como falsa, engañosa y fraudulenta. Esta publicidad culminó en "Todo el mundo necesita leche" y "Las personas que toman leche son los mejores amantes".

La FTC llegó hasta el punto de tener que tomar medidas en contra de sus propios clientes. El eslogan publicitario al final quedó de la siguiente manera La leche tiene algo para cada persona. De este modo, la frase también puede referirse a sustancias perjudiciales.

El libro también incluye temas como el modo en el que los medios de comunicación viven de esta industria y, al mismo tiempo, son observados (Argus).

El síndrome de fatiga crónica

En el capítulo "La leche y el síndrome de fatiga crónica", el autor menciona las distintas enfermedades que otros médicos describen, como consecuencia del consumo de leche, entre las que se encuentran los trastornos de ansiedad y la depresión. El psiquiatra H. L. Newbold a menudo lo considera el resultado de una alergia a la leche de vaca.

La renuncia a productos con trazas de lácteos hizo que desapareciesen las molestias y viceversa.

El doctor William G. Crook en sus estudios analizó y descubrió que de cada 45 niños con hiperactividad o problemas de aprendizaje, 41 sufrían una alergia alimentaria que era la causa de su enfermedad.

La industria láctea está empezando a reconocer que la leche de vaca no es el producto ideal que nos han intentado vender. Las leches vegetales de imitación a la leche que se pueden encontrar hoy en día son mucho más saludables.

La leche materna es fundamental para el desarrollo del cerebro y el desarrollo general del lactante, por este motivo es básico que, durante la lactancia, las madres no tomen productos lácteos. La ingesta temprana de leche de vaca también incrementa el riesgo de padecer diabetes.

Es importante que las madres renuncien a aquellos productos que contienen leche de vaca, ya que más tarde pueden aparecer problemas graves.

Explica los distintos tipos de leche y las ventajas e inconvenientes de su consumo, que incluyen las leches mejoradas y las imitaciones de la leche. Aporta un gran número de ejemplos de métodos de producción, así como detalles sobre la composición de la leche. También informa sobre el espíritu de la época y aporta cifras sobre los hábitos de consumo de líquidos.

La reseña del libro "Milch besser nicht" (¡Leche mejor no!)

Imagen de portada del libro "Milch besser nicht" (Leche mejor no) de Maria Rollinger.© Por cortesía de Maria Rollinger

A continuación presentamos el enlace de la reseña del libro «Milch besser nicht» (¡Leche mejor no!) de Maria Rollinger donde también encontrarán la dirección para pedirlo directamente a la editorial. Lo considero el libro que mejor trata el tema de la leche y los peligros que esta puede suponer para nuestra salud. También enumera más de 50 artículos científicos en los que se basó para escribir su libro.

En los EE. UU. sobre todo, hay un gran número de médicos y profesores de medicina que han escrito libros sobre este tema y cada uno de ellos destaca un aspecto ligeramente diferente.

También he reseñado algunos libros escritos por médicos, con una base científica o un gran conocimiento práctico. En la conclusión o el resumen encontrarán los argumentos más importantes de cada uno de los autores.

Esto no ocurre en mi Reseña del libro MILK The Deadly Poison (LECHE, el veneno mortal), de Robert Cohen, ya que él destapó el escándalo sobre la aprobación de las hormonas artificiales en los Estados Unidos, por lo tanto, encontrarán mis opiniones sobre el libro en la conclusión.

Incluso un quiropráctico ha acumulado una serie de experiencias extraordinarias la piel de sus pacientes consumidores de leche: Reseña del libro «NO MILK!» (¡Leche no!) de Daniel A. Twogood.

Pueden encontrar parte del contenido del libro en el siguiente enlace en inglés: Google Books. En la página procorn.org también pueden encontrar declaraciones de científicos cercanos a la industria láctea y compararlas con las afirmaciones de científicos independientes, quienes llegan a conclusiones muy diferentes sobre las enfermedades y dolencias que provocan los productos lácteos. La decisión solo está en sus manos...

Si comparamos los planteamientos de los distintos libros que muestran una crítica a la leche, encontraremos diferencias muy marcadas que pueden estar determinadas por motivaciones morales, es decir, en relación con el bienestar animal, el respeto al medio ambiente o la destrucción de los bosques para plantar maíz, cereales o soja que sirve de alimento para el ganado. Otros libros se centran en injusticias como «Milking the public» («Ordeñar al pueblo»), que destapa el entramado existente entre la política y la salud pública. A eso hay que añadirle copias baratas de las ideas originales, que tan solo replican aquello que ya se ha dicho con anterioridad.

