Fundación Salud y Alimentación
Fundación
Salud y Alimentación
Suiza
La mejor perspectiva para su salud

Pomelo (pamplemusa o pampelmusa x toronja)

El pomelo (pamplemusa o pampelmusa x toronja) es un cruce de la pamplemusa y la toronja. Se puede consumir crudo o cocinar de distintas maneras.
Por falta de información sobre la composición, no hemos incluido el ingrediente en el cálculo de la tabla de información nutricional.
    00
Macronutrientes carbohidratos 0%
/00
Macronutrientes proteinas 0%
/00
Macronutrientes grasas 0%
  LA : ALA

La proporción de ácidos grasos omega-6 y omega-3 no debería superar el  5:1. Enlace al texto explicativo.

Los valores no son significativos.

El pomelo es un cítrico que surgió en Israel del cruce de la pamplemusa (pampelmusa) y la toronja en 1970. A pesar de las denominaciones que nosotros indicamos, tenga en cuenta que, en inglés, «pomelo» se utiliza para designar a la pamplemusa y al propio pomelo, mientras que en francés se emplea para la toronja. En español conocemos como «pomelo» a cualquiera de estos tres frutos (pamplemusa, toronja y pomelo), por lo que es habitual que se produzcan confusiones. Por ejemplo, en nuestra página encontrará la toronja como «pomelo rosa».

Usos culinarios:

La pulpa del pomelo es ácida, pero no tan amarga como la de la toronja (pomelo rosa). Para preparar ensaladas de hojas o de fruta, la pulpa se puede cortar en rodajas, ya que el pomelo cuenta con una piel interna muy gruesa. Los pomelos están deliciosos cuando se preparan en forma de mueslis, postres, helado o, simplemente, se utilizan como decoración. Si se combinan con otras frutas y verduras, se pueden preparar chutneys, jaleas y mermeladas.

Los pomelos se pelan como las naranjas. Aunque la piel exterior es bastante más gruesa que la de otros cítricos, es relativamente sencilla de retirar. Los pomelos contienen menos jugo que otros cítricos. Sin embargo, el jugo que se obtiene tiene un sabor muy refrescante. Si la cáscara no ha recibido ningún tipo de tratamiento, es decir, si el fruto es ecológico, esta se puede emplear como condimento. A veces, la capa blanca que se encuentra entre la cáscara y la pulpa (albedo) se escarcha para comer como golosina o para su posterior uso como ingrediente de repostería.

Adquisición:

No tema si la piel del fruto está ligeramente arrugada, mate o correosa: la pulpa seguirá siendo jugosa, dulce y aromática. A los frutos tersos suele faltarles madurez y tienen un sabor agrio. El color de la pulpa varía y puede ser blanquecina, anaranjada o rojiza. Los frutos con la pulpa más clara tienen un sabor más acerbo, mientras que aquellos cuya pulpa es rosa o rojiza son especialmente dulces. El color de la cáscara exterior no da señal alguna del grado de madurez del fruto, solo nos indica que se trata de diferentes especies. Los pomelos de cáscara roja son originarios principalmente de Israel, mientras que los de cáscara amarilla proceden de China. Tienen una forma redondeada o de pera, un diámetro de entre 15 y 25 centímetros y su peso ronda los 0,5-2 kilos. La proporción de cáscara es de hasta el 50 %. En la mayoría de las ocasiones, los pomelos que encontramos en los supermercados están envasados de manera individual.

Conservación:

A temperatura ambiente, los pomelos se conservan durante varios días. Se trata de un fruto que no madura después de cosecharlo, por lo que es importante consumirlo relativamente rápido. Si se almacena durante demasiado tiempo, pierde nutrientes muy valiosos. Lo mejor es guardar los pomelos en el cajón de las verduras, dentro del frigorífico. A temperaturas muy bajas se echan a perder rápidamente. Deje que el pomelo se adapte a la temperatura ambiente antes de consumirlo, ya que de esta manera es como mejor se aprecia su aroma. Los pomelos cortados se pueden envolver en film de plástico y conservar en la nevera durante unos días.

Composición:

El pomelo disfruta de una gran popularidad entre los consumidores gracias a su alto porcentaje de vitaminas. Entre 200 y 300 gramos de fruta bastan para cubrir las necesidades diarias de vitamina C , mientras que una fruta entera aporta las de vitamina B2 y vitamina B6 . Asimismo, el pomelo es rico en importantes minerales como potasio, calcio y magnesio. También contiene hierro, zinc y cobre.