Foto del título del libro "GOT MILKED?"© CC-by-sa 2.0, Alissa Hamilton
Portada del libro "MILK The Deadly Poison" de Robert Cohen.© CC-by-sa 2.0, Robert Cohen
Reserve títulos de "Milking the Public", Political Scandals of the Dairy Lobby de LBJ a Jimmy Carter© CC-by-sa 2.0, Michael McMenamin, Walter McNamara
Título del libro de "¡La leche no es lo mismo que la leche!" por Judith Mudrak-Wasem.© CC-by-sa 2.0, Judith Mudrak-Wasem
Título del libro de "Milk Allergy", Un Peligro Menos Subestimado por el Dr. med. Renata Collier.© CC-by-sa 2.0, Dr. med. Renata Collier

2. Reseña del libro

A continuación explicaremos el contenido de cada uno de los capítulos en español.

El doctor Frank A. Oski comienza el libro con un relato personal, en el que narra cómo un buen día, su hija volvió del colegio llorando. El motivo de su llanto era que había contestado con un «no» a las siguientes preguntas, sin embargo, el profesor consideró que la respuesta a la tercera pregunta era un «sí»:

  1. ¿Crees que un conejo puede fabricar una manopla?
  2. ¿Puede un pez saltar como un conejo?
  3. ¿Deben todos los niños y niñas beber leche?

Incluso en las preguntas se puede reconocer la mano manipuladora de la industria y con qué sutileza subliminal ejerce influencia sobre las personas.

Oponerse a la leche se considera antiamericano

Oponerse a la leche se considera antiamericano y el maestro estaba convencido de que este padre que además era médico, era un auténtico lunático, palabra que en inglés (lunatic) es sinónimo de enfermo mental, insensato, peligroso e impredecible. ¡Simplemente por retirar la leche de la alimentación de los niños! El doctor Oski, en un principio, entendió la reacción, ya que las personas no instruidas en este ámbito solo pueden adoptar esta postura debido al marketing intensivo y convincente al que nos vemos expuestos, que a menudo está acompañado por mucha presión política.

La creencia de que la leche es un alimento muy completo y nutritivo procede de lo que nos han inculcado nuestras madres, ya que la publicidad agresiva sobre la leche y los productos lácteos lleva existiendo durante generaciones.

La enciclopedia alemana Meyers en su cuarta edición, 1885-1892 describe incluso la producción natural de la leche (enlace en alemán):

En su estado natural, una vaca podía dar hasta 3 litros de leche al día; hoy en día se consiguen obtener hasta 50 litros de un solo animal.

También indica que Las vacas de raza Allgäuer dan mucha leche hasta la edad de 16 años. Hoy en día, estas vacas se podrían considerar afortunadas si llegasen a un tercio de esa edad.

2.1. La leche es natural, p. 7

La publicidad nos sugiere ideas como: "¿Ya se ha tomado su leche?", "La leche es natural", "La leche es el alimento perfecto", "Todo el mundo necesita tomar leche", o incluso "Las personas que toman leche son los mejores amantes". Véase también lo que explicamos a continuación.

Imagen de Jan Vermeer (1632-1676) "Doncella con jarra de leche", alrededor de 1660. Holanda.© Public Domain, 9AHrwZ3Av6Zhjg, Wikipedia
La pintura al óleo «La lechera» (ca. 1660) del pintor Jan Vermeer demuestra que las familias ricas consumían leche durante el apogeo económico de Holanda en el siglo XVII. La obra se puede visitar en el Rijksmuseum de Amsterdam.

Una séptima parte del gasto en alimentos está relacionado con los productos lácteos, lo que representa el porcentaje más alto en la categoría de alimentos. Cada persona consume en Estados Unidos un promedio de 187 kg de productos lácteos al año. Para ello, 18 millones de vacas aseguran este "gran negocio".

Dentro del ámbito de la política, por ejemplo, uno de cada siete congresistas estadounidenses recibe dinero de la industria láctea para financiar las elecciones, de modo que estos diseñan las leyes para garantizar precios elevados y garantías de compra.

Comentarios

Tag Cloud
 leche   vaca   doctor   niños   resumen   Milk   materna   lactosa   lácteos   consumo   Oski   bebés   enfermedades   PubMed   intolerancia   alergia   calcio   Pediatrics   alimento   industria   dieta   alimentos   cáncer   grasa   Pediatría   estudios   alergias   síntomas   alimentación   enfermedad