Aspectos relacionados con la salud:

La limonina, una sustancia amarga que contiene el pomelo, es muy importante para la salud. Este limonoide estimula la actividad intestinal y, si se consume regularmente, garantiza una digestión saludable.
Por su parte, la naringina (otra sustancia amarga) tiene efectos antihipertensivos y ayuda a reducir la presión sanguínea. Sin embargo, esto mismo hace que no sea recomendable consumir al mismo tiempo medicamentos para la presión sanguínea y pomelos.

Si se controla la presión arterial varias veces al día, sobre todo antes de irse a dormir y antes de salir de la cama por las mañanas, esta fruta le puede ayudar a mantener sus niveles dentro de la normalidad. Los valores medios deben consultarse con un profesional de la medicina. ¡Una dieta vegana también puede hacer maravillas con la tensión alta!

Peligros - Intolerancias:

Algunos polifenoles que contiene el pomelo, como la naringenina (producto de la degradación de la naringina) inhiben el metabolismo de distintas sustancias, tales como el citocromo, en el hígado. Esto influye en los efectos secundarios de fármacos y medicamentos.1 Además, dado que estas sustancias amargas ya reducen la presión arterial, debemos evitar consumir pomelos si tenemos prescritos fármacos antihipertensivos. Estas interacciones se producen al comer cualquier tipo de «pomelo» (toronjas, pamplemusas, naranjas amargas), pero no con las naranjas tradicionales.5

En 2009, el Lebensmittelinstitut Oldenburg (Instituto sobre alimentación de Oldenburg) examinó los diferentes lugares de origen de los pomelos y restos de plaguicidas. Los residuos detectados (alrededor de 24) de insecticidas y fungicidas no superaron los límites legales. Aunque no se haya realizado estudios que lo respalden, se cree que la cantidad que se encuentre en la pulpa es menor debido a la gruesa cáscara que la recubre.4

Origen:

Los pomelos son nativos de Israel y están adaptados al clima de la zona. Hoy en día se cultivan en zonas con muchas precipitaciones y donde las temperaturas rondan los 20-30 °C, principalmente en China y Sudáfrica.

Cultivo y recolección:

El árbol del pomelo puede alcanzar hasta 15 metros de altura y tiene una copa amplia y extensa. Al igual que otros árboles cítricos, las ramas más pequeñas tienen espinas que pueden alcanzar los cinco centímetros de longitud.6 Los árboles del pomelo crecen con facilidad y son menos sensibles al frío que los de otros cítricos, aunque no soportan las heladas. El pomelo necesita mucha luz y un lugar protegido del viento. Durante la temporada de crecimiento requiere agua de forma regular, pero no tolera el encharcamiento. El sol y el calor favorecen el proceso de maduración de los frutos.2

Peligro de confusión:

En los supermercados europeos no es raro encontrar el «Honey-Pomelo» (pomelo de miel) chino, que en realidad es una variedad de la pamplemusa. Lo mismo sucede con el pomelo tailandés (somoo). Las pamplemusas son originarias del sudeste asiático y es relativamente raro encontrarlas en los supermercados europeos.2

Información general:

El pomelo es el resultado del cruce de la pamplemusa y la toronja, por lo que no tiene una especie propia.

Fuentes:

  1. Staub B. Medikamente und Grapefruitsaft. Infomed online. 1997; 18(7).
  2. gartenjournal.net Pomelo Anbau / Saison.
  3. Nicolosi E et al. Citrus phylogeny and genetic origin of important species as investigated by molecular markers. Theoretical and Applied Genetics. Berlín. 2004;100(8).
  4. LAVES Niedersächsisches Landesamt für Verbraucherschutz und Lebensmittelsicherheit. Pflanzenschutzmittelrückstände in Pomelo. 2009.
  5. Bailey DG, Dresser GK. Interactions between grapefruit juice and cardiovascular drugs. PubMed. 2004;4(5). doi: 10.2165/00129784-200404050-00002.
  6. Rehm S, Espig G. Die Kulturpflanzen der Tropen und Subtropen. Anbau, wirtschaftliche Bedeutung, Verwertung. Stuttgart: Editorial Eugen Ulmer;1976

Comentarios